La economía de Nicaragua es una de las que más rápido crece en Latinoamérica, aunque siempre está expuesta a los efectos que pudiesen provocar los factores externos, destacó Moody’s.

La agencia Moody’s dio hoy a Nicaragua una calificación de B2 con una perspectiva estable tras las elecciones presidenciales del pasado domingo.

En un reporte, la calificadora sostiene que la economía de Nicaragua ha crecido en un promedio de 5.2% en los últimos cinco años, por encima de la media en la región que ha sido de 4.3%.

Puedes leer: ¿Tendrán algún efecto las medidas de EU contra Nicaragua tras las elecciones?

Agregó que el bajo déficit fiscal junto a una deuda externa bastante concesional representa términos muy favorables para Nicaragua.

Destacó que desde el año 2007 la deuda del gobierno se mantiene en alrededor del 30% del Producto Interno Bruto, muy por debajo del promedio de 49% para los países bajo calificación B.

Moody’s consideró que para Nicaragua puede representar una debilidad crediticia su relación con Venezuela, un país que atraviesa una profunda crisis económica y política.

Asimismo, el analista de Moody’s, Ariane Ortiz-Bollin, sostiene que los riesgos externos han disminuido para Nicaragua porque está recibiendo menos petróleo en el marco de Petrocaribe, una inicitaiva que lidera Venezuela.

 

Siguientes artículos

Caída del muro de Berlín cumple 27 años
Por

El aniversario de la caída coincide con la victoria de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, quien ha prometid...