Por Matthew Herper

La ciudad de Nueva York se cuestiona: si la biotecnología es posible en cualquier lado, ¿podrá serlo también aquí?

El gobierno de la ciudad está pidiendo propuestas sobre cómo usar 100 millones de dólares en fondos y terrenos para crear un “hub de ciencias de la vida” con el objetivo de hacer que la ciudad sea competitiva con Boston y San Francisco como un semillero de empresas de biotecnología. El dinero es parte de los 500 millones de dólares (mdd) en recursos que la ciudad destinó para atraer inversión en biotecnología.

“Tenemos instituciones de investigación tan fantásticas aquí que nos pondríamos en contra de cualquiera y argumentaríamos que somos los mejores. Pero un área donde sabemos que no somos los mejores es en la comercialización de las ciencias de la vida”, dice James Patchett, presidente y CEO de la Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York (NYCEDC). “Y, entonces, creemos que hay un momento en el tiempo, ahora mismo, donde si ponemos nuestras cartas sobre la mesa podemos volvernos el líder de este campo”.

PUBLICIDAD

Hay objetivos difíciles: entre 2016 y 2026, la inversión apunta a más de cuadruplicar el espacio de R&D a 1219.2 kilómetros, aumentar los fondos del NIH del 30% a 2,000 mdd, cuadruplicar el monto invertido anualmente en biotecnología de Nueva York a 500 mdd y aumentar el número de trabajos de investigación comercial en un 20% a 20,000.

La competencia: las ciudades donde nació la biotecnología, y donde se ha convertido en una industria dominante. La primera compañía de biotecnología, Genentech, fundada en 1976, se convirtió en el centro de un hub de investigación del sur de San Francisco que ha continuado incluso cuando Roche compró Genentech, y ha incluido casos de éxito como Exelixis, un desarrollador de medicamentos contra el cáncer y nuevas empresas como Denali, centrado en la enfermedad neurológica, y Freenome y Grail, que están tratando de desarrollar el análisis de sangre para detectar el cáncer. Los gigantes biotecnológicos como Gilead y Biomarin están cerca, aún en el área de Silicon Valley.

El área de Boston fue el hogar de la próxima gran biotecnología: Biogen, una gran historia de éxito. En los últimos 20 años, el área de Cambridge, Massachusetts, cerca de Biogen y, no por casualidad, el Instituto de Tecnología de Massachusetts y no lejos de Harvard, se ha convertido en una meca de la biotecnología, hogar de compañías de Alnylam a Sarepta. En 2016, California y Massachusetts contaron aproximadamente 30,000 trabajadores de biotecnología, alrededor de seis veces más que Nueva York.

Harold Varmus, que compartió el Premio Nobel de 1989 por descubrir genes en células animales que pueden provocar cáncer y dirigió los Institutos Nacionales de Salud y el Instituto Nacional del Cáncer, dice que notó la escasez de un sector biotecnológico dinámico cuando asumió la presidencia del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Manhattan en el 2000. Varmus había hecho su ciencia en la Universidad de California, San Francisco, y había perdido la presencia de compañías como Genentech y Chiron.

“Aprecié mucho la forma en que el sector académico y esa parte del sector industrial, la biotecnología contrario a la gran industria farmacéutica, tuvieron una interacción tan productiva”, dice. Los académicos pueden otorgar licencias de ideas a las empresas o incluso crear sus propias empresas. A medida que disminuyan los trabajos académicos para jóvenes científicos y la financiación gubernamental, la industria podría proporcionarlos. Y, si hay muchos investigadores en una ciudad, ¿por qué las empresas no vendrían?, dice. “A la gente le gusta comenzar sus empresas en el lugar donde trabaja”.

Quizás la ciudad de Nueva York no tiene al MIT, Harvard o Stanford. Pero el estado de Nueva York ocupa el tercer lugar en la cantidad total de fondos recibidos del NIH, después de California y Massachusetts. Y la ciudad se ha convertido en un centro denso de investigación médica. Existen centros médicos importantes: el Colegio de Medicina Albert Einstein en el Bronx, el Centro Médico Presbiteriano / Universidad de Columbia de Nueva York, la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai, el Centro Médico Langone NYU y el Hospital para Cirugía Especial. Existen importantes centros de investigación, como la Universidad de Rockefeller, Columbia y la Universidad de Nueva York, sin mencionar el Centro de Biología Estructural de Nueva York y el Centro del Genoma de Nueva York. Un complejo de bienes raíces enfocado en la biotecnología al lado este de Manhattan, llamado el Centro de Ciencias de la Vida de Alejandría, ha dado una prueba temprana de que este ecosistema podría proporcionar una incubadora para las empresas de biotecnología.

Nueva York espera que un nuevo hub central pueda ser un catalizador para llevarlos más lejos, imitando la forma en que una gran inversión de Massachusetts llevó a Cambridge a ser el auge de la biotecnología. ¿Exactamente cómo se verá? Eso no está claro, de ahí surge la solicitud de propuestas.

“La gente cree en la posibilidad de Nueva York”, dice Patchett. “Es el estribillo constante que escuchamos de la gente en la industria, que hay un gran potencial aquí y simplemente no nos hemos dado cuenta”.

 

Siguientes artículos

Bruno Mars fue el triunfador de los Grammys 2018
Por

Mars se quedó con seis Grammys, entre ellos el de canción del año por su sencillo "That's What I Like" -derrotando al éx...