Como resultado de la pandemia de coronavirus Covid-19 y cuando las fronteras del trabajo en la oficina y el home office comienzan a diluirse, surgen encuestas privadas que revelan los problemas más habituales de los espacios comunes y uno de ellos es el alcoholismo.

De acuerdo a un estudio de la web Zety, una de las preguntas de la encuesta es si alguna vez vio a un compañero en estado etílico en el puesto de trabajo, a lo que casi la mitad, el 48%, dijo que sí. Incluso los guarismos arrojaron que el 53% de los trabajadores ha ido a trabajar con resaca.

Vale mencionar que para el muestreo se obtuvieron respuestas de 1,001 trabajadores a través de la plataforma de Amazon, Mechanical Turk.

El relevamiento alcanzó un total de un 41.7% hombres y un 58.5% mujeres. En tanto la distribución de edad fue la siguiente: 18-24 años (15%), 25-38 (45%), 39-58 (24%) y 59+ (16%).

Manda la palabra “ALTA” para empezar a recibir nuestras alertas de noticias vía WhatsApp

En este sentido, ante la requisitoria de si los encuestados han alcanzado estado de ebriedad, el 17% de los encuestados afirmó haberlo hecho al menos una vez.

Los que más poseen tendencia a la embriaguez son los hombres (10%), que lo hicieron con más frecuencia que las mujeres. Fueron registradas muchas respuestas abiertas que señalan a la bebida como el ‘pecado’ principal dentro del ámbito de trabajo.

Los otros ‘pecados’ en el espacio laboral

De los encuestados, la mayoría de trabajadores ha cometido actos fuera de las normas establecidas.

Consultados los participantes si alguna vez han tenido sexo en el trabajo, el 15% de ellos confesaron haberlo hecho, al menos una vez.

Los hombres (18%) afirmaron haber tenido sexo en el lugar de trabajo más que las mujeres (13%).

La misma diferencia entre géneros se aplica en las respuestas sobre si alguna vez se han masturbado en el trabajo. Del 17% de personas que confesaron haberlo hecho, se puede ver una diferencia del 20% a favor de los hombres.

Cuando se les preguntó si alguna vez se hicieron fotos eróticas desde el trabajo, el 18% de las personas confesó haberlo hecho al menos una vez.

El tema del dinero entre los compañeros de trabajo fue otro punto no menos interesante, ya que cuando se preguntó a los participantes si habían pedido dinero prestado a algún compañero de trabajo, sin devolverlo después, el 17% confesó haberlo hecho al menos una vez.

Una cuarta parte de todos los millennials consultados confesaron haberlo hecho al menos una vez, mientras que las generaciones más mayores tuvieron una tasa de respuesta más baja.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

No menos sorprendente es el caso de los “amigos de lo ajeno“, los que simplemente roban material de la oficina: aquí, el 45% de los encuestados se ha llevado material de la empresa al menos una vez y no lo ha devuelto.

Al evaluar las respuestas abiertas sobre lo peor que han visto hacer a alguien en el trabajo, la respuesta más extravagante de todas fue: “Uno de mis compañeros de trabajo organizó un robo falso y encerró a dos empleados en un congelador y robaron la caja fuerte de la oficina”. Suponemos que esto se trataría de un supermercado o algún establecimiento del giro cárnico.

El estudio revela aspectos interesantes de los comportamientos humanos y sobre todo de la idiosincracia de los encuestados.

Una de las consultas es sobre si alguien ha elucubrado historias sobre algún compañero para que este sea despedido. Claro que existen esas personas, ya que el 7% ha confesado haberlo hecho.

Un acto bastante cuestionable que muchas personas efectúan en el trabajo es revisar los correos electrónicos, conversaciones o archivos personales de sus compañeros.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Más del 30% lo ha confesado, siendo los millennials los que cuentan con la tasa más alta de todos los grupos de edad (31%).

Otro punto bien relevante es la ira. La encuesta la atribuye a la responsabilidad de los propios seres humanos, pero a veces el entorno “colabora” y las empresas no contemplan la necesidad de efectuar terapias grupales en torno a facilitar la tarea interpersonal en los equipos de trabajo.

Hay empresas que no lo permiten por sus reglamentos de trabajo, pero las que no observan este punto, han tenido casos de personas que han llegado a acabar en golpes de manos.

El 16% de los participantes afirmó haber tenido un altercado físico en el trabajo al menos una vez. Los hombres (22%) dieron una respuesta afirmativa a este acto, más que las mujeres (13%).

En relación a los que trabajan en el campo de la informática, 1 de cada 5 profesionales han tenido altercados con sus compañeros.

Entre otros aspectos, el 40% de los encuestados confesó haber utilizado artículos personales de sus compañeros sin haber pedido permiso. Además, el 27% de las personas reconoció haberse comido el almuerzo de un compañero, obviamente, sin consentimiento.

banner download Forbes
 

Siguientes artículos

Disney World reabre con uso obligatorio de mascarillas y con Mickey a distancia
Por

Aunque Florida se convirtió en un epicentro de coronavirus al reportar 109.000 nuevos enfermos en las últimas dos semana...