Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI indican que las mujeres acumularon más bajas en ocupación tanto formal, como informal, en 2020, en comparación con los hombres: 1.2 millones de empleadas menos que el año anterior.

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha revelado que el nivel de ocupación remunerada de las mujeres retrocedió más de 10 años a consecuencia de los efectos del Coronavirus. Sin embargo, a pesar del escenario poco favorecedor, las mujeres en México han encontrado formas alternativas de generar ingresos.

Las llamadas “nenis” inundaron las redes sociales en días pasados y es interesante pensar que, de hecho, lograron protagonismo gracias al uso efectivo que han sabido dar a las redes sociales para comercializar todo tipo de productos en su búsqueda de generar recursos económicos.

En esencia, esta nueva generación de emprendedoras nos recuerda a las mamás, tías y amigas que en el pasado vendían joyas, maquillaje, tópers y todo tipo de productos por catálogo entre sus conocidas y con las herramientas disponibles antes de que existiera Facebook o WhatsApp.

“Aunque hay un tono de burla para referirse a este grupo de mujeres e incluso hombres, muchos de ellos son emprendedores en potencia. Son personas que se quedaron sin empleo por el confinamiento, pero no sin ideas para seguir generando dinero. Son mujeres que han buscado la diversificación, un concepto fundamental cuando se trata de finanzas personales”, indica Lucía Quiroga, cofundadora de Finanzas en Tacones, una red de comunicadoras que promueven la importancia de tomar decisiones inteligentes al respecto del dinero.

Desde esta perspectiva, hay ciertas lecciones que no podemos dejar pasar de las “nenis”:

  1. Emprender en tiempos de crisis: el miedo es una gran limitante para dar el gran salto en tiempos de “vacas gordas”, no obstante, puede ser un gran incentivo cuando más bien se viven tiempos de “vacas flacas”
  2. Crear nuevas fuentes de ingresos: nunca se deben poner todos los huevos en la misma canasta, y si acaso se había cometido ese error, nunca es tarde para buscar una fuente adicional de ganancias
  3. Digitalizarse: ¿recuerdas que hace poco más de un año te daba más miedo comprar algo por internet que el Coronavirus? Y la verdad es que el mismo temor existía con respecto al uso del internet y sus herramientas para comercializar productos y servicios. El cambio a lo digital se dio tan rápido, obligados por las circunstancias, que simplemente las “nenis” usaron las plataformas a su alcance…sin pensar dos veces cuál sería su estrategia de redes sociales, su plan de negocio y sus métodos para hacer networking
  4. Crear comunidad: en marketing el engagement es un factor clave y la realidad es que muchas “nenis” consiguieron crear comunidades fuertes, ya sea con otras mujeres microemprendedoras o con su público meta a través de acciones que les han permitido conectar de forma efectiva en un momento histórico complejo
  5. Ser adaptable: crear un negocio propio implica mucha inversión de tiempo, dinero y creatividad. Las “nenis” han sabido detectar oportunidades e incluso las más prósperas han desarrollado métodos de entrega más efectivos que desplazarse ellas mismas. Al final del día, son resilientes.

Si bien es cierto que también hay aspectos negativos de esta forma de trabajo, como la informalidad que representa o el nivel de inseguridad que puede llegar a representar para las partes involucradas, Lucía Quiroga, invita a las mujeres que han decidido tomar las riendas de sus finanzas a considerar aspectos esenciales que pueden llevar su emprendimiento al siguiente nivel:

  • Aunque diste ese primer paso al mundo del emprendimiento por circunstancias económicas, reflexiona cuál ha sido tu alcance y analiza cuán lejos puedes llegar todavía. Es importantísimo que estés convencida de tu potencial y confíes en tus habilidades
  • Capacítate en temas digitales clave, aprende a crear estrategias digitales un poco más formales. Hay muchos cursos online a precios accesibles e información relevante que necesitarás aprender sobre ventas, marketing, finanzas personales e incluso inversiones
  • Aprende a administrar el dinero que estás ganando de forma inteligente para hacerlo crecer y no solo gastarlo para solventar tu día a día. Es vital que destines una parte (quizá 20 o 30% de tus ganancias a formar un fondo de ahorro o a invertirlo para generar ciertos rendimientos). La CONDUSEF y la Asociación de Bancos de México ofrecen cursos e información muy interesante
  • Evita mezclar tus finanzas personales con las del negocio. A menudo se comete el error de no separar las cuentas y así nunca crecerá tu negocio
  • Por último, si ves tu futuro en el mundo del emprendimiento, acércate con un contador y busca asesoría para darte de alta en el SAT. Aunque muchas de tus transacciones pueden ser en efectivo, tener ingresos bancarizados y no poder justificar su procedencia te puede hacer acreedora a multas por lo que perderías los ingresos que tanto trabajo te costó ganar.
 

Siguientes artículos

14 de febrero amor
Cómo equilibrar las finanzas en pareja, tips para hablar de dinero
Por

¿Las cosas deberían ser más parejas en cuestión de dinero, pero no sabes cómo abordar el tema? Estos consejos te ayudará...