DHL transportará de Austin al Distrito Federal alrededor de 400 toneladas de equipo en aproximadamente 30 horas. Son 30 coordinadores los que tienen en sus manos el reto de hacer que la Formula 1 sea un show en seis continentes, y no una pesadilla logística.

 

El próximo domingo 25 de octubre, aproximadamente tres horas después de que se sacuda la bandera a cuadros en Austin, los expertos de DHL comenzarán a guardar los autos, las llantas, la comida y todo lo que necesita la Fórmula 1 para convertirse en un espectáculo globalmente ahnelado. Poco a poco, 400 toneladas de equipo comenzarán a viajar hacia la Ciudad de México por tierra y aire, sin hacer mucho escándalo por razones de seguridad.

Coordinación, mucha coordinación, es lo que se necesita para que la Fórmula 1 sea un show de calidad internacional y no una pesadilla logística, dice Antonio Arranz, director general de DHL Express México.

“El chasis entra en un contenedor especial porque si no, se daña. La suspensión de un Fórmula 1 es delicadísima. Si se te mueve, dañaste el coche”, cuenta en su oficina, a unos pasos del Aeropuerto Internacional de esta capital. Arranz explica que las potentes máquinas se guardan en un molde, que está hecho para que no se muevan. El motor va aparte, el chasis va separado y las llantas obviamente van en otros paquetes. “Todo tienes que prepararlo en contenedores especiales”.

La revista Wired recuerda que la Fórmula 1 son muchas cosas: un show elaborado, una extravaganza de ingenieros y una pesadilla logística, pues se compone de 19 carreras que se llevan a cabo en ocho meses, en seis continentes. Entre una carrera y otra puede haber apenas un lapso de una semana de separación, y cada uno de los 11 equipos viajará con hasta 50 toneladas de equipo.

No solamente son autos, aclara Antonio Arranz. “Todo lo que son televisiones, tecnología y medios y todo lo que es Fórmula 1, ellos lo controlan. Ellos quieren tener seguridad de llegar a un Gran Premio y tener todo. Todo eso también se lleva. Entonces estás hablando de 300 a 400 toneladas de equipo por cada carrera. Tan pronto acaba, sí o sí, se tiene comenzar a empacar, porque estás hablando de entre tres y cuatro jumbos”.

Arranz explica que dependiendo del país es como saben cómo viajará todo, pues en algunos no hay tres o cuatro jumbos listos para despegar con todo a tiempo. “Vamos mandándolo por diferentes rutas, hay partes que se van en nuestros aviones, y otras se van en camión. Por ejemplo, en Europa, todo es tan cercano, que lo mandamos por la red de transporte de DHL”.

Para resolver estos desafíos, existe un grupo de 30 personas especializadas en F1 en DHL, ellos deben pensar qué es lo mejor en cada caso.

“Como estás en 19 países, tienes que entender que necesitas un equipo dedicado simplemente a ello. Son 30 personas de DHL dedicados a F1. Es un equipo que llega 15 días antes de la carrera y empieza a ver todo, la coordinación. Hay gente que está en Austin, y de ahí tiene que mandarte el equipo para México. Hay gente allá terminando y acá recibiendo. Gente del equipo global lo va mandando después a Sao Paulo, porque después va para allá”.

Antonio Arranz dice que en el caso de la Ciudad de México también hay traslados de equipo que se resolverán por tierra y otros por aire. “Hay muchas cosas pesadas que transportar, y Austin no es un aeropuerto muy grande, entonces tendrías que enviarlas a Dallas, entonces es más fácil enviarlas por tierra a México”.

Los autos vienen también por tierra, en camiones de DHL. Arranz dice que no puede hablar de los tráilers ni de las rutas, ni mucho de lo que harán para transportar la F1 a nuestro país. “Por cuestiones de seguridad, pues no vendrán todos juntos, ni diremos: ¡ahí vienen! Tenemos que ser muy cuidadosos, imagínate que se nos pierda uno de esos coches, eso no puede pasar. Combustible es mucho mejor por vía terrestre también, por seguridad, y todo lo electrónico lo volamos”.

