Cuando Tim Bray, ingeniero y vicepresidente de la división de computación en la nube de Amazon, renunció y escribió una publicación de blog donde detalló por qué dejó su puesto de alta remuneración, se convirtió en parte de un grupo de trabajadores tecnológicos de Amazon que se han desilusionado de una de las empresas más valiosas del mundo.

Sin embargo, Bray está lejos de ser el único vicepresidente de Amazon que está inconforme con el liderazgo de Amazon. Maren Costa, del departamento de la experiencia de usuario, quien fue despedida en abril por Amazon tras organizar un evento en vivo con trabajadores del almacén, le comentó a Forbes que más de cuarenta empleados y ejecutivos de la compañía la han contactado desde que fue despedida. “Hay ejecutivos que se ponen en contacto conmigo para decirme: Te apoyo, pero no estoy dispuesto a hacerlo público porque tengo demasiado en juego”, explica Costa. “Por cada uno de ellos que incluso me contacta, ¿cuántos más habrá?”

Bray, quien fue el más alto ejecutivo de Amazon y que dejó la empresa, estaba enojado con la forma en opera durante la pandemia del coronavirus y ofreció detalles en su publicación de blog. “Estoy consternado por el despido de los trabajadores de Amazon que hicieron ruido y alzaron la voz sobre los empleados del almacén que estaban asustados por el Covid-19 “, escribió Bray, cuyo último día en Amazon fue el 1 de mayo. Bray comentó que la cultura de la compañía evidencia toxicidad, por lo que eligió no servir ni beber de ese “veneno”.

Los trabajadores mencionados en la publicación de Bray, que fueron despedidos en las últimas semanas por denunciar, incluyen a los trabajadores del almacén Chris Smalls y Bashir Mohammed. Así como a ex empleados de tecnología de Amazon como Costa y Emily Cunningham, esta última también trabajó en el departamento de la experiencia de usuario en Amazon.

Bray es, con mucho, el empleado de más alto rango de Amazon que se opone públicamente a su antiguo empleador durante la pandemia del Covid-19. Bray dijo (a través de su blog) que renunciar le ha costado más de 1 millón de dólares (mdd) de acciones de Amazon no invertidas, sin embargo declara que “seguir siendo un vicepresidente de Amazon habría significado, en efecto, cerrar las acciones que despreciaba, así que renuncié”.

Los empleados de tecnología están hablando por sus contrapartes, en parte porque los trabajadores del almacén se los pidieron. Costa, que había estado en la compañía durante 15 años antes de que la despidieran, explica que los empleados del almacén se comunicaron en marzo con el grupo interino: Empleados de Amazon por la Justicia Climática (AECJ) que se cofundó hace dos años, para obtener ayuda y apoyo durante la pandemia.

“Los trabajadores tecnológicos son un recurso valioso. La gerencia de Amazon nos ve como menos prescindibles que empleados del almacén porque saben que no pueden remplazarnos fácilmente si nos vamos. Tenemos más influencia, y es por eso que los trabajadores tecnológicos tienen mucho más privilegios y más responsabilidad de hablar”.

Te puede interesar: Jeff Bezos aumenta su fortuna tras incremento del 5% en acciones de Amazon

A mediados de abril, AECJ organizó una videollamada durante la cual los trabajadores del almacén podían hablar con los empleados de tecnología de Amazon que estaban interesados en saber de ellos directamente.

La invitación se envió a través del sistema de correo electrónico interno de Amazon el viernes 10 de abril. “El viernes por la tarde, recibió 1,550 aceptaciones incluso, cuando Nueva York, Europa e India ya estaban fuera de horario”, dijo Costa. “Ante esto Amazon eliminó el correo electrónico, retiró el evento de los calendarios de las personas y nos despidió a mí y a Emily en cuestión de horas”.

Recordemos que Cunningham también trabajó en el área de experiencia de usuario en Amazon y es uno de los miembros principales de AECJ. Ante esto, un portavoz de la compañía dijo que las dos mujeres fueron despedidas por “violar reiteradamente las políticas internas”.

Luego de ser despedidas, Costa y Cunningham planearon el Amazon Sick Out para el 24 de abril, durante el cual se alentó a los empleados de tecnología a protestar por las condiciones de trabajo del almacén.

