El presupuesto favorece un enfoque más pronunciado en la disminución de la pobreza; además  propone expandir el programa para cubrir a 13.5 millones de personas que no tienen hijos.

 

 Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hoy propondrá  extender las exenciones impositivas y los programas de capacitación para trabajadores en un presupuesto que destaca una visión opuesta a la de los republicanos, quienes favorecen un menor rol del Gobierno en la promoción de la movilidad social.

PUBLICIDAD

El presupuesto contemplado para el año fiscal 2015, que comenzará a regir el 1 de octubre, también creará cuentas automáticas de jubilación, conocidas como IRAs, para cerca de 13 millones de trabajadores.

Aunque el plan tiene pocas probabilidades de ser promulgado, destaca las prioridades políticas de Obama antes de las elecciones del Congreso en noviembre, cuando los demócratas esperarán mantener el control del Senado y los republicanos expandir su mayoría en la Cámara de Representantes.

El presupuesto señala un alejamiento del énfasis del año pasado en la reducción del déficit, para favorecer un enfoque más pronunciado en la disminución de la pobreza.

Es probable que el debate sobre la controvertida reforma al sistema de salud de Obama figure en forma significativa en las elecciones, pero también predominarán la reducción de la pobreza y la lenta recuperación tras la recesión del 2007 al 2009.

El presidente del comité presupuestario de la Cámara de Representantes, Paul Ryan -un posible aspirante presidencial republicano para el 2016- afirmó en un reporte que el Gobierno apenas logró algo en la lucha contra la pobreza en los últimos 50 años, pese a realizar grandes gastos.

Y aunque no están de acuerdo sobre el papel del Gobierno en la reducción de la pobreza, Ryan y Obama comparten el respaldo para la exención tributaria sobre la renta, una medida contra la pobreza que tiene como objetivo alentar a los estadounidenses con bajos ingresos a que trabajen.

El presupuesto de Obama propone además expandir el programa para cubrir a 13.5 millones de personas que no tienen hijos. También hará que el programa esté disponible para trabajadores más jóvenes que actualmente no puedan optar a él, afirmó la Casa Blanca.

La expansión, que costaría unos 60,000 millones de dólares, sería financiada mediante el cierre de resquicios como la exención tributaria sobre ganancias de inversionistas acaudalados que gestionan fondos privados y de otra índole.

El presupuesto de la Casa Blanca también pone énfasis en los ahorros para jubilación y propone crear cuentas automáticas de retiro individual para quienes no tienen acceso a planes de ahorro patrocinados por sus empleadores.

“Cerca de 13 millones de trabajadores comenzarían a contribuir a ahorros para jubilación (…) como resultado de esta propuesta”, afirmó la Casa Blanca.

 

Siguientes artículos

Apple anuncia el retiro de su director de finanzas
Por

El liderazgo y experiencia de Peter Oppenheimer fueron factores fundamentales para el éxito de Apple, aseguró Tim Cook,...