Por Jörg Brunsmann

Cuando el presidente de EU Donald Trump ataca a Google, como suele hacerlo con otros, es el  típico comportamiento de un ególatra que quiere que el mundo se adapte a él, y no él al mundo. Trump aún no parece comprender el enorme poder que tiene Google. Entre otras cosas, los algoritmos de Google determinan cuáles mensajes recibimos y cuáles deben pasar inadvertidos.

Y los gerentes de Google pueden decir sin sonrojarse que nada es manipulado, que todo se basa en un solo principio: los temas que encabezan las listas son los que le interesan a las mayorías. Relevancia es el principio que hizo de Google un gigante.

Esto debería asustar a aquellos que creen que internet también decidirá el futuro de nuestra democracia y nuestra sociedad. Necesitamos a alguien que vigile la neutralidad de Google, y que se respete. No necesitamos a un político, sino una institución neutral que vigile: una fundación, por ejemplo. Un ente que evite que Google sea manejada como un juguete de los negocios o la política. Entre menos competencia haya en Internet, más real se vuelve este peligro. A Donald Trump le encantaría dictarle a Google lo que dicha máquina de búsqueda debe mostrar de sus ideas, y cómo.

PUBLICIDAD

Galería | Google a 20 años de su lanzamiento

¿Un monopolista neutral?

Por ahora, solo Google puede decidir si se mantiene neutral. El consorcio mismo tiene que defenderse de los intentos de manipulación y otros ataques. Y nosotros, los usuarios, tenemos que creer que dicha corporación realmente quiere seguir siendo neutral. Esto es un riesgo porque la compañía tiene una posición casi monopólica. Y es por eso que Google también debería alegrarse de contar con un control independiente y externo, y no rechazarlo tan vehementemente.

¡Somos los chicos buenos!

Pero esa táctica no la va a poder mantener por mucho tiempo. Google siempre ha intentado presentarse como un buen “amigo” y “socio”, respaldado en el lema de los días de su fundación: “¡No seas malvado!”, “¡No te enfades!”. Un lema repleto de moralidad. Existe el bien, y el mal. Y nosotros, los fundadores, optamos por el lado bueno.

Ahora, Google ha cambiado su lema. Ahora dice: “¡Haz lo correcto!”, lo que, a primera vista, suena agradable, pero no lo es. Pregúntele a Donald Trump, qué es lo que considera “correcto”. La actual moral de Google parece ser mucho más flexible.

Lee también: Google no te avisó, pero sabe lo que compras con tus tarjetas

 

Siguientes artículos

México y el preocupante retroceso del bosque
Por

El gobierno mexicano debe hacer mucho más por conservar sus bosques, porque estos constituyen una riqueza para el país q...