Al emprender un viaje, por ejemplo, a un bosque o a la montaña, necesitamos herramientas que nos guíen hacia donde queremos llegar, para evitar que perdamos el rumbo y nos expongamos a un sinnúmero de variables que puedan representar un peligro para nuestra supervivencia. Las brújulas y los mapas son muy útiles en estos casos porque nos brindan un sentido de orientación, así como un respaldo que podamos tomar de referencia.

En el contexto organizacional quizá no nos topemos con animales salvajes, pendientes a escalar, terrenos inhóspitos o temperaturas extremas; sin embargo, sí nos enfrentamos con aspectos desafiantes como ambientes inciertos altamente complejos, guerra de talento, alta movilidad de personas, cambios constantes, nuevas adaptaciones tecnológicas, temas multigeneracionales y estrategias cada vez más agresivas entre competidores para poder ofrecer soluciones y productos a un mercado cada vez más diverso que demanda una mayor personalización, excelencia en el servicio y una oferta atractiva a clientes y usuarios.

Ante este escenario, podemos tomar como referencia a aquellas organizaciones que no sólo han tenido desempeños excepcionales, sino que son ejemplos de culturas organizacionales sólidas que, en gran parte, han determinado su éxito en el mercado.

Me refiero al ejemplo de las cinco mejores organizaciones de acuerdo con la experiencia de sus más de 5,000 colaboradores que día a día en nuestro país contribuyen al logro de sus objetivos, considerándolas como excelentes lugares de trabajo por su propuesta cultural y la estrategia que las lleva en la dirección deseada.

PUBLICIDAD

¿Cuáles son cinco de las guías que pueden ofrecernos de acuerdo con su experiencia y que podemos adoptar e integrar en nuestros mapas hacia el éxito?

1 ) Culturas con enfoque a las personas.

Puede sonar muy trillado, pero es real que las personas no son meros recursos sino el activo más importante dentro de una organización. Una de las lecciones más importantes que nos dejan estas excelentes organizaciones es el enfoque a las personas, en cubrir sus necesidades, en comprometerse con su bienestar, e incluso, comprometerse con su felicidad.

Esto no debe contraponerse con buscar un buen resultado de negocio, al contrario, hace que sus efectos se potencialicen y se multipliquen, trayendo mejores rendimientos a la organización. Las personas cuando se sienten respetadas, valoradas e involucradas, dan lo mejor de sí mismas, y cuando además son motivadas e incentivadas, pueden dar más de lo esperado, siendo creativas e innovadoras.

No por nada, los mismos colaboradores de estas cinco mejores organizaciones opinan en su mayoría que laboran en grandes lugares de trabajo. Es decir, aquellas que incluyen a las personas dentro de su filosofías y pilares estratégicos, presentan altos niveles de satisfacción de sus colaboradores.

2 ) Darle valor a la métrica

“Mide lo que se pueda medir; y lo que no, hazlo medible”. ¡Cuánta razón tuvo Winston Churchill en cuanto a la importancia de la medición! Medir los resultados y mantener un monitoreo de los KPI´s nos da la luz necesaria para hacer ajustes o cambios de dirección de manera oportuna, dándole el valor estratégico a las iniciativas organizacionales.

Por otro lado, la medición de indicadores fomenta el accountability de las personas al darles claridad de los objetivos a alcanzar y les da la oportunidad de generar estrategias para poder llegar a los resultados. Además, sirve como soporte de los sistemas de gestión de desempeño y es sumamente útil para generar estrategias que apunten a esquemas de trabajo flexible.

3 ) Sentido de pertenencia para generar compromiso

Dentro de la estrategia de estas organizaciones se encuentra el fomentar el sentido de pertenencia de los colaboradores, lo cual ha tenido resultados positivos para ellas, ya que son las personas quienes responden con un 93% de favorabilidad cuando se les cuestiona si desean trabajar ahí por un largo tiempo. Esto llama la atención, ya que 59% de los colaboradores de estas organizaciones tienen menos de 34 años.

Muchos emprendedores podrán opinar que actualmente esto puede limitar el desarrollo de las personas al obstaculizar su movilidad a otras organizaciones. Sin embargo, el sentido de pertenencia genera compromiso en las personas para que libremente “quieran” hacer aportaciones a su trabajo y a la organización, fomentando un sentido de emprendimiento al interior de la organización (estimulando la creatividad y la innovación), independientemente del tiempo en el que permanezca la persona dentro de ella.

4 ) Desarrollo del talento

Atrás quedó el pensamiento que considera el desarrollo de las personas como una amenaza para las organizaciones. La realidad actual demanda que los colaboradores potencialicen su talento y sean impulsados para ser más empoderados, proactivos, innovadores y productivos. De esta manera no solo se forman mejores colaboradores, sino mejores personas que generen un impacto positivo en la sociedad.

Estas organizaciones llevan a cabo estrategias integrales de desarrollo que consideran a la persona más allá del contexto laboral, integrando su dimensión física, psicológica, social, intelectual e incluso espiritual. Como resultado, 86% de los colaboradores opinan que les sería muy difícil dejar la empresa por las oportunidades importantes de desarrollo y crecimiento.

5 ) Líderes eficientes y humanos

Un común denominador de estas organizaciones es el enfoque que se le da al liderazgo, poniendo especial énfasis a la confianza y al servicio.

Puede que el liderazgo autoritario obligue a las personas a dar resultados, sin embargo una lección de estas grandes empresas es que los líderes con alta credibilidad (altamente capaces, congruentes, accesibles e íntegros), que respetan a su gente (reconociendo el valor de las personas, habilitándolos para hacer su trabajo y reconociendo sus aportaciones) y que actúan con imparcialidad (dando un trato equitativo e inclusivo a las personas) aseguran que el éxito sea sustentable y que no solo se logren los objetivos sino que se excedan los resultados de negocio.

Existe evidencia de que el liderazgo basado en Alta Confianza genera equipos de trabajo más efectivos, estimulando la colaboración entre las personas y al mismo tiempo fomentando el compañerismo y el orgullo. Además, este tipo de organizaciones supera a aquellas que presentan bajos niveles de confianza en 286% en cuanto al retorno que ofrece a los accionistas.

Las guías que nos ofrecen las organizaciones exitosas por sus resultados de negocio y por su cultura organizacional representan lecciones valiosas, cuyos elementos pueden ser adaptados a nuestros mapas y orientando nuestra brújula hacia una dirección esperanzadora.

Como se pueden dar cuenta, no se trata de encontrar el hilo negro. Se trata de retomar la visión de hacia dónde queremos llegar, retomar el valor y la dignidad humana, así como esa actitud de servicio que tanta falta hace en una sociedad tan compleja y diversa.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Jenn_amz1

Página web: greatplacetowork.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

7 hábitos comunes entre los emprendedores más exitosos
Por

Para emprender es necesaria la pasión y crear disciplina para alcanzar las metas. El objetivo es evitar el destino que e...