Hoy en mi portal personal publico una entrevista en inglés con el profesor Antal Fekete, fundador de la Nueva Escuela Austríaca de Economía, que vale la pena comentar en este blog. Dada la extensión de la misma lo haré en dos partes.

Le pregunté al profesor cuál había sido el acontecimiento económico más importante desde nuestra entrevista anterior, hace un par de años, y me contestó que sin duda lo era el establecimiento de la estructura de tasas de interés negativas en diversos países. Le sorprende, en particular, que lo haya hecho Suiza, del que pensó sería “el último país que jugaría con fuego”, y ahí está.

Opina que tener tasas negativas es una locura y que nunca en la historia había pasado que alrededor del mundo estuvieran cayendo por debajo de cero. Lo anterior exhibe “la completa ignorancia sobre la naturaleza y la teoría del interés”.

A propósito, lamenta que el fundador de la Escuela Austríaca, Carl Menger, no haya alcanzado a desarrollar una teoría completa al respecto. Pese a ello, subraya, no hace falta para saber que las tasas no tendrían por qué estar cayendo a cero y menos aún a terreno negativo. “No lo están haciendo por su cuenta, están siendo deprimidas. Esto es equivalente a la destrucción de capital”, sentenció Fekete.

Explica que las tasas de interés y el valor de los bonos se mueven en direcciones opuestas, pero que si las tasas caen a cero, el precio del bono no se puede ir al infinito, “es claramente una contradicción”, subrayó.

A la pregunta de por qué, a pesar de ser un absurdo, los bancos centrales siguen presionando a la baja las tasas, dijo que hay “una carrera para destruir el valor de todas las monedas”.  La “ganadora” de esta competencia hacia el fondo es la divisa que pierda valor lo más rápido posible. Otro sinsentido.

Contrario a la creencia que se tiene de que esta guerra devaluatoria de divisas aumenta la competitividad de las exportaciones (Peña Nieto incluido), Fekete dice que es contraproducente: “Un país no puede hacerse más rico por el abaratamiento de su moneda, porque eso significa destruir el valor de los ahorros de la gente, incluidas empresas, individuos, jubilados y así sucesivamente. Por lo tanto, no se puede crear riqueza mediante la destrucción del valor de la divisa” (énfasis agregado).

De la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos asegura que no tiene idea de lo que está haciendo, y que lo mejor sería dejar las tasas de interés al libre mercado, pues éste es “el último juez de lo que es bueno para la economía – lo que es bueno para la gente”. Considera también que sí podríamos ver tipos negativos en la Unión Americana, pues los miembros que integran la Fed se sienten frustrados de que nada les funcione para revivir la economía de ese país de forma sostenida. Al contrario, a pesar de la propaganda –asegura Fekete–, la economía se está hundiendo.

Alerta que es falso que este destructivo proceso se pueda revertir de la noche a la mañana sólo subiendo los tipos de interés, porque destruir capital es rápido, pero mucho más difícil y lento es volver a construirlo y acumularlo. No hay duda.

El lunes le traigo la segunda entrega sobre la entrevista con el profesor Antal Fekete. No se la pierda.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Blog: GuillermoBarba.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

OPEP aumenta producción a 34.44 millones de barriles en abril
Por

La OPEP prevé que la oferta de productores externos baje en 740,000 bpd en 2016, principalmente en Estados Unidos.