La Secretaría de Energía (Sener) reveló que al cierre de 2018 podría haber un descenso en las tarifas eléctricas si continúan las lluvias en el sureste del país.

“En lo que resta del año podría no haber más incrementos en la tarifa, incluso podría darse un ajuste a la baja, siempre y cuando continuemos con el buen régimen de lluvias en el río Grijalva que nos permita, durante octubre y noviembre, tener un buen nivel en nuestras hidroeléctricas de esa región”, detalló el titular de la dependencia energética, Pedro Joaquín Coldwell, durante su participación en el foro 50 de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ).

El funcionario también comentó que deberán mantenerse los precios de gas, cuyo problema de desabasto ha puesto contra las cuerdas a la industria en el sureste,  y que haya suficiente oferta.

Durante 2018, las tarifas eléctricas bajo la nueva metodología de la comisión Reguladora de Energía han tenido un comportamiento que se asemeja a una montaña rusa, explicó el encargado de la política energética de México.

PUBLICIDAD

“Entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, hubo una caída atípica pronunciada, de las tarifas de luz de 54.7%. que incluso nos permitió tener mejores precios de electricidad que en Estados Unidos. Pero a partir de marzo de 2018, sobre todo en el verano, se presentó un incremento en las tarifas de luz”, reconoció.

El pasado 3 de octubre, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, pidió más transparencia a la CRE en la metodología para tarifas eléctricas, ante un incremento de más de 50%.

“Hay una enorme inquietud en la industria pequeña y mediana del país porque los incrementos de energía eléctrica de este año, sobre todo desde el segundo trimestre, han sido significativos”, comentó Castañón.

Aquí la historia completa: Empresarios advierten aumento de 50% en tarifas eléctricas

Joaquín Coldwell dijo que si se considera el promedio acumulado, la tarifa industrial ha sido 6.1% menor entre enero-agosto de 2018 comparada con el mismo periodo del año anterior.

El aumento que se observó en marzo hacia el verano lo atribuyó a una tormenta perfecta: un menor volumen de lluvias que redujo el embalse de las hidroeléctricas ubicadas en el río Grijalva, un aumento de 3.9% en la demanda nacional de electricidad, una restricción en el suministro de gas, que ocasionó que aumentara el uso de termoeléctrica convencional a 18%”.

Por otra parte, se incrementaron los precios de petróleo, del que se obtiene el combustóleo, que aumentó su precio durante el verano de 2018 en 75% frente al mismo periodo de 2017.

“Todos estos fenómenos, de manera conjunta, tuvieron un impacto sobre tarifas eléctricas”, agregó.

 

Siguientes artículos

comercio electronico - e-commerce - compras online
USMCA favorecerá (aún más) el comercio electrónico: BBVA Bancomer
Por

Las condiciones favorables del comercio digital se traducirán en mayores beneficios para los consumidores de la región,...