Nestlé ampliará la planta de alimento para mascotas que se encuentra en Silao, Guanajuato, compartió María Cocho, Business Executive Officer de Purina, en entrevista con Forbes México.

Se trata de una ampliación que comenzará este año para la fabricación de alimento húmedo de Purina para el segmento premium y súper premium, lo cual todavía no hace la empresa en el país.

La planta de Silao se inauguró en diciembre de 2015, con una inversión de 220 millones de dólares (mdd) y una extensión de 200,000 metros cuadrados. El complejo permitió la creación de 200 empleos directos y 1,000 indirectos, adicionales a los 6,000 temporales que se generaron durante la construcción. Nestlé también tiene una planta de alimento para mascotas en Cuautitlán, Estado de México.

“Básicamente lo que buscamos es duplicar nuestra participación de mercado en el próximo año (…) Nuestro negocio de Purina se consolida en el mercado mexicano. En 2017 tuvimos un crecimiento de doble dígito (en valor y volumen), lo que nos motiva a seguir realizando proyectos. Consolidamos nuestro liderazgo en Dog Chow, en alimento seco premium y en snacks para perros y gatos”, comentó Cocho.

PUBLICIDAD

Para 2018, se espera que la compañía continúe con un crecimiento a dos dígitos, al tiempo en que seguirán impulsando el segmento premium y súper premium en alimento para mascotas.

Por otra parte, el pasado 19 de enero de este año, Nestlé reinauguró el Parque Purina, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, donde realizó la ampliación y remodelación del mismo, con una inversión de aproximadamente 2.5 millones de pesos.

El parque fue diseñado para que los perros se diviertan y se puedan ejercitar con sus dueños, en un espacio de 903 metros cuadrados.

“El parque ayuda a fortalecer el pilar de la tenencia responsable de las mascotas porque los dueños pueden compartir tiempo con sus mascotas y la familia. Se crean lazos y vínculos importantes”, comentó María Cocho.

Nestlé planea abrir más parques, para lo cual analiza tres opciones, donde dos de ellas podrían arrancar en el 2018, uno en la Ciudad de México y otro en el Estado de México. Para ello se destinaría una inversión mayor a los 2.5 millones de pesos del espacio en Cuautitlán Izcalli.

 

Siguientes artículos

Tesla podría no ser el ganador de la revolución eléctrica de lujo
Por

¿Será Tesla capaz de sobrevivir al ataque de estos fabricantes de automóviles premium que tienen un mayor financiamiento...