El 13 de mayo de 2015, SuKarne inició operaciones en su primera planta de producción fuera de México. Aquel día, la firma de cárnicos dio el banderazo de salida de productos a nueve países, y con ello inició una nueva etapa en su historia de comercio exterior.

Detrás de la inversión de esa planta hay 18 años de trabajo de expansión. La empresa tuvo que romper paradigmas en el sector ganadero, que representa 10% del Producto Interno Bruto (PIB) total de Nicaragua. La llegada de SuKarne a tierras centroamericanas se explica por el Tratado de Libre Comercio entre Nicaragua y México, firmado en 1997 y que entró en vigor el 1 julio de 1998.

A principios de esta década, México y Nicaragua registraron un récord histórico en su comercio bilateral con un crecimiento de casi 60%, con un total de 876 millones de dólares (mdd), según datos del gobierno nicaragüense.

Con el acuerdo comercial, 45% de las exportaciones de México a Nicaragua quedaron libres de aranceles y 77% de las exportaciones nicaragüenses a México fueron liberadas de inmediato.

PUBLICIDAD

En ese contexto, la firma decidió instalarse en Nicaragua en 1998. Los primeros pasos de la empresa en tierras nicaragüenses los dieron a través de los corrales de engorda, relata Raúl Carrillo, director de Mercadotecnia y Comunicación de SuKarne, empresa que encabeza Jesús Vizcarra.

“En Nicaragua tenemos 18 años de presencia desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio. SuKarne tiene contacto y trabaja de la mano con el país, por lo que se ha consolidado la inversión”, destaca el directivo de la firma de cárnicos mexicana.

La empresa dio sus primeros pasos en tierras nicaragüenses en los corrales de engorda. Sin embargo, entre los planes de la empresa estaba romper paradigmas en la alimentación del ganado para contar con una mejor materia prima, cuenta Carrillo.

“En Nicaragua, el ganado es alimentado con pasto. Y nosotros llegamos a revolucionar porque nuestro ganado es engordado con granos y forraje. Esto generó bastante impacto entre los agricultores, debido a que rompió un paradigma en la alimentación de animales.”

La innovación en la engorda de ganado vacuno sólo fue el preámbulo para un plan mucho más ambicioso que ayudaría a SuKarne a depender menos de las empresas que maquilaban su materia prima.

En mayo de 2015, SuKarne inauguró en Managua, Nicaragua, su primera planta de producción integral fuera de México. La “planta más moderna del mundo”, como la describe Carrillo, tuvo una inversión de 115 mdd y el eco de este plan traspasó fronteras.

Esta planta generará 500 empleos directos, con una capacidad de engorda para 50,000 cabezas de ganado, y producirá 132,000 cabezas anuales, según datos de SuKarne.

“La inversión viene a reforzar no sólo la capacidad de producción, sino que también permite consolidar a la empresa como compañía. Además ayuda a impulsar a Nicaragua como polo productor de ganado en la región”, resalta Carlos Gallardo, CEO de SuKarne en el país centroamericano.

La inversión de 115 mdd por parte de la empresa mexicana de cárnicos no fue equivocada, al menos eso dejan ver las buenas perspectivas que se tienen del sector. La ganadería representó en 2014 cerca de 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, que cerró en 11,805.6 mdd. Además, las exportaciones de carne representaron 16.6% del total de los productos exportados por Nicaragua ese mismo año, según datos de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne)

El dato más reciente de la Canicarne señala que en 2015 las ventas de carne al exterior generaron 456.35 mdd. Estos datos positivos pueden ser uno de los tantos motivos por los que SuKarne apostó y seguirá arriesgando en el país.

SuKarne ve a Nicaragua como la capital de engorda, industrialización y exportación de carne de bovino de Centroamérica, comenta Raúl Carrillo, director de Mercadotecnia y Comunicación de SuKarne.

Y el directivo puede estar en lo correcto, pues la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) prevé que el sector tendrá un crecimiento de 12% y que las exportaciones serán superiores a los 744 mdd en 2016.

Un punto clave para que la empresa mexicana llevara a cabo la inversión fue que recibió el apoyo del gobierno del presidente Daniel Ortega.

“Se logró un modelo innovador de financiamiento de cooperación internacional múltiple. La inversión de 115 mdd se dio gracias a la participación de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) junto con el banco holandés Rabobank y Bancomext, por lo que se pudo llevar la ‘planta más moderna del mundo’ a Nicaragua”, explica Carrillo.

La nueva planta se dedicará a abastecer el mercado local y a exportar a otros países de Centroamérica, Estados Unidos, México, Japón, China, Rusia y, a futuro, a la Unión Europea.

Pero un riesgo al que podría enfrentarse SuKarne es la salida de ganado de forma irregular. En enero, en una entrevista al medio de noticias nicaragüense El Nuevo Diario, el director ejecutivo de Canicarne, Onel Pérez, dijo que la industria calcula que salieron de Nicaragua un total de 200,000 reses de manera irregular, lo que tuvo un impacto en los precios.

