Como cualquier persona mayor de 15 años residente de la Ciudad de México, Alejandro, de 32 años de edad, tuvo la oportunidad de recibir su vacuna contra Covid-19 el año pasado, pero no lo hizo. Aun cuando pudo vacunarse después en el primer grupo de rezagados, su duda en torno a la efectividad de las dosis y las posibles reacciones secundarias lo alejaron. Fue hasta que la variante Ómicron enfermó a amigos, familiares y colegas suyos, que optó por acudir a vacunarse.  

“Con el aumento de contagios por Ómicron fue cada vez más común enterarme de conocidos y familiares con síntomas, aunque leves. Eso incrementó mi preocupación de también contagiarme, entonces decidí ir por la vacuna como rezagado porque ante un eventual contagio, lo mejor era que lo enfrentara vacunado”, cuenta Alejandro, quien recibió su primera dosis de AstraZeneca el 18 de enero. “Estamos diariamente expuestos a exageraciones que nos pueden influir miedo”, confiesa.

Lee también: Dan regalos y dinero a empleados en NL para vacunarse contra Covid y 10% no lo hace

No fue el único que pensó así: la acelerada propagación de Ómicron orilló a miles de personas más a vacunarse por primera vez. El director de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) y principal encargado del plan de vacunación en la Ciudad de México, Eduardo Clark García Dobarganes, cuenta a Forbes México que del 5 de enero al 5 de febrero aplicaron 111,000 primeras dosis, mientras que de marzo a diciembre del año pasado fueron 112,000.

“Es muy claro que ha subido el número de rezagados atendidos, sobre todo en personas a las que se les pasó su oportunidad de ponerse la primera y segunda dosis y no lo hizo”, apunta y echa mano de los datos duros para ilustrar: de marzo a diciembre del año pasado aplicaron 328,000 primeras y segundas dosis a rezagados; del 5 de enero al 5 de febrero de este año fueron 262,000. Es decir, en un mes se alcanzó el 80% de las vacunas que se aplicaron en 10 meses del año pasado.

Te recomendamos: 14 de febrero inicia vacunación de refuerzo en personas de 30 a 39 años en CDMX

El funcionario comparte su hipótesis: “cuando nosotros vemos que la gente alrededor de nosotros se contagia o que es sospechosa de Covid, se eleva la probabilidad de que las personas tomen la decisión de vacunarse si no lo han hecho. Y no es la primera vez que lo vemos. El caso más claro de cuando ocurrió esto es cuando llegó la variante Delta en el verano (de 2021)”.

“Antes de que llegara Delta estábamos vacunando al grupo de 30 a 39 años de edad y fue el grupo que en su etapa original fue el más flojo, llegamos a coberturas de 83-85%. Cuando terminó ese grupo fue cuando llegó la variante Delta a la ciudad y pasó lo que estamos viendo en estas últimas semanas, que la gente conocía a cada vez más personas que tenían Covid (y decidían acudir a vacunarse como rezagados)”, explica.

No te pierdas: Demanda por vacuna contra Covid-19 es alta en Latinoamérica: AstraZeneca

La variante Delta en su momento orilló a las personas de 18 a 29 años a asistir casi al 100% por su vacuna y a las de 30 a 39 años y 40 a 49 años “que habían dejado pasar la oportunidad” las motivó a aplicarse la vacuna como rezagados.

“Creemos que está pasando exactamente lo mismo durante enero. Ante una mayor propagación del Covid en la ciudad y nerviosismo de contagiarse, muchas personas que no habían tomado la oportunidad anterior decidieron vacunarse”, señala Clark.

Y va más allá. Estima que entre 5 y 10% de las personas que asistieron durante enero y febrero a vacunarse como rezagados en realidad lo hicieron como refuerzo, pues se habrían vacunado previamente fuera de la ciudad o incluso fuera del país. “Yo creo que algunos de ellos se vacunaron en Estados Unidos o en algún otro lado y vinieron por su primera dosis aplicada en la ciudad (como refuerzo). También es una parte de la historia”.

¿No habrían sido personas que se vacunaron en la ciudad y quisieron adelantar su refuerzo?, se le pregunta y detalla: en menor proporción son personas de la ciudad que se vacunaron en la ciudad y que buscaban su refuerzo “porque sí checamos que su Clave Única de Registro de Población no tenga vacunas previas para poner las primeras dosis de rezagados”.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Después de que concluya la aplicación de la vacuna de refuerzo a personas de 30 a 39 años, que será del 14 al 19 de febrero, y de 18 a 29 años, que podría ser en las primeras semanas de marzo, las personas que hasta ese momento todavía no hayan decidido ponerse su primera o segunda dosis, tendrán opciones permanentes para que lo puedan hacer como rezagados.

“Vamos a tener un plan que permita vacunación de mediano plazo para las personas que se van convenciendo. Será de una manera distinta, no tanto en sedes masivas, pero vamos a dar más detalles de eso yo estimo que en unos 10 días. Pero sí es importante que la gente sepa que si se le va la oportunidad o si se convence después de que terminen las jornadas de vacunación no pasada nada, va a haber más oportunidades, solo con un modelo distinto”, adelanta Clark a Forbes México.

Más información: Austria lanza lotería para alentar a rezagados a vacunarse contra el Covid-19

El encargado del plan de vacunación llamó a la población a entender la importancia de las vacunas y no dejarse llevar por noticias falsas de otras partes del mundo sobre teorías de conspiración de las vacunas y entender que es la mejor estrategia para regresar a la normalidad.

Por su parte, Alejandro admite que aplicarse la vacuna como rezagado fue una decisión correcta: “sentía que los contagios avanzaban muy rápido, nos cercaban de alguna manera. Es mejor estar vacunado y aportar así a que la pandemia se controle más rápido”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Soltec_salida_bolsa_españa
De 12 ofertas para la planta solar de CDMX, solo 2 fueron solventes
Por

Las propuestas para la planta solar de la CDMX que resultaron solventes presentaron ofertas económicas por 25.1 y 25.3 m...