Ni Donald Trump ni Hillary Clinton podrán frenar el buen momento que vive el sector automotriz de México,  pues los contratos entre las armadoras y proveedores de ambos países son muy sólidos como para que sean debilitados por algún gobierno, además de que las promesas de campaña no son garantía de una política concreta, explicó el vicepresidente y analista senior de la calificadora de riesgo, Moody’s, Alonso Sánchez.

El comentario llega en medio de una polémica que ha desatado el candidato republicano Donald Trump sobre renegociar el Tratado de Libre Comercio con México e incluso establecer nuevos aranceles a uno de sus principales socios comerciales.

Lee también: Industria automotriz pierde 8 mdp por disturbios magisteriales en Oaxaca

PUBLICIDAD

El tipo de cambio podría frenar más a la industria automotriz mexicana en el largo plazo que las elecciones presidenciales en Estados Unidos, comentó el analista durante su participación en la conferencia anual Un nuevo mundo: cómo afectará a México de Moody’s.

Algunos  proveedores de autopartes mexicanos producen piezas exclusivas para algunas armadoras en Estados Unidos por la calidad y tiempos de entrega.

El sector automotriz representa 5% del Producto Interno Bruto de México (PIB) y representa 17% de la industria manufacturera.

Estados Unidos es un factor de suma importancia para el sector, pues 85% de las exportaciones vehiculares va al país que gobierna Barack Obama.

Moody’s espera que la venta de autos ligeros a nivel mundial crezca 3% durante 2016 y desacelere a 1.8% en 2017.

Las ventas automotrices en Estados Unidos, el principal comprador de vehiculos mexicanos, estará beneficiada por un entorno financiero benigno, señaló Sánchez.

 

Siguientes artículos

Comer pan no es causa de obesidad en México: Canainpa
Por

El consumo de productos de trigo en el territorio nacional es de 34.5 kilogramos anuales per cápita, menor que en Italia...