“Las plantas están pagando alrededor del equivalente a 3.22 dólares por kilo en canal caliente, mientras en mercados como el de Brasil, el mayor exportador mundial, cuya carne compite con Nicaragua, se paga a 2.22 dólares por kilo. Eso significa que Nicaragua está pagando unos 220 dólares más por cabeza de ganado que en esos mercados”, expone Pérez al sitio de noticias local.

 

grafico_sukarne

Apetito por Nicaragua

La empresa de cárnicos hizo esta inversión debido al clima de negocios y de cooperación entre el gobierno de Nicaragua y México, junto con el apoyo del CII. Otro punto clave para llevar a cabo la obra fue que el PIB ganadero es ocho veces mayor a cuando llegó SuKarne, indica Carrillo.

“Creemos que la llegada de SuKarne, junto con tecnología y una visión diferente, hicieron posible hacer una inversión de esta magnitud”, agrega.

Un aliado determinante para que se concretara la inversión de 115 mdd fue el general Álvaro Baltodano, quien comenta que un factor importante para que las empresas extranjeras pongan su dinero en Nicaragua es el modelo de consenso y diálogo que promueve el gobierno junto con el sector empresarial local.

“Promovemos el desarrollo económico y reducimos la pobreza a través de este modelo de diálogo. Además, el inversionista habla con el sector privado local y con el gobierno para que tenga una idea clara de qué está pasando en el país”, explica el delegado presidencial para las inversiones.

Otro incentivo que impulsa las inversiones es el marco legal y fiscal. El general Baltodano expone que este último cuenta con la Ley de Concentración Tributaria, que tiene varios beneficios para las empresas que quieren invertir.

En Nicaragua, la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para las actividades económicas es del 30%. No obstante, la tasa de este gravamen es más baja en países latinoamericanos como Colombia, donde se ubica en 25%, pero es mucho más alta en Argentina y Brasil, ya que sus tasas están en 35 y 34%, respectivamente, según la Encuesta Global sobre Tasas Fiscales 2015 de la consultora KPMG.

Sin embargo, el impuesto a las ganancias es de 21.9%, siendo mayor respecto al promedio de América Latina y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, de 20 y 14.9%, respectivamente.

Este mayor impuesto hizo que Nicaragua perdiera dos lugares en el apartado de Pago de Impuestos del estudio Doing Business 2016 del Banco Mundial, ya que la nación centroamericana pasó al puesto número 165 desde la posición 163.

A nivel general, Nicaragua perdió dos lugares en la edición más reciente respecto a la anterior, debido a que se colocó en el sitio 125 del ranking.

El rubro en que presentó un mayor descenso fue en el de Obtención de Crédito, ya que perdió siete puestos y se ubicó en la posición 97 desde 90.

A pesar de estas contrariedades, el país centroamericano es atractivo para las empresas mexicanas como Cemex y Grupo Lala, que al igual que SuKarne hicieron adquisiciones o abrieron nuevas plantas.

Con una inversión mayor a los 50 mdd, Grupo Lala inauguró el 8 de mayo de 2015 su nueva planta de lácteos en Nicaragua. La obra está ubicada en San Benito, municipio de Tipitapa.

La empresa mexicana genera más de 1,000 empleos directos en Nicaragua distribuidos entre la planta San Benito y la planta Eskimo.

A finales de enero de 2016, la firma de lácteos adquirió 100% de las acciones representativas del capital social de Productos Lácteos La Perfecta, empresa de origen nicaragüense.

“Con esta adquisición sumamos nueva infraestructura de producción y distribución, logrando mayores escalas y capacidades que permitirán consolidar la presencia de Lala en la región”, afirma Scot Rank, director general de la firma.

La empresa mexicana dijo que la adquisición quedará concluida una vez que se obtengan las autorizaciones regulatorias correspondientes. Agregó que el fondeo de la operación se realizará con recursos propios.

El pasado 27 de agosto, Cemex inauguró su nueva planta en Managua, que representó una inversión de 55 mdd, con lo que la cementera espera duplicar su producción para finales de 2017.

La Inversión Extranjera Directa (IED) de México en Nicaragua fue de 191.27 mdd en 2014, revelan datos de ProNicaragua; sin embargo, ésta fue 7.5% menor respecto a 2013. Las empresas mexicanas operan en los sectores de telecomunicaciones, automotor, alimentos, construcción, pinturas, bebidas gaseosas, químicos, metal mecánica, por mencionar algunos.

Pero a pesar de esta disminución, el delegado presidencial para las inversiones en Nicaragua, el general Álvaro Baltodano, señala que la IED global en Nicaragua se mantendrá en un nivel de entre 1,300 mdd y 1,500 mdd al año. Añade que Nicaragua tiene una de las relaciones más altas de la región latinoamericana de la IED respecto al PIB, ya que ésta se encuentra por arriba de 12%. Sin lugar a dudas, los ojos de los inversionistas están puestos en este país centroamericano.

 

Siguientes artículos

dólar-pib-Estados Unidos
Walmart, Apple y otras esconden 1.4 bdd en paraísos fiscales
Por

El informe señala que dicha suma se mantiene en una “red opaca y secreta” de 1,608 subsidiarias basadas en entidades off...