Lucy Valenti es la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo, una organización empresarial que desde hace años fomenta e impulsa el surf en las playas, principalmente del Pacífico nicaragüense, organizando torneos que han generado gran interés y participación de la Asociación Latinoamericana de Surfistas Profesionales (ALAS).

No obstante, Valenti reconoce que el aviturismo o turismo de aves hará que el gasto promedio de los turistas aumente.

Contar con más de 700 especies de aves no representa para Nicaragua un ingreso importante para su economía a través del sector especializado del aviturismo. Este tema es cada día más “preocupante” para empresarios y gobierno por no aprovechar responsablemente un nicho de mercado que genera significativas ganancias, por ejemplo, para Estados Unidos o Costa Rica.

El turista extranjero, según datos del Banco Central de Nicaragua, gastó un promedio de 41.5 dólares al día en 2015; y con el impulso del aviturismo esa cifra puede llegar hasta los 100 dólares en cuestión de meses con la visita de miles de “pajareros” desde Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Puedes leer: 5 obras que están transformando a República Dominicana

“Tenemos una Red Nacional de Reservas Privadas en el país que necesitamos potencializar para convertirlas en parte de ese producto turístico para el avistamiento de aves. Tenemos lugares como Selva Negra en Matagalpa, El Jaguar en Jinotega, Montibelli en Managua. Hay un par de reservas más en el sur como Los Guatusos en el río San Juan”, puntualiza Valenti.

La empresaria destaca que sólo en Estados Unidos, que es el mercado con el cual Nicaragua tiene mejor conectividad aérea, existen 80 millones de “pajareros”, que cruzan ese país buscando aviturismo.

El avistamiento de aves pudiera representar 10% del turismo en Nicaragua. Pero hace falta que las reservas hagan más que dedicarse sólo a la conservación ambiental.

Todo va a depender de las condiciones que Nicaragua alcance.

Festival de aviturismo

Empresarios han realizado tres festivales de aviturismo en años consecutivos desde 2014, pero para alcanzar estándares altísimos en 2017 han viajado a Estados Unidos, con el fin de afianzar relaciones con pajareros expertos que puedan visitar y participar en el evento.

La ciudad de Granada ha sido sede del festival y es precisamente una de las ciudades más visitadas por los turistas al año en Nicaragua.

En los próximos cinco años podrían verse resultados interesantes en este segmento, tal como ya se notan en el sand boarding en el volcán Cerro Negro, por ejemplo, o con el golf en Mukul Resort.

El país camina por la vía correcta con certificaciones como la que recibió la Reserva Privada Silvestre El Jaguar; reconocida en 2006 como Área Importante para Aves por BirdLife International. De igual forma, la reserva ha sido nombrada santuario de aves por sus propietarios.

Pero “necesitamos mejorar las capacidades de los guías. Por un lado, se requiere conocimiento de las aves, conocerlos por sus cantos.  También se debe mostrar interés por el idioma inglés”, dice Salvadora Morales, de la fundación de aves Quetzalli.

Según el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, el Sistema Nacional de Aves Protegidas se compone por 74 áreas protegidas, de las cuales 66 son terrestres y ocho marino-costeras, con una superficie total de 2,330.783 hectáreas.

En el año 2015 el turismo generó 528 millones de dólares, con lo que se posicionó como el primer producto de exportación del país, sin considerar las zonas francas.

 

Siguientes artículos

Selección Forbes 2016: ¿Un coche autónomo debería matar a sus pasajeros? Tú decide
Por

Un simulador desarrollado por el MIT nos permite decidir si un vehículo de conducción autónoma debe matar a sus pasajero...