Si bien no es sorpresa que la pandemia de Covid-19 ha cobrado la vida de más de 4,000 médicos y enfermeras que se encontraron al frente de la primera línea de atención, también los estudiantes de medicina y el mismo personal médico han sido afectados por problemas de salud mental como la ansiedad, depresión y estrés postraumático.

“Si bien los estudiantes de medicina no fueron los más afectados, sí fueron de los que tuvimos mayor solicitudes de atención y de alguna u otra manera esto se asociaba en que muchas veces estudiando su especialidad o residencia estaban en servicios de urgencias y tienen más consultas que un médico adscrito. Estas jornadas en ellos siempre han sido de base pero ahora tuvieron que enfrentarse a la pandemia”, explicó Jacqueline Cortés, Presidenta Electa de la Asociación Psiquiátrica Mexicana para Forbes México.

La experta abundó que los médicos enfrentaron dos etapas críticas durante la pandemia: la primera donde el personal médico fue víctima de agresión por parte de la población y posteriormente, cuando se alcanzaron los picos más altos de hospitalización, que provocaron que los médicos experimentaran estrés postraumático por la excesiva carga de trabajo y fallecimientos.

“La primera etapa fue cuando el personal médico pudo haber sido víctima de alguna agresión porque muy al inicio la población por miedo al contagio y falta de información llegó a agredir a los médicos aventándoles café, cloro o no subiéndolos o bien, bajándolos al transporte público”, agregó Cortés.

No te pierdas: Mexicanos cambian de preocupaciones: del Covid a la salud mental

Ante esto, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Asociación Psiquiátrica Mexicana y la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), lanzaron en junio de 2020 un programa de la salud mental: “Nosotros también nos cuidamos”, donde ofrecieron cuatro consultas de 45 minutos al personal de salud, sumando 641 consultas en los 18 meses que tuvo de duración.

“En cuanto a los diagnósticos estos variaron dependiendo de la etapa de la pandemia donde nos encontrábamos; por ejemplo, al principio la sintomatología que se presentaba era ansiedad, trastornos depresivos, duelos complicados y tenía que ver con muchas pérdidas de seres queridos, familiares del personal médico o colaboradores y amigos. Además de los duelos por tener que aislarse de sus familias y no representar un riesgo de contagio”, detalló.

La presidenta Electa de la Asociación Psiquiátrica Mexicana reconoció que aún hay estigma sobre la atención psiquiátrica pero a pesar de ello, 322 profesionales de la salud fueron atendidos por 19 psiquiatras.

“No solamente con que se extendieron las jornadas laborales de los estudiantes de medicina y médicos, sino que tenían que estar cargando con un equipo de protección, tipo astronauta, donde muchas veces no podían ni querían ingerir líquidos para no tener la necesidad de ir al baño, porque sabíamos que uno de los momentos donde tenían más riesgo de poderse contagiar era a la hora de hacer los cambios de ropa“, dijo.

En México, el presupuesto destinado a salud mental es apenas del 2.4 % del total para salud en general, en comparación con los países de ingresos altos donde se posicionan en un 5.1%, además de no contar con regulaciones que impulsen la telemedicina.

“En cuanto a los retos que todavía están por cubrirse son las regulaciones de salud publica que tienen que ver con el manejo de los datos, de la receta electrónica, la forma de poder emitir estas recetas sobre todo, de los medicamentos controlados“, finalizó Cortés.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Combinación de vacunas contra Covid-19 es efectiva, según un estudio
Por

Suecia demostró que la combinación de la vacuna AstraZeneca con las de ARNm como Pfizer y Moderna aumentan la efectivida...