Lo lamentamos, el enfoque de hacer muchas cosas a la vez y ser más productivo fracasó miserablemente. Aceptémoslo: concentrarnos nos ayuda a hacer mejor las cosas.

 

Por Jacquelyn Smith

 

PUBLICIDAD

Cuando me senté a escribir este artículo recibí tres mensajes de correo electrónico, el teléfono sonó dos veces, y un colega se detuvo en mi cubículo para hacer una pregunta, todo, dentro del primer minuto. No me perturba, porque, como la mayoría de la gente, me he acostumbrado a hacer malabares con varias tareas a la vez, sin embargo, lo más probable es mi trabajo resienta cuando divido mi atención. Por lo tanto, con el fin de proporcionar a mis fieles lectores una mejor lectura del material –y para fines experimentales–he silenciado el teléfono, desactivado las alertas de correo electrónico, desconectado la conexión a Internet y apagado mi iPhone.

Muchos trabajadores dominaron el arte del multitasking (realizar varias tareas a la vez) durante la recesión, cuando se esperaba que los empleados hicieran más con menos. La gente cree que eso les ahorra tiempo y energía, y como vivimos en una cultura donde estar ocupado es a menudo visto como admirable y una prueba de que tenemos éxito, la gente con frecuencia hace alarde de sus habilidades multitarea como algo de lo cual sentirse orgulloso, dice Lindsey Pollak, una experta en carreras y autora de Getting from College to Carrer.

El multitasking es necesario y muy beneficioso en ocasiones, e incluso podría darte halagos de tu jefe por hacerlo en el trabajo, pero la verdad es que dividir tu atención entre varias cosas puede evitar que enfoques el tiempo y atención necesarios para hacer un excelente trabajo, y puede hacerte más susceptible a errores. “También consume más tiempo y energía de lo que uno podría pensar”, agrega Pollak.

Cuando tienes que participar en una conversación importante, tomar una decisión relevante o terminar un gran proyecto, necesitarás enfocarte exclusivamente en esa tarea. Eso se llama unitasking, y muchos no saben cómo hacerlo.

“En la economía actual es importante ser capaz de usar muchos sombreros, pero no siempre al mismo tiempo”, dice Teri Hockett , directora ejecutiva de What’s for Work?, un sitio de carreras para mujeres. “Sí , el multitasking es generalmente una habilidad valiosa cuando se entrevista a un candidato o se evalúa aun empleado. Sin embargo, la capacidad de determinar la necesidad del unitask y asignar la cantidad adecuada de tiempo es una habilidad mucho más valiosa”.

Andy Teach, autor de From Graduation to Corporation, y conductor del canal de YouTube FromGradToCorp, cree que el unitasking se ha convertido en un arte perdido. “Estamos tan acostumbrados a la multitarea que es posible que hayamos olvidado cómo hacer una sola tarea a la vez de forma correcta. Los empleados simplemente no tienen suficiente práctica en ello”, dice. Pollak cree que resulta especialmente difícil para los jóvenes profesionales, o millennials, que siempre han sido bombardeados con la tecnología.

“El unitasking es difícil de hacer ya que tienes que mantenerte en sintonía de forma permanente a pesar de la interferencia, pero, cuando lo logras, te conduce a una mayor productividad”, dice Marjie Terry, vicepresidente de desarrollo de negocios y servicio al cliente en Great on the Job. “A menos que estés trabajando en una cabaña en medio del bosque donde no haya Internet ni recepción de celular, es probable que tengas problemas para permanecer concentrado en una sola tarea.”

Pollak dice que la gente cree que es más importante ser capaz de enfrentar al multitask que el unitask, “pero son igualmente relevantes”, concluye . “Es absolutamente importante saber cómo hacer una sola tarea porque algunos proyectos y decisiones requieren un pensamiento profundo ininterrumpido. Si no puede hacerlo, podrías tomar una buena decisión bien o hacer bien un trabajo, pero si realmente puedes enfocarte en una cosa, es más probable que lo hagas muy bien.”

Hockett está de acuerdo. Ella dice que la concentración y energía indivisibles conducen a la mejor solución posible a un problema determinado. “Cuando un proyecto llega a una fase crítica, o a su fecha límite, donde nada más importa sino la tarea en cuestión, quiero estar rodeado de personas que reconocen y entienden que su atención completa –o unitasking– es de suma importancia.”

Pero, ¿cómo tener éxito en el unitasking?

