Quien tuvo la oportunidad de salir a carreteras durante los días del puente de las fiestas patrias, quizá se llevó una muy mala sorpresa al tratar de pasar con su TAG en las casetas. Cientos, tal vez miles de vacacionistas, alimentaban largas filas para pasar, pues sus pagos electrónicos no eran aceptados. El sistema falló.

A la fecha se tienen reportes de fallas en el sistema de telepeaje de autopistas como La Venta, en el Estado de México; el tramo Salamanca-Morelia, en Guanajuato; el libramiento Mazatlán, en Culiacán; y otras vías en Saltillo y Jalisco, todas ellas operadas por la firma I+D México, que dirige Alexis Reséndiz, y que hoy opera la marca Pase Urbano.

Pues ante la cascada de denuncias recibidas las últimas dos semanas en la SCT de Gerardo Ruiz Esparza, por parte de empresas transportistas, de carga, pasajeros y usuarios de diversas carreteras y autopistas del país, la autoridad investiga ya lo que ocurrió.

Los primeros avances de la investigación indican que la firma I+D México, propiedad de Inbursa, de Carlos Slim, y Neology, de Francisco Martínez, presentó fallas en sus sistemas de telepeaje, mismas que afectaron también a los demás TAGs, incluidos IAVE de Telepeaje Dinámico, de Arturo Alcántara; Viapass de Pinfra, de David Peñaloza; y Televía de OHL, de Sergio Hidalgo.

PUBLICIDAD

I+D México se desempeñó de 2003 a 2014, como la proveedora del sistema de telepeaje de Caminos y Puentes Federales (Capufe), de Benito Neme, quien hace dos años licitó un nuevo proveedor, con argumentos como el término del contrato, servicio caro, tecnología obsoleta y múltiples quejas de los usuarios.

Así, el cambio de proveedor en agosto de 2014 se dio en un ambiente muy tenso y con diversas fallas en los sistemas, al punto que la propia SCT tuvo que intervenir y convencer a todos los operadores de telepeaje a firmar un acuerdo de interoperabilidad, mismo que permite realizar el cruce/cobro automático en cualquier autopista o carretera sin importar el concesionario u operador del tramo.

Asimismo, especialistas del sector y cabezas de grandes empresas transportistas y formas comerciales, quienes representan 70% de los usuarios del telepeaje, se siguen preguntando por qué aún no existen reglas operatorias claras para las prestadoras de este servicio, ya que a pesar de ocurrir este tipo de fallas, mismas que se traducen en afectaciones de tiempo, económicas y de logística, no se tienen las herramientas para sancionar y garantizar que esto siga ocurriendo.

Por lo pronto, los usuarios del servicio nos acostumbramos a llevar cambio en la bolsa y tener paciencia, pues de pronto no puede ser leído el TAG en la caseta, hay que echarse para atrás, hacer largas filas y pagar en efectivo en, muchas veces, las pocas casetas abiertas. En fin, algún día la modernidad llegará a nuestras carreteras.

 

Siguientes artículos

6 habilidades para lograr eso que buscas
Por

El reclutamiento no se reduce a estadísticas, CVs, análisis psicológicos, filtros o exámenes de selección, hoy en día mu...