“Es la peor crisis en la historia europea“, dijo la canciller alemana, Angela Merkel, ayer lunes y agregó que, para salir “fortalecidos”, es necesario cooperar. Merkel espera que el hecho de que Alemania y Francia se hayan puesto de acuerdo ayude a los 27 países miembros de la Unión Europea (UE) a tomar una decisión conjunta.

Junto con el presidente francés, Emmanuel Macron, la canciller propuso que unos 500,000 millones de euros del presupuesto comunitario sean destinados a un fondo de reconstrucción. Esto significaría endeudar a la UE.

“Es un cambio estratégico”, señaló Macron y explicó que el dinero será pagado directamente a los países más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.

Consulta y descarga gratis Forbes México en su versión digital

Subvenciones, en lugar de créditos

Ambos mandatarios argumentaron que, así, se cumplirían las demandas de Italia y de otros países del sur de Europa, que quieren evitar seguir endeudándose. Los gobiernos en Madrid y Roma son los que más han alzado la voz para pedir ayudas financieras de fondos europeos. Sin embargo, han pedido casi el doble del monto que proponen Alemania y Francia. Por lo menos, Merkel y Macron ahora les prometen subvenciones, en lugar de créditos. La Comisión Europea estaría a cargo de los detalles.

Los nietos pagarán

El coronacrédito de la UE tendría un plazo de hasta 20 años, dijo la canciller, que habló de un “tiempo muy largo”. Es decir, que los hijos y nietos todavía tendrían que pagar el préstamo europeo.

En un primer paso, se planea aumentar las contribuciones de los países miembros a unos 50 mil millones de euros. En base a ello, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, podría contraer deudas en los mercados financieros por hasta 500,000 millones de euros. Pero una cosa todavía no está clara: y es que los tratados europeos prohíben que las instituciones comunitarias se endeuden. De ahí que se prevén demandas ante los máximos tribunales.

Tanto el presidente francés como la canciller alemana subrayaron la importancia de demostrar que la UE no ha perdido su capacidad de actuación política. Emmanuel Macron criticó que haya personas que estén usando la crisis como excusa para atacar los ideales democráticos y los cimientos de la Unión Europea: “No siempre es fácil, nos enfrentamos a muchas mentiras y ataques. No debemos desistir, debemos correr mayores riesgos”.

Entre escepticismo y reconocimiento

Las primeras reacciones al plan franco-germano en el Parlamento Europeo fueron escépticas. Este organismo había solicitado cuatro veces más, dos billones de euros, para la reconstrucción tras la pandemia del coronavirus. El portavoz presupuestario de Los Verdes, Rasmus Andresen, dijo no estar seguro si Merkel y Macron lograrán obtener el apoyo de los demás países en el Consejo Europeo.

La fracción populista de extrema derecha AfD en el Parlamento Europeo hizo hincapié en el artículo 311 de los tratados europeos que prohíbe un endeudamiento. “Merkel y Macron rompen y tuercen el derecho comunitario”, criticó.

Por su parte, la Comisión Europea saludó el plan franco-germano y dijo que iba en la dirección correcta.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW banner
 

Siguientes artículos

Entrada de Televisa al mercado de telefonía móvil es una ‘adición disruptiva’: The CIU
Por

El reciente anuncio constituye una adición disruptiva en un mercado altamente concentrado, en el que Telcel acumula el 7...