El boom en el segmento comercial de bienes raíces no pasa desapercibido para los inversionistas, por ello, un gigante quiere poner en práctica su experiencia global en México, uno de los mercados que adquiere brillo más rápidamente.

 

 

En México hay un potencial de entre 5 y 6 millones de metros cuadrados de oficinas y 40 millones de metros cuadrados de bienes raíces industriales, esto no sólo implica que el país cuenta con infraestructura para operar corporativos y firmas productoras, implica una oportunidad de oro para corredores e inversionistas del segmento.

PUBLICIDAD

Milton Chacón, director para América Latina de Newmark Grubb, una firma de asesoría en bienes raíces que opera 340 oficinas en los cinco continentes, explica que México cuenta con una posición estratégica para la preferencia de los inversionistas , y no sólo eso, afirma que el segmento de bienes raíces mexicano cuenta con una ventaja frente a Estados Unidos: La crisis inmobiliaria no contagio los niveles de precios ni el desarrollo del mercado.

“Muchos pensarían que estamos llegando a México porque el mercado en Estados Unidos no se recupera, pero es al contrario, vemos una recuperación que si bien viene a paso lento, ha generado que los inversionistas globales volteen a ver no sólo a estados Unidos, también a México”.

Newmark Grubb provee servicios de correduría y asesoría de inversión inmobiliaria para grandes corporativos, Nokia, por ejemplo, es uno de sus clientes más grandes a nivel global.

“Podemos hacer una evaluación de necesidades de activos, ayudar a administrar, operar inmuebles, apoyar en transferencia de tecnología y flujos de capitales, todo lo referente a Bienes Raíces comerciales, somos una alternativa para tener inversiones estructuradas en materia inmobiliaria”, explica el directivo de origen colombiano.

2013 será clave para la operación de la oficina de Newmark Grubb en la Ciudad de México, donde hay cerca de 4 millones de metros cuadrados de oficinas disponibles.

“El potencial es muy grande en la ciudad de México y en las principales ciudades industrializadas, la relocalización de las plantas productoras que están saliendo de Asia le da a México un brillo particular por su cercanía con Estados Unidos y por la experiencia que tiene en manufactura y retail”.

 

Los grandes retos

Aunque las noticias ya no hablan de inseguridad como un reto de primer plano, Milton Chacón considera que aún hay terreno para trabajar en materia de mejorar la imagen del país como un lugar seguro.

“Recuperar la reputación  de un lugar seguro para la operación de industrias es muy importante, el gobierno deberá no sólo pronunciarse al respecto, sino entregar resultados contundentes”, señala.

En materia de desarrollo de mercado, el directivo considera que si bien el esquema de Fideicomisos de Bienes Raíces (Fibras ) es aún joven, jugará un papel importante en los portafolios de muchos inversionistas globales.

“Las fibras son un esquema atractivo que para el mercado de bienes raíces global representa una oportunidad muy interesante de inversión, creo que será una clave para quienes desean invertir en el ramo inmobiliario”.

En México, las cinco principales Fibras Fibra Uno, Terrrafina Terra, Fibra Hotel, Macquarie Mexican Reit y Fibra Inn operan un total de 717 propiedades, en los dos años que llevan de vida los Fideicomisos de Bienes Raíces (Fibras) han generado rendimientos de 100%, muy por arriba del IPC, principal indicador accionario de la Bolsa Mexicana de Valores, que lleva un avance de 27% en el mismo periodo.

 

Siguientes artículos

Del mercado al mercado
Por

Mira qué cifras y qué métricas puedes obtener en tu negocio día a día para identificar tus fortalezas y las de tu produc...