La compañía automotriz espera que las ventas mundiales de los coches pequeños y de bajo costo aumenten un 35% entre 2012 y 2017, superando un alza del 12% esperada para la industria en general.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

Ford Motor Co lanzará el año próximo un auto pequeño apuntando a los mercados emergentes, en lo que será la prueba más difícil para la estrategia del presidente ejecutivo de la automotriz, Alan Mulally, de fabricar modelos “globales” que pueden venderse en países de todo el mundo.

Importantes ejecutivos de Ford, entre ellos el presidente Bill Ford, estuvieron presentes el miércoles en la planta Camacari en Brasil, donde presentaron una versión global compacta del Ka con cuatro puertas, para cinco pasajeros, que será introducido en Brasil el año que viene.

Eventualmente, Ford colocará la versión global del Ka en otros mercados emergentes, incluyendo a China, donde más familias disponen de los recursos necesarios para comprar su primer vehículo.

El Ka compacto es el vehículo más pequeño y barato de Ford que atravesará una revisión global para competir en lo que la empresa define como el segmento “sub-B”. La segunda automotriz más grande de Estados Unidos ha tenido problemas para generar dinero en ese mercado, que se encuentra en medio de un crecimiento significativo y una creciente competencia.

“Estos vehículos son realmente importantes para nosotros a nivel global, para movernos a zonas de negocios donde históricamente no tuvimos buena participación y no ganamos dinero”, dijo Joe Hinrichs, quien encabeza las operaciones de Ford en Norteamérica y Sudamérica.

“Para crecer, especialmente en los crecientes mercados emergentes que hay alrededor del mundo, hay que tener este auto familiar en el nivel básico”, agregó.

Ford espera que las ventas mundiales de los coches pequeños y de bajo costo aumenten un 35% entre 2012 y 2017, superando un alza del 12% esperada para la industria en general. Ford dijo que el 44% del mercado de autos “sub-B” estará en el sur de Asia y Sudamérica.

El Ka global, que comparte componentes y un revestimiento con el Fiesta y la EcoSport, representa la última prueba para el plan “One Ford” del presidente ejecutivo Mulally.

Esta estrategia apunta a reducir los costos de la empresa mediante el desarrollo de modelos que puedan ser vendidos en todo el mundo, con algunas modificaciones para mercados locales. El plan evoca lo sucedido con el modelo T de Henry Ford, que fue exportado a todo el mundo en 1913.

Entre los mercados automotrices más destacados, Brasil es el cuarto más grande del mundo. La italiana Fiat SpA, la alemana Volkswagen AG, y las estadounidenses General Motors Co y Ford venden más del 70% de sus vehículos nuevos en ese mercado.

 

Siguientes artículos

Samsung espera duplicar sus ventas de smartphones en África
Por

A finales del 2012, la penetración de teléfonos en el África subsahariana era del 4%, frente a la media global del 17%,...