Teach dice que la concentración es fundamental. “En los viejos tiempos antes de que surgiera el GPS , si estabas manejando y te perdías y tenías que mirar un mapa, lo primero que hacías era apagar la radio para poder concentrarte”, dice. “Para hacer unitasking de forma exitosa, tienes que hacer lo mismo: eliminar las distracciones externas.”

Hockett está de acuerdo. Piensa en el refrán ‘Aprendiz de todo, maestro de nada.’ “Al alentar a los empleados al unitasking, estamos animando a desarrollar el dominio de algo, haciendo que ellos mismos y la empresa sean más valiosos en el mercado.”

He aquí algunos consejos adicionales de los expertos:

1. Programa tiempo para el unitasking. Es probable que pases la mayor parte de tu día en modo multitarea, pero si sabes que tiene una nota importante que escribir o una gran decisión que tomar, programa tiempo en tu agenda para dedicarle toda tu atención a esa tarea.

2. Asigna una cantidad específica de tiempo. “Hay algo que da miedo de tener que enfocarse, pero si le das una cantidad fija de tiempo, como 10 minutos, puedes hacerlo  menos aterrador”, aconseja Pollak. No siempre es posible pasar horas o un día entero en una tarea, pero si requiere de mucho tiempo y atención, y es tan importante, entonces debes intentarlo. Determina la cantidad de tiempo que deseas dedicar a una sola tarea y prueba, añade Terry.

3. Elije el momento adecuado del día para el unitasking. “No decidas hacerlo durante el momento más ocupado, como la primera hora de la jornada de trabajo”, recomienda Pollak. Elige un momento en que tendrás la menor cantidad de distracciones posible, o trabaja en ello durante el fin de semana. “A veces puedes completar un domingo en una sola hora una tarea que te tomaría todo un día en la oficina”, dice ella.

4. Cierra la puerta si tienes una oficina y/o pega un aviso de ‘no molestar’. No lo hagas con demasiada frecuencia, podrías dar la impresión de ser antisocial o de ser incapaz de hacer frente a las distracciones, dice Pollak. Pero si lo haces de vez en cuando, cuando realmente necesites concentrarte en algo durante 15 minutos o una hora, probablemente tus compañeros será respetuosos y comprensivos.

5. Si no tienes una oficina y estás en un espacio de trabajo abierto, como un cubículo, pide a tus colegas que te den un tiempo para concentrarte en la tarea en cuestión colocando un cartel en tu cubículo, enviándoles un correo electrónico o informándoles verbalmente sobre la situación. Una vez más, no debes hacer de esto un hábito, ya que no querrás que tus compañeros de trabajo crean que eres inalcanzable o inaccesible.

6. Si tu lugar de trabajo es ruidoso y lleno de distracciones sonoras (como teléfonos sonando , gente hablando y televisores de alta) considera la opción de buscar un espacio de trabajo alternativo. Ve a un parque, cafetería cercana o biblioteca donde te puedas concentrar con menos distracciones, dice Hockett. “Si la tarea que estamos tratando de lograr no requiere que estemos en línea, elige un lugar sin Internet , o donde haya que pagar por él”, sugiere Pollak.

7. Si te quedas en el trabajo, limpia tu escritorio. Si está desordenado y ocurre que le echas un vistazo a algún papel o un post-it con un recordatorio, podrías tener la tentación de enfocar parte de tu atención en esas cosas.

8. ¡Desconéctate! Esto es muy difícil para la mayoría de los trabajadores, y resultará imposible para algunos, pero si se puedes, apaga el teléfono y cierra el email mientras estás en modo unitasking.

9. Si no te puedes desconectar por completo, al menos, silencia tus dispositivos y deshabilitar las notificaciones. “Hay sitios web que puedes visitar que te permiten desconectarte de Internet por un periodo de tiempo”, dice Pollak . “Si encuentras que Internet te distrae constantemente, eso podría ser una buena solución para ti.”

10. Si estás en una llamada importante o necesitas despejar tu mente, gira tu silla para mirar a una pared o la puerta. “¡Estoy haciendo eso ahora mismo!”, dice Pollak. “Es la única manera en que puedo evitar que me dé por consultar el correo electrónico mientras estoy hablando contigo.”

 

Siguientes artículos

La reforma fiscal ‘amenaza’ la estabilidad macro
Por

Abrir la puerta al déficit sin tener certeza en los niveles de ingresos tributarios podría implicar un retroceso en la e...