La jefa del organismo defendió el derecho a que las naciones deban ser libres en sus comunicaciones, pues violar esa disposición podría impactar negativamente en los derechos humanos.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

GINEBRA – La jefa de derechos humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, emitió el viernes sus primeros comentarios sobre el caso de Edward Snowden, al decir que las personas debían contar con garantías de que sus comunicaciones no están bajo escrutinio y pedir a todos los países que respeten el derecho de buscar asilo.

“Aunque las preocupaciones sobre la seguridad nacional y la actividad criminal podrían justificar el uso excepcional y limitado de programas de vigilancia, esta actividad de hecho podría impactar negativamente en el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales sin las salvaguardas apropiadas para protegerlos”, sostuvo.

 

 

Siguientes artículos

Lady Gaga hará sonar el art pop en su nuevo disco
Por

La más reciente producción musical de la interprete saldrá a la venta el 11 de noviembre, pero su primer sencillo estará...