Biogen desarrolla un medicamento que ha mostrado su efectividad en ensayos clínicos para reducir el deterioro de las capacidades cerebrales en pacientes en etapas tempranas y podría llegar al mercado en 2020.

 

Por Matthew Herper

PUBLICIDAD

 

Un tratamiento experimental para el Alzheimer, que está siendo desarrollado por la empresa de biotecnología Biogen Idec, parece haber reducido la velocidad del inexorable declive cognitivo de los pacientes en un estudio preliminar hecho con una pequeña muestra.

El resultado probablemente conducirá a una nueva estrategia para las compañías farmacéuticas: tratar a los pacientes con Alzheimer en una etapa temprana, cuando la enfermedad es leve, y hacer uso de imágenes cerebrales para asegurarse de que cada paciente tenga ya las placas amiloides que ayudan a causar este mal.

Los datos, analizados en un comunicado de prensa, parecen estar a la altura de las expectativas generadas por Biogen al hablar del fármaco en reuniones con inversionistas durante los últimos meses, dicen varios médicos. Pero el reducido tamaño del estudio deja grandes interrogantes sobre si el fármaco, conocido como BIIB037 o Aducanumab, mostrará eficacia en estudios más amplios, donde varios medicamentos similares han fracasado.

Los datos son “convincentemente alentadores”, dice Samuel Gandy, investigador de Alzheimer en la Mount Sinai School of Medicine, quien ha sido escéptico de los medicamentos que, al igual BIIB037, pretendían limpiar las placas de la proteína amiloide en el cerebro. “Estoy dispuesto a suspender mi incredulidad.”

 

Una historia de fracasos

Varios fármacos que buscan hacer una limpieza de amiloides no han podido demostrar beneficios estadísticamente significativos en pruebas grandes. Bapineuzumab, desarrollado por Elan Pharmaceuticals, Pfizer y Johnson & Johnson, fracasó en 2009. Un medicamento similar de Eli Lilly, Solanezumab, fracasó en 2012, aunque Lilly ha presionado con el argumento de que puede trabajar en pacientes cuya enfermedad está en una etapa temprana. Un fármaco de Roche, Gantenerumab, fracasó el año pasado, aunque Roche continúa con Crenezumab , otro limpiador de amiloides.

A pesar de las enormes sumas de dinero que las compañías farmacéuticas aún están dispuestas a invertir en tratamientos para la enfermedad de Alzheimer, los escépticos se han mostrado preocupados porque sus esfuerzos para desarrollar limpiadores de amiloides simplemente comenzaron demasiado tarde, considerando que la enfermedad fue descrita por primera vez por el psiquiatra alemán Alois Alzheimer en 1900.

 

Eliminación de la placa cerebral

Pero los resultados de los primeros 166 pacientes en el primer estudio de Biogen, realizado para dar a la empresa una idea de la dosis correcta a administrar –y para saber si desea continuar con el desarrollo del fármaco en primer lugar–, dan esperanzas.

Por un lado, el fármaco ayudó claramente a eliminar la placa amiloide del cerebro de los pacientes. El estudio utilizó Amyvid de Eli Lilly, un medicamento que hace que los amiloides se iluminen al someter al paciente a una tomografía por emisión de positrones (PET), para monitorear los niveles de la placa en las seis regiones del cerebro. En el placebo, los niveles de placa medidos usando escáneres PET se mostraron prácticamente sin cambios.

En la dosis más baja, donde los pacientes recibieron 1 miligramo de BIIB037 por kilogramo de peso corporal, la medida de amiloide se redujo en 0.03, un dato no significativo. En el grupo que recibió 3 mg/kg, disminuyó 0.087, significativo. En 6 mg/kg, disminuyó 0.143, y en 10 mg/kg, se redujo en 0.205. Eso es lo que se conoce como una respuesta a la dosis: a mayor dosis del fármaco, mayor eliminación de la placa.

 

Mejores resultados

Lo que es más emocionante –y lo que los inversionistas y científicos discuten– es que también parece haber una respuesta a la dosis en las pruebas de lo bien que funcionaban las mentes de los pacientes.

En una prueba, el Mini Examen de Estado Mental, la puntuación del grupo placebo empeoró en 3.14 puntos en un año. El descenso fue de 2.21 en el grupo de 1 mg/kg, 0.75 en el de 3 mg/kg; y 0.58 en el de 10 mg/kg. Los resultados del grupo de 6 mg/kg aún no están listos. Estos resultados fueron estadísticamente significativos.

La tendencia fue similar en la Clasificación de Escala Clínica de Demencia. El grupo del placebo disminuyó en 2.04 puntos, el grupo de 1 mg/kg, 1.7; el de 3 mg/kg en 1.33, y el de 10 mg/kg, en 0.59. Sólo la diferencia entre el grupo de 10 mg/kg y el  placebo fue estadísticamente significativa.

