Por Natalie Robehmed

Las artes sí pagan, al menos si te llamas Beyoncé, Oprah o Madonna.

Ellas están entre las nueve artistas en el tercer ranking anual Forbes de las mujeres más ricas de Estados Unidos, que incluye a una presentadora de televisión, dos escritoras y varias cantantes. En conjunto, estas celebridades cuentan con el 15% del ranking de 60 personas y tienen un patrimonio total combinado de 6,000 millones de dólares (mdd).

Oprah (en el sitio número 3 general) es la celebridad más rica entre ellas. Con una fortuna de 3,100 millones de dólares, la ex presentadora de televisión está de regreso, con una aparición en la película de HBO The Immortal Life of Henrietta Lacks y su participación especial en 60 Minutes. A pesar de su cadena OWN rompió su propio récord de rating en 2016, la mayoría de su riqueza sigue siendo la generada a través de sus años de presentadora de talk show.

PUBLICIDAD

A Oprah le sigue Judy Sheindlin (300 mdd). Después de 21 temporadas, Judge Judy sigue siendo la favorita de la televisión. Su programa diurno ha estado en el aire desde 1996, pero sigue siendo observado por un promedio de 10 millones de espectadores.

“Encuentra algo en lo que seas un experto natural y averigua cómo convertirlo en una carrera”, aconseja Sheindlin. Ella sabe un par de cosas al respecto: Pasó casi 25 años en el Tribunal de Familia de Nueva York antes de empezar a trabajar frente a las cámaras, a los 52 años.

Para compilar las fortunas de las celebridades, valuamos los activos individuales, incluyendo el valor de las participaciones en empresas públicas y privadas. Para las artistas sin tenencias en negocios, basamos nuestras estimaciones en ganancias netas de por vida. También consideramos bienes inmuebles, arte y otros activos cuando fue aplicable. Para ser elegible para esta lista, las mujeres tenían que haber hecho su propia fortuna y ser ciudadanas estadounidenses o residentes permanentes de Estados Unidos. Intentamos examinar estos números con todas las integrantes de la lista. Algunas cooperaron; otras no.

Las cantantes reinan entre las mujeres más ricas de Estados Unidos. Madonna, la segunda mejor pagada de la lista, tiene una fortuna de 500 millones de dólares, y no muestra señales de bajar el ritmo. Su gira Rebel Heart, que finalizó en marzo de 2016, recaudó 170 millones. Una mujer de hábitos financieros inteligentes, ha invertido en bienes raíces y obras de arte de Nueva York —que, según se informa, incluye obras de Picasso y Man Ray— así como una participación en Tidal, el servicio de streaming de Jay Z.

La chica material supera a Celine Dion (400 mdd) que volvió a Las Vegas en febrero luego de un mes de ausencia tras la muerte de su esposo. A los 49 años, vuelve a ofrecer 70 presentciones al año en el Caesar’s Palace, donde ganó 27 mdd en 2016. La canadiense ha ganado la mayor parte de su dinero en Sin City, de ahí su inclusión en la lista, justo por delante de Barbra Streisand (390 mdd). El recorrido de la carrera de Babs está en los cientos de millones, ayudado por sus 46 millones de dólares en cifras brutas por 14 shows del año pasado, todo antes de cumplir 75 años.

Estas legendarias cantantes se unen a Beyoncé, que tiene una fortuna de 350 millones de dólares, con sólo 35 años.

“Nunca he conocido a nadie que trabaje más duro que yo en mi industria”, dijo Beyoncé a Forbes en 2009. Resulta difícil discrepar: El año pasado Lemonade fue su sexto álbum en solitario en alcanzar el número 1 y dio pie al Formation World Tour, que recaudó 250 millones de dólares. Con su marido, Jay Z, el patrimonio neto acumulado de la pareja supera los 1,000 mdd.

La actriz más joven en el ranking, Taylor Swift, redondea la lista con un patrimonio de 280 millones. Su total se benefició de las ganancias continuas en música, patrocinios y venta de mercancía, a pesar de un relativamente tranquilo 2016.

Sin embargo, las escritoras no se quedan atrás: Dos autoras, Nora Roberts y Danielle Steel, hacen el corte. Roberts (365 millones de dólares) ha producido alrededor de cinco manuscritos al año desde 1981, cuando se dedicó a escribir mientras afuera azotaba una tormenta de nieve. Desde entonces ha escrito más de 220 novelas y novelas policiales como Roberts y bajo el seudónimo de J.D. Robb. Ella es dueña de una librería, un Bed and Breakfast boutique, una tienda de regalos, un gimnasio y un restaurante en Boonsboro, Maryland, donde tiene su residencia permanente.

Danielle Steel (330 mdd), por su parte, ha vivido una vida tan glamorosa como sus novelas, ha recibido dos propuestas el Día de San Valentín, tenido cinco matrimonios de alto perfil y nueve hijos. Gracias a una habilidad para dar giros brillantes a sus historias, ha publicado más de 130 libros y vendido unos 800 millones de copias. Su fortuna ha sido construida sobre las ventas de esos bestsellers.

 

Siguientes artículos

Ford
Ford confirma: recortará 1,400 empleos
Por

El fabricante automotor despedirá a trabajadores administrativos en México, Estados Unidos, Canadá y países de la región...