El 75% de los adultos mexicanos y el 36% de los niños de 5 a 11 años tiene un peso catalogado como no saludable por las autoridades sanitarias.

Con el concepto de “peso no saludable” se engloba al sobrepeso y la obesidad, padecimientos que forman parte de un doble carga de malnutrición en el país, ya que un 23% de los hogares cae en inseguridad alimentaria, ya sea moderada o severa, por las condiciones económicas.

“Uno de los problemas importantes de entender de la epidemia de sobrepeso es el impacto que tiene como el factor de riesgo principal para el desarrollo de enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedad cardiovascular, hipertensión, que son de las alteraciones de mayor impacto en pérdida de años de vida saludable, en mortalidad prematura, en discapacidad, en calidad de vida y por lo tanto en gastos en salud”, afirmó Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece).

Te recomendamos: Diabetes y obesidad enferman la productividad laboral del mexicano

Presente en la conferencia diario sobre Covid-19 en Palacio Nacional, el funcionario indicó que ante el escenario con los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018, el gobierno federal trabaja en la elaboración de una estrategia de alimentación saludable, justa y sustentable.

El plan contempla 8 acciones, una de las cuales ya se encuentra en implementación: el nuevo etiquetado de advertencia en alimentos y bebidas procesadas.

Lee también: OMS premia Secretaría de Salud por nuevo etiquetado con sellos para alimentos

Según adelantó López Ridaura, las otras 7 acciones aún por afinar son:

  • Campaña nacional de comunicación educativa
  • Articulación de cadenas cortas agroalimentarias
  • Lineamientos de expendio de alimentos y bebidas en escuelas
  • Cambio de desayunos fríos a calientes en escuelas
  • Modificación de promocionales de productos de consumo no saludables
  • Regulación de publicidad dirigida a población infantil
  • Actualización del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) aplicado a bebidas azucaradas y alimentos con alta densidad energética

Paralelo a esto, se trabaja en la elaboración de nuevas guías alimentarias y canastas regionales del bien comer, agregó el funcionario.

Toda la estrategia será definida en el marco del Grupo Intersecretarial de Salud, Alimentación, Medio Ambiente y Competitividad (GISAMAC), donde participan dependencias como la Ssa, Semarnat, SEP, STPS, Economía, Bienestar y Cultura, además de instituciones como el Conacyt y la Conagua.

Al respecto, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, recordó que 45 mil muertes al año son directamente asociadas a las enfermedades que derivan del consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas.

No te pierdas: Mala alimentación provoca la mitad de muertes en México: López-Gatell

 

Siguientes artículos

OMS premia Secretaría de Salud por nuevo etiquetado con sellos para alimentos
Por

La OMS premió a la Ssa por el impulso al nuevo etiquetado con sellos de advertencia de exceso de calorías, azúcares, sod...