Incluso en un pequeño estudio ese patrón da la esperanza de que el fármaco podría ser eficaz en el futuro. Biogen señala que éste es el primer medicamento en reducir la placa y el deterioro cognitivo en pacientes con enfermedad de Alzheimer leve.

 

Números pequeños, grandes dudas

El problema con esta historia optimista es que, una vez que se llega a los grupos de dosis individuales, fue tratado sólo un pequeño número de pacientes. Había 40 pacientes evaluables en el grupo placebo, 31 en el grupo de 1 mg/kg, 33 en el grupo de 3 mg/kg, 32 en el grupo de 10 mg/kg, y 30 en el grupo 6 mg/kg.

“Yo personalmente no meto las manos al fuego por los resultados clínicos, porque el tamaño de la muestra es muy pequeño”, dice Lon S. Schneider, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California. Él señala que simplemente añadir o restar algunos pacientes al grupo placebo podría cambiar significativamente el resultado. Otro problema es que los 40 pacientes en el grupo placebo no fueron realmente tratados en paralelo a los otros grupos (por ejemplo, el grupo de 6 mg/kg inició más tarde), lo que podría dar lugar a diferencias.

Schneider aún piensa que estos datos justifican la decisión de Biogen de seguir adelante con el estudio del BIIB037 en ensayos más amplios, en que los analistas de Wall Street predicen podría llegar al mercado en 2020.

 

Hinchazón del cerebro y dolores de cabeza

Se produjeron dolores de cabeza en 22% de los pacientes que recibieron BIIB037, frente a 5% de los pacientes tratados con placebo.

Pero hubo un efecto secundario más grave (y probablemente relacionado): anomalías de imágenes relacionadas con el amiloide (ARIA), que pueden incluir edema o hinchazón del cerebro.

El edema fue más probable en pacientes que portan una variante del gen APOE4, que aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer en una persona. Estos pacientes eran dos terceras partes de la población de pacientes, dice Biogen. El edema se reportó en 5% de los pacientes APOE4 en los grupos de 1 y 3 mg/kg; en el 43% de los del grupo de 6 mg/kg, y en 55% de los del grupo de 10 mg/kg.

Sí, para enfatizar el dato: más de la mitad de los pacientes APOE4 tenían algún grado de edema en el grupo de dosis más alta. En aquellos sin el gen APOE4, el edema fue visto en 9%, 11% y 17% de los grupos de 3, 6, y 10 mg/kg.

Gandy dijo que el edema probablemente podría manejarse; Schneider quiere ver más datos. Ambos coincidieron en que el edema podría hacer difícil el uso de la dosis más alta en estudios futuros. Biogen dijo que era demasiado pronto para hablar de cuál es la dosis que utilizará en sus estudios más amplios, ya que tiene que hablar con los reguladores.

 

Escogiendo a los pacientes adecuados

Si el fármaco de Biogen funciona donde otros medicamentos han fallado, podría ser porque la empresa tiene un mejor producto… o porque hizo un mejor trabajo escogiendo a los pacientes para su estudio.

Al Sandrock, vicepresidente senior y director médico de Biogen, dice que el BIIB037 fue creado mediante la búsqueda de anticuerpos en pacientes que sobrevivieron a la vejez sin contraer Alzheimer. Estos pacientes tenían anticuerpos antiamiloides, y uno de éstos fue convertido en un fármaco.

Pero este estudio también se enfocó en el tratamiento temprano, cuando los pacientes apenas comienzan a notar el deterioro cognitivo, y en asegurarse de que los pacientes tuvieran la placa amiloide en sus cerebros. Sandrock dice que 30% de los pacientes fue rechazado del estudio porque no tenía acumulación visible de amiloide en las exploraciones de PET.

En general, los inversionistas han sido escépticos de que los medicamentos limpiadores de amiloides prueben su efectividad en ensayos clínicos. En una nota a los inversionistas, el analista de Bernstein Research Timothy Anderson escribió que los inversionistas prevén sólo una probabilidad de 25% de que el fármaco llegue al mercado y pronosticó que el analista no prevé ingresos para él. Los resultados de Biogen Idec parecen demasiado buenos para ser verdad, pero eso es, en parte, porque hasta ahora las probabilidades para desarrollar con éxito un tratamiento para el Alzheimer basado en limpiadores de amiloides han sido tan sombrías.

 

Siguientes artículos

¿Quieres ganar estatus? Finge que no estás interesado en él
Por

Todos buscamos mejorar nuestra posición en la jerarquía social, pero manifestar abiertamente nuestras ambiciones tiene u...