Hay 2 causas principales del sobrepeso en los niños: los malos hábitos en la alimentación y la poca actividad física o el incremento del sedentarismo.

 

A propósito del inicio de clases, hay más niños en las calles, y ¿te has fijado que cada vez hay más niños con sobrepeso en nuestro país? Pero no sólo en México: en todo el mundo la obesidad infantil es considerada un problema de salud grave, pues se considera que la mayoría de los niños que son obesos en la actualidad (70%) crecerán para convertirse en adultos obesos, que eventualmente desarrollarán enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, infartos, etc.

Según datos de la UNICEF, México ocupa el primer lugar mundial en niños con obesidad, y este problema no se da sólo en los niños y adolescentes, sino también en niños en edad preescolar. Esto quiere decir que antes de entrar a la escuela están aumentando de peso de manera descontrolada.

PUBLICIDAD

La Ensanut señala que más de 4 millones de niños en edad escolar tienen esta condición, y 1 de cada 3 adolescentes se encuentra con problema de sobrepeso u obesidad.

Hay 2 causas principales de la obesidad en los niños:

  1. Los malos hábitos en la alimentación.
  2. La poca actividad física o el incremento del sedentarismo.

En este espacio hemos comentado la importancia de disminuir el tiempo pantalla en los niños (y también en los adultos) como prevención de la obesidad, pero además de esto ¿qué se puede hacer?

Es muy importante promover la activad física en nuestros niños. Si lo piensas, un niño promedio en la Ciudad de México se despierta, va a la escuela, está sentado en las clases, sólo sale al recreo una media hora y luego de regreso a la casa a hacer 3 o 4 horas de tarea, y al final, 2 o 3 horas de tele y a dormir. ¿Qué tanta actividad física realizaron?

De acuerdo con la Ensanut, más del 58% de los niños y adolescentes en México no realizan nada de actividad física organizada (deportes de equipos u organizados), y 22.7% de los jóvenes entre 15 y 18 años son totalmente inactivos.

 

¿Qué más se puede hacer?

La Asociación Americana de Dietética recomienda ciertas acciones específicas para aumentar la actividad física de los niños aun cuando estén en la escuela y tengan mucha tarea. Hay que evitar los videojuegos, apagarles la tele, buscar maneras de pasar más tiempo juntos haciendo alguna actividad, porque actualmente los niños ven la tele hasta 30 horas a la semana. Necesitas ser TÚ el modelo a seguir. Si los niños ven que tú haces una actividad física y la disfrutas, querrán hacerlo también. Si ven que cuidas tu salud, lo harán igual. Se trata de que los niños realicen un mínimo de 60 minutos de actividad física al día.

Hay algunos papás que no pueden hacer actividades al aire libre, porque hay inseguridad, contaminación, no hay lugares adecuados, etc. Pero hay algunas actividades que se pueden hacer dentro de la casa, como saltar la cuerda, hacer competencias a ver quién salta más, yoga o bailar antes de cenar. Los fines de semana se puede destinar un tiempo para pasarlo en familia realizando alguna actividad física, o incluso que ayuden ellos a hacer mejorías en la casa, como pintar las paredes o ayudar a cortar las plantas o el pasto. Hay que preguntarle a los niños qué actividad quisieran hacer. Esto ayudará mucho, porque si los metemos a fuerza al fútbol y no les gusta, en el futuro recordarán el realizar ejercicio como una experiencia desagradable, cuando se trata de que sea al revés.

Además, como adultos encargados de las decisiones que se toman en las ciudades, por ejemplo, somos responsables de hacer el ambiente más agradable y seguro para los niños. Tenemos que procurar usar menos el coche, y mejorar los espacios públicos pensando que tal vez tus hijos o tus nietos, en algún momento, serán los que quieran salir a correr o pasear, y qué mejor que, gracias a nuestras decisiones, haya espacios donde lo puedan hacer.

Hay que prevenir no sólo en nuestra salud; también en la de estos niños, que cuando crezcan serán los que verán por ti y por mí.

¡Hasta la próxima!

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @marsimar

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.