Reuters.- Apple es conocido por mantener en privado lo que sucede en sus laboratorios. Pero el fabricante del iPhone esta vez ha decidido compartir abiertamente los trabajos en su nuevo laboratorio situado en Austin, Texas.

La compañía dijo este jueves que abrirá un laboratorio de «recuperación de materiales» para investigar nuevas técnicas usando robots y maquinaria avanzada que desarma sus dispositivos y recupera componentes valiosos de cobre, aluminio y cobalto.

El laboratorio de 800 metros cuadrados se encontrará en la misma planta de Austin que «Daisy», el robot fabricado por Apple Inc que ahora puede desmantelar iPhones a un ritmo de 1.2 millones de aparatos por año.

El centro es parte de un plan de Apple para fabricar todos sus productos a partir de materiales reciclables. La firma estadounidense no ha establecido la fecha en la que espera cumplir con ese objetivo, aunque algunos productos como el MacBook Air ya cuentan con aluminio elaborado a partir de iPhones desactivados y vendidos a Apple.

Lisa Jackson, vicepresidenta de la iniciativas de medioambiente y sociales de Apple, dijo a Reuters que el departamento informará cómo la compañía diseña sus productos.

«Creo absolutamente que todo lo que aprendamos será para Apple y espero que para todo nuestro sector, y por supuesto que influenciará en los diseñadores e ingenieros a medida que vayamos avanzando», dijo Jackson en una entrevista.

Apple ha enfrentado fuertes críticas en el pasado porque sus diseños de productos ligeros y delgados dificultan el desmantelamiento de los dispositivos y su posterior reciclaje.

Kyle Wiens, presidente ejecutivo iFixit, que provee instrucciones gratuitas de reparación para dispositivos electrónicos, dijo que Apple merecía al menos el crédito por querer fabricar iPhones con una capacidad razonable de reciclaje, aunque otros productos de la firma son económicamente inviables en la recuperación de materiales.

El jueves, Apple también dijo que los materiales recuperados por el robot Daisy podrían ser usados en nuevos productos. Por ejemplo, las baterías rescatadas serán enviadas a recicladores para reusar el cobalto.

«El cobalto es extraído en condiciones horribles», dijo Wiens de iFixt. «En general, es positivo reducir el consumo de cobalto», aseveró.

 

Siguientes artículos

México sigue siendo interesante para invertir en energías renovables: Enel
Por

A partir de la Reforma Energética, la compañía italiana proyectó un desembolso de 1,900 mdd hacia 2020.