EFE.- Cinco policías estatales fueron asesinados en el municipio de Jerécuaro, en el céntrico estado mexicano de Guanajuato, donde hace unos días tuvo lugar la masacre de 26 jóvenes al interior de un centro de rehabilitación.

Los cinco policías, integrantes de las Fuerzas de Seguridad Publica del Estado, circulaban la mañana de este viernes por la carretera estatal que conecta a los municipios de Apaseo El Alto y Jerécuaro cuando fueron atacados.

A la altura de la comunidad El Chamizal fueron alcanzados por una camioneta color rojo, cuyos tripulantes dispararon contra los agentes de seguridad.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

El saldo del ataque fue de cinco policías muertos y uno más lesionado que se encuentra hospitalizado.

“Tristeza y luto en la corporación. Todo nuestro respaldo y apoyo a las familias de las víctimas””, expresó el secretario de Seguridad Pública de Guanajuato, Alvar Cabeza de Vaca, minutos después del crimen.

Los agresores huyeron en dirección al municipio de Jerécuaro, que forma parte de la zona conocida como Laja-Bajío, punto estratégico que se disputan el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel Santa Rosa de Lima por el robo de hidrocarburo.

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

Este suceso suma un capítulo más en la ola de violencia en Guanajuato, provocada por la lucha entre grupos de la delincuencia organizada, la cual se ha cobrado hasta ahora la vida de 56 policías, de acuerdo con datos de la organización Causa en Comúún.

Guanajuato es el estado donde más agentes de seguridad pública han sido asesinados en México, lugar que mantiene desde el 2018.

También en el número de víctimas de homicidio doloso, Guanajuato es el estado que concentra mayores cifras, con 1.903 casos registrados de enero a mayo, que representan el 13 % de los 14.631 muertos en todo México.

Mujeres poderosas 2020: descarga gratis la edición impresa de Forbes México 

El pasado 20 de junio, policías y militares arrestaron a 26 miembros del Cártel Santa Rosa de Lima en Celaya (Guanajuato), por lo que el líder de la organización, José Antonio Yépez “El Marro” prometió venganza.

Sin embargo, una jueza liberó a los detenidos por falta de pruebas, lo que derivó en reproches entre el Gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador y el Gobierno de Guanajuato.

 

Siguientes artículos

Toshiba está oficialmente fuera del negocio de las computadoras portátiles
Por

Toshiba puso fin a una carrera de 35 años al transferir su participación minoritaria restante en su negocio de computado...