La propuesta del mandatario estadounidense, que busca ayudar a cinco millones de trabajadores, tuvo excelente recibimiento entre los demócratas, a pesar de que grupos industriales señalan que las empresas descenderán a algunos gerentes y potencialmente bajarán salarios.

 

Reuters

La administración de Barack Obama reveló el martes los detalles de una propuesta largamente esperada que podría otorgar a cinco millones de trabajadores estadounidenses el derecho a cobrar horas extras, aunque muchos empresarios señalan que eso los obligaría a recortar jornadas y salarios.

Según la propuesta, el ingreso máximo que un trabajador asalariado podría ganar y aún así recibir pago obligatorio por sus horas extras aumentaría a 50,440 dólares desde 23,660 dólares anuales, lo que implica el primer cambio significativo en cuatro décadas.

El secretario de Trabajo de Estados Unidos, Thomas Perez, dijo que millones de empleados ganarían un estimado de 1,300 millones de dólares en pagos adicionales anuales.

Otros trabajarían menos horas por la misma cantidad de dinero, y muchos empresarios crearían nuevos puestos de medio tiempo para zanjar la brecha, según agregó el funcionario.

“Al actualizar el umbral salarial para mantenerlo a ritmo con la inflación y el crecimiento de los salarios, esta propuesta previene ante una futura erosión de la protección de las horas extras mientras brinda certidumbre a los empresarios”, dijo Perez durante una conferencia de prensa telefónica.

La propuesta afectaría a casi todas las áreas de la economía estadounidense, con mayor impacto en los sectores minorista, hotelero y gastronómico.

Grupos industriales señalan que, como consecuencia, las empresas recortarán las horas a los trabajadores, descenderán a algunos gerentes y potencialmente bajarán salarios.

“Simplemente no hay una fuente mágica de dinero que le permita a los empleadores pagar más sólo porque el Gobierno lo dice”, dijo David French, vicepresidente de la Federación Nacional de Minoristas.

La propuesta tuvo excelente recibimiento entre grupos de izquierda y demócratas, incluida la candidata presidencial Hillary Clinton, quien vía Twitter la calificó como “un avance para nuestra economía y los trabajadores de toda la nación”.

La medida también indexaría el umbral de ingreso para que todos los trabajadores en el 40% inferior de la escala de asalariados reciban el pago de horas extras. El actual límite no incluye ni siquiera al 10% de menor ingreso, según el Departamento de Trabajo.

Obama anunció primero la medida en el sitio web de Huffington Post el lunes por la noche. La publicación formal de la propuesta, esperada para el jueves, abrirá un período de evaluación pública de 60 días. La norma tendría efecto desde el año próximo.

 

Siguientes artículos

¿Por qué el outsourcing sigue siendo tendencia en el sector financiero?
Por

Las empresas que brindan outsourcing pueden garantizar que la información esté almacenada de una manera que permita real...