Garrison Brothers es el primer whiskey producido en Texas desde la Prohibición y ha logrado lo que nadie: una bebida proof 94 que no muerde al final.

 

Por Abram Brown

 

PUBLICIDAD

Si aún crees que el bourbon es a Kentucky lo que el champagne es al norte de Francia —una bebida legalmente confinada y definida por una pequeña región específica—, te estás perdiendo de uno de los secretos mejor guardados del gran boom del bourbon.

El bourbon puede producirse en cualquier lugar de Estados Unidos, siempre y cuando el elíxir contenga al menos 51% de maíz, que entre en los alambiques y los barriles en ciertas pruebas, y se añeje en barricas nuevas de roble carbonizado. Como resultado encontrarás bourbon añejándose en Colorado, Nueva York y Texas.

Un temerario tejano llamado Dan Garrison ha reclamado el título del primero en la historia reciente en producir whiskey fuera de Kentucky. (Si eso es cierto o no, aún es materia de debate.) La idea surgió en 2001 mientras recorría las destilerías Trail Bourbon de Kentucky. El viaje era un escape a una terrible realidad en casa: había perdido recientemente su trabajo como vendedor de software.

Después de corroborar con los reguladores federales a través del correo postal que el bourbon puede elaborarse en cualquier estado, Garrison puso manos a la obra. Como la mayoría de los empresarios de whiskey, se muestra tímido al hablar de sus inicios (la destilación en casa es ilegal, después de todo), pero jura que practicó lo suficiente como para sentir que no estaría desperdiciando el capital que había levantado, especialmente tomando en cuenta que no se trataba de dinero de una firma de inversión, sino de sus padres, su esposa y su hermano. Él nombró a su bourbon Garrison Brothers; su hermano Charlie trabajó junto a él.

¿Cuál era el concepto detrás de su licor? “Yo quería que fuera más rico y suave que cualquier bourbon de Kentucky que haya probado nunca”, dice Garrison, quien nunca aparece en las fotografías ni en persona sin un Stetson de ala ancha. “¿Por qué bourbon tiene que morder al final?”

Buen punto. Pero su deseo de un triple suave estaba en desacuerdo con otra parte de su plan. Como fan del 144.6 de George T. Stagg, él también quería hacer un bourbon con una alta concentración de alcohol. La solución, dice, fue un proceso de destilación lento, de 14 horas en su destilaría de Hye, Texas.

Su marca insignia, el Garrison Brothers Texas Straight Bourbon Whiskey, tiene un proof de 94. Enorme y audaz, sí. Sin embargo, notablemente bebible. Eso se debe en parte también a la sustitución de trigo con centeno en la mezcla, lo que mejora su dulzura y suavidad. (Al final, su sabor es algo parecido a albaricoques y azúcar moreno.) “Ésa es nuestra forma de mostrarnos: ¡Oh, hola, Kentucky! Acabamos de hacer un bourbon proof 94 que no quema”, dice sin una pizca de humildad. (El proof es una medida de volumen de alcohol por volumen que en Estados Unidos es del dos a uno, de tal forma que el proof 94 son 47 grados de alcohol.)

No es que Kentucky sea totalmente una incognita para él. En sus primeros pasos, Garrison consultó a Elmer T. Lee, el gran sabio de Buffalo Trace Distillery en Frankfort, Kentucky. (Él era maestro destilador allí durante las décadas en las que el bourbon era una bebida para plebeyos.) Garrison viajó a Frankfort para cenar con Lee, mejor conocido por embotellar el primer bourbon de una sola barrica (Blanton). Hablaron, y Lee escribió recetas en servilletas. Garrison llevó esas notas de vuelta a Texas, y hasta la fecha, una gran imagen de Lee, quien murió el año pasado, cuelga de una de las paredes de su destilería.

La primera botella de Garrison Brothers llegó a los estantes en 2010. Cada una viene adornada con una gran estrella roja. Oportunamente, las primeras cajas salieron a la venta en Texas el Día de la Independencia (eso es cuando Texas se separó de México, yankees). Su precio: de 80 a 90 dólares. Lo puedes encontrar en Nueva York, Colorado, Arizona, Louisiana, California y Florida.

A Garrison le gusta llamar la atención sobre el hecho de que Garrison Brothers fue el primer whiskey de Texas en las tiendas desde la Prohibición. Chip Tate siguió en la línea.

Actualmente, Garrison Brothers lanza dos ediciones del Texas Straight Bourbon al año. Uno en primavera, otro en otoño. El mayor éxito del año pasado fue el lanzamiento de The Bourbon Cowboy, embotellado de proof 136, una bebida lo suficientemente intensa como para impresionar a los más fuertes. Garrison lanzó sólo 600 botellas de 375 mililitros a un precio sugerido de venta de 170 dólares. El crítico Jim Murray, cuyas palabras se reciben como un evangelio en el mundo del whiskey, prodigó elogios a la pócima en la última edición de su Whiskey Bible.

 

Siguientes artículos

La cara oculta de Internet
Por

En la profundidad de Internet se oculta una gran cantidad de información potencialmente peligrosa.     Entrar...