Por Eduardo Barnetche*

El sector industrial de las telecomunicaciones evolucionará e incorporará a nuevos jugadores en su cadena de valor. Es por esto que, para los proveedores de servicios de telecomunicaciones, esto representará enfrentar mayores retos de conexión con el consumidor digital, incrementando sus ingresos, desarrollando y lanzando al mercado productos y servicios innovadores, así como gestionando de forma eficiente sus costos y riesgos.

Durante la última década, estos proveedores han utilizado diversas estrategias digitales y han logrado óptimos resultados. No obstante, muy pocos proveedores han sido capaces de traducir estos logros en resultados financieros concretos, identificando a cuatro segmentos que miden el nivel de digitalización de las compañías contra resultados financieros rentables:

  1. Líderes de alto rendimiento digital: empresas que han alcanzado el equilibro entre rendimiento financiero y logros digitales importantes.
  2. Líderes digitales: empresas que han ejercido grandes disrupciones digitales pero que no se han traducido en rendimientos financieros.
  3. Líderes de negocio: empresas que han logrado fuertes rendimientos financieros sin priorizar los servicios digitales.
  4. El resto: las empresas que han sobrevivido al margen de la creación de capacidades digitales.

El gran desafío para la mayoría de las empresas del sector de telecomunicaciones consiste en adoptar abiertamente tendencias digitales. Esta adopción comprende el Internet de las Cosas (IoT), Big Data, Cloud, Inteligencia Artificial, Robótica (entre otras) y cambiar el paradigma de utilizarlas sólo para impulsar eficiencias operativas, reducción de costos y generar competitividad a corto plazo.

PUBLICIDAD

Hablar de una interacción eficiente entre estrategia digital y sólido rendimiento financiero en telecomunicaciones, comprende diversos indicadores como:

  • La incorporación de la estrategia digital a esquemas de crecimiento de la compañía y en las operaciones internas (esto a través de un área especializada con roles bien definidos y abierta a la innovación).
  • Desarrollo de servicios digitales en colaboración con socios estratégicos provocando la evolución del ecosistema actual.
  • Digitalización de los procesos frente al cliente para brindar experiencias únicas y personalizadas.
  • La digitalización de las operaciones para maximizar la colaboración interna buscando alcanzar mayor productividad y eficiencia.

Los grandes ganadores de la industria serán aquellos con la capacidad de girar velozmente hacia nuevos campos de operación. Esta transformación exige que la industria y sus proveedores busquen colaborar con socios confiables del sector, que cuenten con habilidades digitales y tecnológicas, así como con un ecosistema adecuado y relaciones que les permitan construir redes, operaciones y servicios de siguiente generación.

En un estudio reciente denominado ‘Sondeo de Transformación Digital en Redes de Telecomunicaciones’, se establecen cuatro capacidades para apoyar los procesos de digitalización entre las empresas del sector:

  1. Despliegue de servicios de redes digitales. Para ayudar a los proveedores a desplegar tecnologías inalámbricas de cuarta y quinta generación, así como fibra óptica para hogares.
  2. Ingeniería de experiencia de servicio y administración de servicios. Para mejorar la experiencia de los clientes al hacer que las aplicaciones móviles sean más sencillas de utilizar, así como a facilitar dispositivos de redes con más y mejores servicios personalizados.
  3. Transformación de servicios de instalación y reparación en campo. Para permitir a proveedores de servicios de comunicación beneficiarse de analíticos de desempeño, gestión avanzada de triada con una estructura de centro de mando y administración de fuerza de campo, así como aplicaciones móviles de diagnóstico in-situ para mejorar la experiencia global del cliente.
  4. Servicios empresariales de siguiente generación. Para facilitar a los proveedores el tránsito hacia redes basadas en software, evaluar los servicios ofrecidos y recomendar servicios para potencial comercialización.

Estas capacidades se rigen sobre la tendencia de integrar analíticos y activos tecnológicos basados en la nube e interfaces consolidadas en una plataforma de redes digitales. Esto, como evidencia de que toda la industria de telecomunicaciones transita hacia la adopción de redes por completo digitales. A su vez, este tipo de alcances se basan en acelerar y capitalizar la transformación digital, permitiendo a las compañías operar con mayor eficiencia y ofrecer a usuarios servicios nuevos y diferenciados.

El principal desafío de la industria consiste en enfrentar los procesos de transformación digital administrando de manera sostenible y rentable sus costos y capital mientras se mantiene un servicio de alto valor para los clientes y usuarios.

*Eduardo Barnetche, director líder para la Industria de Comunicaciones, Medios y Tecnología para Accenture México es ingeniero industrial egresado de la Universidad Anáhuac.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

30-menores-de-30-eu
30 Menores de 30: Los jóvenes más exitosos en Estados Unidos
Por

En esta ocasión te mostramos a los menores de 30 años que están cambiando el juego en 20 industrias -para un total de 60...