Reuters.- El sindicato United Auto Workers (UAW) urgió a General Motors y a las autoridades mexicanas a redoblar esfuerzos para garantizar que los trabajadores de la planta de camionetas en Silao, Guanajuato, puedan votar libremente el próximo mes para elegir un nuevo gremio.

La elección permitirá que unos 7,000 trabajadores de la planta en la ciudad Silao elijan entre cuatro nuevos sindicatos, en línea con una reforma laboral mexicana destinada a garantizar la libertad de asociación, un principio clave de un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.

Una votación el año pasado sobre el contrato colectivo se vio inicialmente empañada por irregularidades, incluidas boletas destruidas, lo que llevó al gobierno estadounidense a exigir un mayor escrutinio en una queja formal bajo el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Los trabajadores finalmente votaron para disolver el contrato, abriendo la puerta para elegir un nuevo sindicato.

Lee: GM se abre a nuevo contrato colectivo en Silao tras revés a sindicato de cacique priista

El presidente de la UAW, Ray Curry, cuyo grupo representa a los trabajadores de GM en Estados Unidos, dijo que se deben enviar inspectores laborales de inmediato a Silao para garantizar que la planta esté “libre de coerción e intimidación” antes de la votación programada para el 1 y 2 de febrero.

Durante décadas, los trabajadores de empresas en todo México a menudo se han enfrentado a intimidaciones vinculadas a votaciones sindicales polémicas y esfuerzos para organizarse.

Los comentarios de Curry se hicieron eco de preocupaciones similares en los últimos días de la federación laboral estadounidense AFL-CIO, el sindicato canadiense Unifor y el sindicato italiano de trabajadores metalúrgicos FIOM.

“Nos preocupa la falta de protección de los derechos de los trabajadores dentro de la planta de GM”, dijo la AFL-CIO esta semana. GM no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado