Odiamos ser aguafiestas, pero, ¿habías notado que entramos en el último tramo del año? A poco más de dos meses de terminar 2017, es el momento perfecto para evaluar si tu plan de carrera va conforme a lo trazado, o hay alguna corrección que puedas hacer.

Mucho puede haber cambiado en el camino desde entonces; desde tus prioridades o las tareas que disfrutas hacer en tu día a día.

Así, es tiempo de pensar acerca de las metas profesionales que pensaste a inicios de año de hacer una revisión de tu despeño, recomienda la firma de reclutamiento Hays.

Si no lo has hecho ya, te proponemos 6 pasos para repensar tus metas profesionales.

PUBLICIDAD

1. Reflexiona sobre lo que has logrado: Ahora que tienes una idea en mente, piensa sobre lo que has alcanzado en el pasado y si es propicio para tu plan de carrera, así como los objetivos establecidos en tu última revisión de desempeño. Considera aspectos como:

  • Objetivos tangibles cumplidos
  • Habilidades y conocimientos aprendidos
  • Cursos, entrenamientos y calificaciones completadas
  • Nuevas responsabilidades asumidas
  • Nuevas relaciones desarrolladas entre tú y las partes interesadas internas / externas
  • Ocasiones en las cuales te hayas salido de tu zona de confort dentro de la organización
  • Comentarios positivos de tus colegas o clientes

2. Documenta estos logros: Es muy importante que estés continuamente actualizando cualquier progreso formal en tu carrera puesto en marcha por tu gerente o por ti, tanto en tu CV como en perfiles de la red como LinkedIn o Xing. Haciendo esto, aseguras que no olvidarás tus logros.

3. ¡Reconoce tus triunfos!: Brindarte un momento de reconocimiento acerca de los frutos de tu trabajo puede hacer maravillas para la motivación propia. Cualquier victoria, sin importar cuán grande o pequeña, vela como una prueba viviente de que el trabajo duro te acerca a tus objetivos. A veces, durante el ajetreo y el bullicio de la vida laboral, nos olvidamos de darnos el debido crédito por nuestros logros o darnos un receso de recompensa.

4. Piensa en mantener este impulso: Tan importante como reconocer y celebrar tus logros, es no perder el impulso así que luego de haberte dado unas palmaditas en la espalda, piensa como construir sobre estos logros. Evalúa todo lo que has logrado en el último año con más detalle y considera: ¿Qué fue en particular lo que hiciste bien o diferente para alcanzar tu meta? Más importante aún ¿cómo puedes aprovechar cada logro y acercarte aún más a la siguiente etapa de tu plan profesional?

5. Piensa en lo que puedes mejorar: Ahora es tiempo de pensar acerca de lo que no fue tan bien. Más allá de los objetivos planteados el año pasado, ¿Cuál no lograste alcanzar? Es tiempo de considerar el por qué y tratar de entender la lección de modo que puedas mejorar ese punto para el próximo año. Igualmente deberías hacer una retroalimentación con tu jefe, antes de sentarte con todo el equipo, y prepara soluciones para proponerlas durante la reunión.

Por ejemplo, si tu carga de trabajo el año pasado fue muy pesada y no te diste suficiente tiempo para pensar en tu plan y lo que tenías que hacer día a día para lograr los objetivos, puedes revisar cuan eficiente es tu habilidad para gestionar el tiempo, y toma las medidas necesarias para mejorar tus niveles de productividad, y tal vez, utiliza algunos cursos de manejo del tiempo.

6. Establece tus metas del próximo año: Ya que has tomado un tiempo para la introspección, puedes tomar las lecciones aprendidas y darles forma a las metas profesionales del próximo año, de los errores que evitarás, de los logros que puedes construir y añadir. Establécete objetivos claros, ambiciosos, basados en el progreso que has alcanzado previamente, y planeas compartir y conversar con tu jefe durante la reunión.

También deberías pensar acerca de los medios que necesitarás para alcanzar y desarrollar mejor tus metas, bien sea mayor soporte de los miembros del equipo, algunas herramientas como un nuevo software para tu computadora o cursos. Ten a la mano varias opciones para presentarlas a tu jefe

Finalmente, buena suerte. Si te has preparado bien y has seguido estos consejos, entonces tu jefe puede apoyarte en conseguir tus metas profesionales. Si hay algunos objetivos en los que no pueden ayudarte, averigua el por qué. Puede ser que consideren que no estás listo para alcanzar este objetivo todavía, y si este es el caso, necesitas escuchar cuidadosamente sus consejos y tomarlos en cuenta. Tal vez el problema es de recursos, por no tener suficiente o tener el presupuesto muy justo. Si este es el caso, sopesa tus opciones y considera si debes encontrar un ambiente que pueda aportarte en tus metas de carrera.

También puedes leer: 1 de cada 5 profesionistas en México, sin prestaciones de ley

 

Siguientes artículos

Dekids-niño-tecnología
La ‘escuela’ donde los niños incuban sus startups
Por

Al final del programa, los niños realizan la presentación de su proyecto como si lo vendieran a inversionistas.