Pablo Isla, CEO del gigante español de la moda low cost  Inditex, repite como mejor director ejecutivo de 2018 en la lista que anualmente elabora la revista Harvard Business Review (HBR).

Le siguen Jensen Huang, jefe de la desarrolladora de IT estadounidense Nvidia, y el “bronce” se lo lleva Bernard Arnault, del grupo de moda de lujo LVMH.

El top 5 de este ranking anual de los 100 mejores líderes empresariales del año lo integran compañías de productos de consumo, tecnología, automovilísticas y del sector retail.

Abriendo el top 10, se coloca en esta ocasión un directivo de una compañía digital-born, es decir, nacida en la red: Marc Benioff, de Salesforce.com.

PUBLICIDAD

En las 10 primeras posiciones, las nacionalidades proceden de las tres regiones económicamente más desarrolladas: Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.

Y en la clasificación por géneros, este año sólo cuenta con la presencia de dos nombres femeninos: Debra Cafaro, en la posición 56, de la inmobiliaria Ventas, y Nancy McKinstry, de la compañía de servicios de la información Wolters Klwer.

La bandera mexicana la ondean tres directivos: abriendo la segunda mitad de la lista, Daniel Hajj, de América Móvil; justo seguido de Jeff Bezos está Oscar González Rocha, de Southern Copper, en la posición 68, y en la 70, Germán Larrea Mota, de Grupo México.

Por duración de mandatos, la mayoría de CEOS ocupan el cargo desde 1980. Sólo tres se encuentran al timón de sus respectivas compañías desde los años 70: el más longevo, CEO desde 1971, es Frederick Smith (28) de Fedex; Shigenbou Nagamori, de la industrial Nidec, desde 1973, y  Tai-Ming “Terry” Gou (18), desde 1974 al frente de la compañía de IT Hon Hai Precision Industry.

 

¿Cómo se evalúa a un CEO?

HBR observa el retorno financiero, es decir, las utilidades durante el período en el que el directivo ha ocupado el cargo. También se valora la puntuación que obtiene una compañía en cuanto a temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés).

En términos financieros, la pole position es para Jeff Bezos.

“Desde que Bezos encabezó la lista, en noviembre de 2014, el precio de las acciones de la compañía se ha multiplicado por seis”, afirma el reporte.

En ESG, aparece la figura del CEO activista, es decir, la actitud que han adoptado los ejecutivos ante el entorno políticosocial cambiante, por ejemplo, con el auge del populismo.

En ambos polos están Satya Nadella (46), de Microsoft, y Jamie Dimon (22), de JP Morgan Chase.

El directivo de la tecnológica opta por mostrar su posición en temas que son relevantes para la compañía, como la reforma migratoria de Trump. Sin embargo, no muestra su visión política personal: “No es lo que los empleados esperan de mí”, afirma.

En cambio, el líder del banco de inversión personifica la figura del director ejecutivo activista: “Si quieres la política pública correcta, tienes que defender (tus posiciones)” afirmó en una entrevista este año.

La puntuación en ESG puede ser indiciaria de la evolución financiera de la empresa. Por ejemplo, en relación a cuánto ascenderán los gastos destinados a ejercer de lobby o grupo de presión ante los poderes políticos.


Curiosidades

El #MeToo ha tenido su impacto en la lista de este año, pues cayó Martin Sorrell (número 2 en 2017) de la compañía de relaciones públicas británica WPP por acusaciones de intimidaciones a empleados junior y malconducta sexual.

Otros datos curiosos: un 20% de los ejecutivos tiene distinta nacionalidad a la de las empresas que capitanean y 32 de ellos tienen un MBA. De media, ascendieron al cargo a los 44 años de edad y llevan en el cargo por 16 años. Finalmente, 87 de de los 100 ya eran empleados de la compañía antes de ascender a CEOs.

 

Siguientes artículos

Forbes 2000 | Las mejores empresas para trabajar en 2018
Por

Los gigantes tecnológicos encabezan una vez más nuestra lista de las empresas más atractivas para laborar