Al mismo tiempo,  republicanos expresaron su preocupación de que Obama se niegue a negociar temas fiscales, incluso si aprueban sin condiciones una extensión en el límite de endeudamiento.

 

Reuters

WASHINGTON – El presidente estadounidense Barack Obama  está dispuesto a analizar una propuesta de legisladores republicanos para ampliar por seis semanas el límite de endeudamiento público, pero insistió en que también debe acabar una parálisis parcial del Gobierno que ya se extiende por 10 días, dijo el jueves un funcionario de la Casa Blanca.

PUBLICIDAD

La Casa Blanca no rechazó inmediatamente, pero reaccionó cautamente, al plan que el jefe republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, presentó a miembros de su partido antes de una reunión que tendrán en la jornada con Obama.

El funcionario, que habló a condición de anonimato, insistió en que Obama no se avendrá a negociar el límite de deuda, uno de los objetivos fundamentales de los conservadores republicanos de la Cámara.

“Si bien estamos dispuestos a considerar cualquier propuesta que permita que el Congreso avance para terminar con esta crisis provocada, no permitiremos que un sector de los republicanos de la Cámara mantenga de rehén a la economía por sus demandas políticas extremas y extrañas”, dijo.

Al mismo tiempo, republicanos de la Cámara de Representantes expresaron preocupación de que Obama se niegue a negociar temas fiscales, incluso si aprueban sin condiciones una extensión de seis semanas en el límite de endeudamiento.

“Hay mucha preocupación por parte de los miembros de todas las partes” sobre la nueva propuesta para incrementar por corto plazo el límite de endeudamiento, dijo un asesor de los republicanos.

 

Siguientes artículos

Sector construcción: ¿la maldición del primer año?
Por

El gasto público empuja el crecimiento económico antes de los comicios, pero también incide en la contracción económica...