Los niños no sólo están expuestos a algún tipo de ciberacoso; también pueden causar problemas económicos accidentales a sus padres.

 

Hoy en día no es sorpresa que los niños de tres años manipulen mejor los teléfonos móviles y tabletas que muchos adultos, y qué decir de los adolescentes, cuyo dominio en tecnología es mucho mayor.

PUBLICIDAD

Este escenario nos lleva a cuestionarnos sobre si es necesario que los padres se capaciten en nuevas tecnologías o, por lo menos, tengan conocimientos básicos web con el objetivo de introducirse en un mundo digital que tiene su lado oscuro. Por eso, hay que conocer los peligros de la web.

De acuerdo con el 11º estudio sobre “Los hábitos de los usuarios de Internet en México 2015”, realizado por la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), el hogar es mayoritariamente el lugar de acceso a internet (84%, tal como venía presentándose en 2014), seguido por la oficina (42%). El tiempo promedio diario de conexión es de seis horas y 11 minutos.

En tanto, los principales dispositivos para acceder a la red son: la laptop, con una participación del 68%, y los smartphones, con un 58%; estos junto con las tabletas aumentan significativamente su peso como herramientas de internet. La movilidad se impone a costa de los equipos desktop. La tecnología para acceder a internet es Wi-Fi contratada (80%) y Wi-Fi de lugares públicos (58%).

Estas estadísticas son un reflejo de una realidad presente en muchos hogares. Pero, ¿realmente los padres o tutores conocen las actividades en línea de sus hijos? Es muy común que los adolescentes se encierren en sus habitaciones y los padres desconozcan lo que están haciendo en internet. Es importante estar al tanto de lo que realizan, si están usando la webcam o si están chateando con alguien (y quién es ese alguien).

De la misma forma que se establecen reglas en casa, lo ideal es que también las haya en la vida digital de cada individuo. Se deben establecer controles y límites en el uso de la tecnología desde la utilización de la computadora, teléfono móvil, tableta, hasta la consola de juego. De igual manera debe definirse un espacio común o abierto que permita estar al pendiente de las acciones en internet de los menores.

Según la investigación conjunta de Kaspersky Lab y B2B International, realizada el año pasado, 41% de los usuarios en México (21% a nivel mundial) ha perdido dinero o información importante como resultado de la actividad que sus hijos tienen en internet. Este número indica que, además del riesgo que corren los niños de encontrar ciberamenazas o estar expuestos a algún tipo de ciberacoso, también pueden causar problemas económicos accidentales a sus padres.

Entre otros datos, esta encuesta revela que 61% de los padres en México está preocupado que sus hijos puedan gastar dinero en línea sin su consentimiento, y sólo 39% le inquieta que sus hijos compartan información confidencial libremente en línea. Además, 53% de los padres les recuerda regularmente a sus hijos acerca de los peligros en internet, mientras que 34% ha optado por hacerse amigo de sus hijos en las redes sociales.

Por otro lado, los padres y tutores deberán definir el tiempo y momentos de uso de estas herramientas tecnológicas. Es frecuente observar en restaurantes y en muchos hogares que durante la degustación de la comida, los miembros de la familia no dejan ni un minuto sus dispositivos móviles. Como adulto, es fundamental predicar con el ejemplo y evitar este tipo de conductas.

Para aquellos padres que se resisten a entrar al mundo digital, no se trata de una decisión de gusto: es vital involucrarse en este universo que, por supuesto, tiene su lado oscuro y que está siendo utilizado por gente malintencionada como medio para acosar, abusar, atosigar, etcétera, a los menores y adolescentes, a través de las redes sociales, el correo electrónico y los chats.

Blue Coat Systems sugiere a padres y tutores empezar por aumentar el nivel de seguridad de computadoras, smartphones y tablets; activar el módulo de control parental que la mayoría de los antivirus incorporan o que puede obtenerse de manera gratuita, ya que con éste protegerá y gestionará la actividad de sus hijos en internet.

También recomienda aprender a usar correctamente las redes sociales, los navegadores, las aplicaciones de mensajería instantánea. Asimismo, deben ser cautelosos en la publicación de fotos, videos y mensajes; hay datos que deben mantenerse en privado. Lo mismo sucede con el uso del GPS, el cual debe utilizarse con precaución, pues mantenerlo siempre encendido permitiría conocer la ubicación de la persona.

Lo anterior permitirá educar y asesorar a los pequeños y adolescentes en el uso de internet, evitando así conflictos, reconociendo situaciones problemáticas y estableciendo las reglas del juego para una correcta educación de los hijos digitales. El mejor consejo de todos es mantener una comunicación constante entre los miembros de la familia.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @BlueCoat

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

ICA vende participación en grupo aeroportuario
Por

Los papeles de OMA cerraron el jueves en 83.62 pesos en la bolsa mexicana, con un descenso del 4.35%.   El mexicano...