En Alemania, un trabajador de tecnología que ya había presentado una carta de renuncia y planeaba laborar hasta fines de mayo, recibió una “licencia de liquidación” luego de enviar un correo electrónico a miles de empleados de Amazon, promoviendo el Sick Out.

“Renuncié porque ya no podía trabajar para esta empresa. Soy activista en mi tiempo libre y la contradicción entre mis creencias y mi trabajo se estaba volviendo insoportable. Además todas las mañana que llegaba al trabajo estaba demasiado triste y enojado”, declaró el empleado técnico alemán.

De acuedo con AECJ, más de 500 trabajadores tecnológicos de Amazon participaron en Sick Out. El 24 de abril, Amazon declaró: “El hecho es que hoy, excepto un puñado de nuestros más de 800,000 empleados en todo el mundo, vinieron a trabajar como de costumbre para continuar entregándolo todo a los clientes. Nuestros trabajadores son héroes que luchan por sus comunidades y ayudan a las personas a obtener los artículos críticos que necesitan en esta crisis del coronavirus. “

La salud y la seguridad son nuestra principal prioridad y nuestro enfoque es proteger a los asociados en nuestra red de operaciones con medidas exhaustivas que incluyen la distribución de mascarillas faciales, toallitas desinfectantes, gel antibacterial, así como la implementación de controles de temperatura, la operación con estrictos protocolos de distanciamiento social y el reconocimiento de sus contribuciones con un pago adicional y beneficios“.

Desde a mediados de marzo, las existencias de Amazon han subido un 28%, cuando varios estados de Estados Unidos comenzaran a dar órdenes de refugio, en respuesta a la pandemia del Covid-19. Su capitalización de mercado alcanzó un máximo histórico de 1,200 billones de dólares (bdd) para el 1 de mayo.

En tanto, Amazon escuchó y respondió a las protestas de los trabajadores de almacenes y tecnología con cambios como el aumento temporal de los salarios por 2 dólares por hora, así como la implementación de nuevas medidas de seguridad en sus sitios de distribución.

Sin embargo, “los amazónicos”, como la compañía llama a sus empleados, quieren más, incluido un aumento permanente en los salarios por hora, más transparencia en su informe del Covid-19 y licencia anual por enfermedad pagada.

A pesar del abismo en los pagos y el trato entre los trabajadores de almacenes de Amazon y de tecnología en la actualidad, esto no siempre fue así, dice Costa.

A fines de la década de 1990, los empleados de tecnología con sede en Seattle se apilaban en automóviles, autobuses y aviones para dirigirse a uno de los centros de distribución más grandes de Amazon en Fernley, Nevada, para ayudar a empacar artículos en cajas para abastecer la fiebre navideña.

En ese entonces, los trabajadores tecnológicos “estarían hombro con hombro con los empleados del almacén recogiendo, encajonando, envolviendo regalos y enviando regalos de Navidad. “Jeff Bezos puedo haber estado ahí”, dice Costa (quien no laboraba en Amazon en ese momento, pero escuchó sobre esta tradición navideña).

Cada vez es más difícil imaginar que actualmente Bezos, el hombre más rico del mundo, empaca cajas en cualquier almacén de Amazon. El 9 de abril compartió una publicación de Instagram de su visita a un centro de distribución y un mercado de Whole Foods (En 2017, Amazon compró esta cadena de supermercados por 13,700 mdd), Bezos saludó a distancia a sus empleados.

También lee: Jeff Bezos y otros 9 multimillonarios pierden 26,000 mdd tras caída del mercado

El fundador de Amazon es conocido por terminar cada carta anual de accionistas desde 1997 con la siguiente declaración: “Continúa siendo el Día 1 para la compañía”.

“Jeff Bezos está muy orgulloso de decir que todavía es el Día 1, ese es su mantra”, dice Costa. Sin embargo, con esta nueva ola de desafíos de sus propios empleados, se piensa lo contrario. “Estas son las acciones clásicas de una empresa durante su día 2”, finaliza Costa.

Por: Angel Au-Yeung

 

Siguientes artículos

SpaceX Falcon-9 Rocket And Crew Dragon Capsule Launches From Cape Canaveral Sending Astronauts To The International Space Station
Crónica Visual | SpaceX : inicio de una nueva era espacial
Por

Tras 19 horas de viaje, los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley llegarán a la Estación Espacial Internacion...