La Comisión Europea (CE) impuso una multa a las compañías niponas Sony, Panasonic y Sanyo por un total de 166 millones de euros (mde) por pactar precios en el mercado de baterías para laptops y celulares junto con Samsung; sin embargo, esta última se libró porque informó sobre la violación del cártel.

La investigación de la CE reveló que las cuatro compañías constituyeron el cártel empresarial en febrero de 2004 y estuvo activo hasta noviembre de 2007, en el que acordaron incrementos de precios temporales provocados por un aumento en el coste del cobalto, una materia prima que se emplea en la producción de las baterías.

Además de que intercambiaron información comercial sensible relacionada, por ejemplo, con las previsiones de la oferta y la demanda, entre otras cuestiones.

A través de un comunicado, Margrethe Vestager, comisionada de competencia de la Unión Europea (UE), explicó que la confabulación entre Sony, Panasonic, Sanyo y Samsung “afectó los precios de numerosos productos vendidos a consumidores europeos”.

Te interesa leer: Samsung considera su mayor reestructura en 47 años

Con esta sanción, la UE advierte a las empresas que investigará cualquier acción que afecte a los consumidores europeos que no respete la normativa comunitaria de competencia, independientemente de que los acuerdos se alcancen fuera de las fronteras europeas.

Tanto Sony como Panasonic y Sanyo reconocieron su participación en el cártel.

 

Siguientes artículos

Guterres señala al miedo como la principal amenaza para el mundo
Por

Tras juramentar como secretario general de la ONU, indicó que el “miedo” es la principal amenaza para los valores univer...