Hace dos días, TikTok, la ascendente red social que salió de China y llamó la atención de la cultura digital estadounidense en los últimos dos años, reveló su movimiento más audaz hasta el momento. Atrajo al alto ejecutivo de Walt Disney, Kevin Mayer, que se alejó del equipo directivo de la compañía de entretenimiento más grande del mundo para ser su nuevo CEO.

Y tan pronto como salieron esas noticias, la bandeja de entrada de Jacob Pace sonó. Pace, de 21 años, dirige @flighthouse, una de las cuentas más populares de TikTok con 24,7 millones de seguidores que podría describirse mejor como un MTV del siglo XXI. Ese correo electrónico entrante era de un consultor de la industria que le decía a Pace que se abrochara su cinturón para lo que podría ser un viaje rápido: Mayer probablemente tomará a TikTok en una fiesta de creación de contenido y con una larga historia de liderar los acuerdos de adquisición de Disney, probablemente buscará objetivos jugosos como @flighthouse.

En el primer trimestre, TikTok fue descargada 315 millones de veces en teléfonos Apple y Android, la mayor cantidad de instalaciones en un trimestre para una aplicación, según SensorTower, que monitorea las descargas de aplicaciones. Y con el mundo encerrado, el uso en el aislamiento ha aumentado, con descargas totales que ahora alcanzan más más de 2.000 millones. Aún más amenazante para sus competidores: el 40% de sus usuarios tienen entre 16 y 24 años, son adictos, y pasan casi una hora en la aplicación cada día en promedio.

Manda la palabra “ALTA” para empezar a recibir nuestras alertas de noticias vía WhatsApp

Y si Mayer ejecuta para ByteDance, la empresa matriz de TikTok, lo que hizo por Disney durante más de dos décadas, la recompensa podría ser aún mayor.

“Fue nuestro mayor enfoque en las redes sociales durante el primer trimestre y creo que seguirá siendo nuestro mayor enfoque durante el resto del año”, dice John Robinson, presidente de 100 Thieves, un popular equipo de E-sports que tradicionalmente canalizaba sus esfuerzos hacia YouTube y Twitch. “Estamos sacando nuestra mejor creatividad y algunos de nuestros mejores talentos, tomándonos el tiempo que normalmente se pasaría en YouTube y poniéndolo en TikTok. Es una oportunidad masiva, masiva”.

Bytedance ya ha logrado una hazaña que otros gigantes chinos de Internet, como Alibaba y Tencent, no han podido hacer: crear una marca con muchos seguidores en occidente. Se las arregló para hacerlo con los videos tontos pero virales de TikTok de bailes desde el baño, bromas y tiernos videos de mascotas. Necesita un ejecutivo para avivar su crecimiento en todo el mundo.

Esto explica por qué el multimillonario CEO de ByteDance, Zhang Yiming, de 36 años, no perdió tiempo en cortejar a Mayer para reemplazar a la persona que había estado dirigiendo TikTok desde China, Alex Zhu. Incluso antes de la llegada de Mayer, se informó que TikTok estaba comprando una idea para un programa de televisión de estilo reality show en Hollywood, aunque los detalles de ese plan no están del todo claros.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Las primeras llamadas se hicieron hace tres meses después de que Mayer fuera ignorado ante el codiciado galardón del puesto de CEO, que ocupa el saliente Bob Iger a favor de los antiguos parques y el jefe de experiencias Bob Chapek. Zhang había estado buscando al candidato adecuado desde octubre, alguien con la combinación adecuada de experiencia digital y de liderazgo para gestionar el crecimiento de TikTok en los Estados Unidos, Europa, India y Brasil.

Mayer claramente cumplió con los requisitos, ya que el ejecutivo acreditó haber construido el único lugar brillante de Disney en un negocio aplastado por la pandemia: Disney +, el exitoso servicio de transmisión. Tenía las habilidades digitales y estratégicas que Zhang necesitaba para llevar a TikTok al siguiente nivel.

El ejecutivo de Disney tuvo reuniones en Nueva York y California mientras gestionaba el lanzamiento europeo de Disney + y luego cambió las conversaciones a Lark, la plataforma de videoconferencia de ByteDance, Zhang en Beijing, Mayer en Los Ángeles, mientras el mundo se cerraba.

“Al principio era un candidato reacio porque tenía un papel demasiado importante en Disney”, dice el miembro de la junta de ByteDance, Bill Ford, que participó en el esfuerzo de reclutamiento. El interés de Mayer creció a través de numerosas conversaciones con el empresario chino de internet, a quien Ford comparó con el fundador de Alibaba, Jack Ma, a través de una videollamada. “Es una especie de cortejo interesante. Supongo que ese es el mundo en el que estamos”.

