La epidemia del virus del ébola en Africa Occidental ha provocado la muerte de al menos 1,013 de las más de 1,848 personas infectadas.

 

Reuters 

LONDRES/GINEBRA – Una comisión de expertos de la Organización Mundial de la Salud dijo que era ético ofrecer medicamentos o vacunas no probados como tratamiento potencial o preventivo ante el brote mortal del ébola en África Occidental, pero advirtió que los suministros serán limitados.

PUBLICIDAD

El organismo de Naciones Unidas dijo que la provisión de medicamentos experimentales requería del “consentimiento informado, la libertad de elección, la confidencialidad, el respeto a la persona, la preservación de la dignidad y la implicación de la comunidad”.

Los medicamentos deberían también ser testeados adecuadamente en los mejores estudios clínicos posibles, agregó.

La epidemia del virus del ébola en Africa Occidental -la mayor y más letal de la historia hasta el momento- ha provocado la muerte de al menos 1,013 de las más de 1,848 personas infectadas en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria. La OMS la ha declarado una emergencia sanitaria.

“Los brotes de ébola pueden contenerse usando las intervenciones disponibles, como una detección y aislamiento temprano, el rastreo del contacto y la vigilancia, y la adherencia a procedimientos rigurosos de control de la infección”, dijo el comité en un comunicado.

“Sin embargo, el tratamiento específico o vacuna sería un potente activo contra el virus”, añadió.

La comisión se reunió para discutir si era posible administrar los medicamentos experimentales y las vacunas que se están desarrollando contra el ébola, pese a no haber sido probadas plenamente ni contar con licencia.

“Un número de intervenciones han pasado por el laboratorio y fases de desarrollo en estudios en animales”, indicó en un comunicado emitido por la OMS.

El panel dijo que era posible que las llamadas pruebas “por primera vez en humanos” fueran realizadas en los próximos dos a cuatro meses, pero advirtió que incluso después de eso y si las pruebas fueran exitosas, las provisiones serían limitadas.

“Es (…) probable que el número de dosis disponibles para mayores estudios y/o para su utilización a partir de finales de 2014 seguirá siendo insuficiente para cumplir con la demanda”, informó el comunicado.

La reunión fue convocada tras la administración de un medicamento experimental llamado ZMapp, realizado por la compañía biotecnológica estadounidense Mapp Biopharmaceutical, a dos trabajadores sanitarios estadounidenses infectados con ébola en Liberia.

 

Ese mismo medicamento se le estaba administrando al sacerdote español Miguel Pajares, que falleció el martes en Madrid, donde había sido trasladado desde Liberia para ser tratado del virus infeccioso.

 

Siguientes artículos

Aperturas de empleos en EU llegan en junio a máximos de más de 13 años
Por

La aperturas de puestos de trabajo aumentaron a una cifra desestacionalizada de 4.67 millones, la mayor desde febrero de...