El CEO de DHL en nuestro país recuerda que con F1 tienen una relación larga, desde 2004 crearon una alianza. “La primera: yo soy el equipo de logística de F1, eso incluye también que si tú compras en www.f1.com, boletos, cualquier cosa, te llega por DHL. Otra parte de la alianza es que estoy en las carreras como imagen”.

Y qué les deja eso a ellos en concreto: “Fórmula 1 es una marca muy especial. Es confianza, seguridad y rapidez. Rapidez, de inmediato empiezas a ligar”, dice Antonio Arranz.

En ese sentido, explica que ellos premian la vuelta más rápida. “Es un premio anual que damos en Abu Dhabi. Es el premio del fast lap, en cada carrera, el que gane el fast lap, le damos un punto. Al sumar las 19 carreras, le damos ese reconocimiento. Lo ha ganado tres veces Sebastian Vettel, el año pasado lo ganó Lewis Hamilton. Ahorita en la transmisión de Rusia se oye cómo Hamilton le pregunta a Vettel, quién fue el más rápido, tú o yo. Hay pique”.

Hay otro premio de DHL en la F1: “Como trabajo en equipo estamos dando un premio de pit stop. Pit stop, en carreras muy apretadas, se vuelve crítico. O sea, en un pit stop estás normalmente 2.3 segundos y te sales. Entonces, el que hace el mejor pit stop le damos un punto por cada carrera. Esto es este año también. Van acumulando para Abu Dhabi”.

Mientras tanto, el equipo de 30 está reportándole a Alemania y trabaja como máquina. “Es tan técnico, que ese equipo en específico le va diciendo a la red qué utilizan. Ellos van coordinando. Lo que no te puede pasar es ser protagonista, meterte en el tema por país y no saber nada. Ellos son los que nos van diciendo qué hacer, pero lo más importante es que usamos la red que tenemos, ése es el poder de DHL. Si mandan algo por el avión que viene a México, no necesito hacer nada especial, viene en mi avión”.

Lo cierto también es que seguridad es un tema, y el otro conflicto puede ser aduanal. “No puedes llegar un día y preguntar cómo se importa algo. Es un trabajo enorme. Todo es temporal, permisos temporales, de entrada y salida. Toda esa chamba se hace con meses de anticipación. No puedes decir, deme dos semanas para crear el pedimento. Todo esta listo. No puedes atorarte en ningún lado, porque imagínate que nos atoramos y no llegamos a las prácticas. Sería horroroso”.

Arranz inició en la empresa en 2003, como director de planeación de operaciones. Al año y medio fue enviado a Colombia, como director general. En el 2006 se fue a la oficina regional, en Florida, como vicepresidente de operaciones para Americas. “Ahí estuve cuatro años y de ahí me movieron a ser el CEO de DHL Express México, voy a cumplir aquí cinco años”. La empresa, una división de la gigante alemana de la logística Deutsche Post DHL, está cumpliendo 35 años en México. Por eso la F1 también juega un papel fundamental en su futuro.

“Hay mucho trabajo previo”, dice Arranz, y adelanta: “Ellos acaban la carrera el domingo 25 en Austin, empiezan a transportarse y a más tardar el lunes 26 en la tarde ya tienes que tener todo acá para que comiencen a armar. La primera práctica libre es el viernes. El lunes en la tarde debe estar todo listo en la Ciudad de México”. Arranz aclara: “Podría verse como algo muy atractivo el trabajo de los 30 coordinadores, pero es un trabajo estresante y lo que le sigue, de ti depende la carrera”.

f1_reuters_buena

 

 

Siguientes artículos

América Móvil confía en obtener licencia de televisión de paga
Por

En conferencia de prensa con analistas, los directivos dijeron que América Móvil podría distribuir en noviembre acciones...