Sigue la información de Tecnología en nuestra sección especializada

Disney, que ha eliminado la biografía corporativa de Mayer de su sitio, no respondió a una solicitud de entrevistarlo para esta historia. Mayer se ha mantenido respetuosamente callado sobre sus planes para TikTok.

Pero su presencia hace que muchachos como Pace y otros proveedores de contenido como él, aparezcan en la escena. Sea lo que sea que TikTok no pueda crear, Mayer estará listo para comprar porque es un veterano de algunas de las adquisiciones más profundas de la compañía, incluidas Pixar, Lucasfilm, Marvel y su último gran ‘sorbo’, Fox.

“Cuando tienes una plataforma tan grande con tantos usuarios, habrá muchas oportunidades para ofrecer otros servicios, otros productos y otras compañías”, dice Rob Fishman, fundador de BratTV. Al igual que @fligthouse, BratTV es un socio obvio para TikTokm o potencial objetivo de adquisición. El estudio nativo de la web presentó esta semana un nuevo programa de YouTube, Attaway General, protagonizado por uno de los TikTokers más populares, Dixie D’Amelio.

Con su alcance masivo y su fluído de contenido, TikTok medirá el éxito en miles de millones. ByteDance se mantiene de cerca y no revela detalles financieros, pero los observadores de TikTok pueden encontrar una hoja de ruta útil en YouTube y su transición del vertedero generado por el usuario a una fuerza dominante en los medios. YouTube, propiedad de Alphabet (casa matriz de Google), generó US$15.500 millones en ventas el año pasado, frente a los US$1.000 millones de hace una década. Entre las principales prioridades de Mayer está quitar algunos de esos dólares.

También lee: Esto es lo que hacen las empresas contra el Covid-19

Zhang está buscando al egresado de Harvard Business School para mucho más, nombrándolo también el director de operaciones de ByteDance, lo que lo convierte en la mano derecha del multimillonario para administrar un ecosistema de aplicaciones que son ampliamente populares en Asia, incluyendo Lark (un poco como Slack plus video conferencia) y Helo (un poco como Facebook). También le da otra ventaja: un líder estadounidense en una empresa nacida de una nación secreta en un momento hostil. TikTok se lanzó por primera vez en China como una aplicación llamada Douyin en 2016 y se importó a Estados Unidos cuando se fusionó con otra aplicación, Music.ly, al año siguiente.

El estilo pulido de Mayer, su pedigrí de Disney y su buena figura de acción, su mandíbula linterna y su abundante confianza le valieron el apodo de Buzz Lightyear en el lote de Disney, lo convirtieron en una figura popular de Hollywood, y Zhang espera que pueda hacer lo mismo en Washington D.C.

Algunos políticos conservadores temen que las raíces de la aplicación en China puedan conducir a un mal uso de los datos del usuario y violar la privacidad. El senador Josh Hawley, de Missouri, en marzo introdujo una legislación para prohibir a TikTok de cualquier dispositivo del gobierno, y tan pronto como Mayer fue anunciado como el nuevo CEO, envió este tweet:

“Antes me decían que no podían asistir a las audiencias y testificar (ante el Congreso) porque los ejecutivos estaban ubicados en China. Pero este nuevo ejecutivo vive en los Estados Unidos. Espero escucharlo, bajo juramento”.

TikTok también enfrenta nuevas críticas de que no está cumpliendo los requisitos de un acuerdo de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) para proteger mejor a los usuarios jóvenes. Mayer es un ex ejecutivo de Disney que creó productos tecnológicos en parte destinados a los niños, que sería Disney +, el servicio de transmisión y como resultado, en teoría, debería estar familiarizado con el cumplimiento de las leyes del gobierno sobre la privacidad en línea de los niños.

“Esencialmente lo contrataron para ser el rostro estadounidense de una empresa china”, dice Rohit Kulkarni, un analista de MKM Partners que cubre empresas de Internet. “Y para ser un puente con los anunciantes”.

Por: Abram Brown y Dawn Chmielewski | Forbes Staff

banner download Forbes
 

Siguientes artículos

Recomiendan a empresas realizar pruebas de Covid-19 en regreso de actividades
Por

El infectólogo Alejandro Macías advierte que la iniciativa privada deberá aplicar pruebas de Covid-19 a sus empleados al...