Forbes

La belleza cuesta. Es una máxima que las mujeres aplican con mucha frecuencia y que no sólo se refiere al dinero, sino también al tiempo que deben invertir en su arreglo personal.

Pero el cuidado de la imagen personal puede ser también un verdadero problema, sobre todo para aquellas mujeres que trabajan fuera del hogar y tienen hijos pequeños. Para ellas, Miriam Bautista creó mom&son’s en el año 2010.

Por aquel entonces, no había un servicio de cuidado personal al que se pudiera ir acompañada por los niños, en el que el arreglo durara menos de una hora y cuyos horarios de servicio empezaran a las 7 de la mañana.

“Nuestro éxito se basa en que detectamos una necesidad en el mercado”, dice Bautista, quien, para este año, tiene contemplado inaugurar ocho sucursales en Guadalajara y la meta de llegar a 40 salones en esa ciudad.

PUBLICIDAD

Hoy, mom&son’s cuenta con 20 franquicias que dan empleo a 363 mujeres, a las que capacita y certifica en cada uno de los servicios que ofrece la cadena.

El proyecto de Bautista no acaba en los salones de belleza para mujeres. Recientemente abrió la primera sucursal Eagle Man, que replica el servicio de mom&son’s, pero para caballeros, y en la que el valor agregado son también las áreas de juego para los niños.

Emprendedora y, antes, ama de casa, Bautista fue reconocida recientemente como la Mujer Empresaria de 2018, por el Consejo Coordinador de Mujeres Empresarias de Jalisco.

Espíritu con visión

Un año antes de emprender, Bautista dirigía el área de recursos humanos para Latinoamérica en una multinacional. “En ese tiempo, mi vida giraba en torno a mi carrera, la cual me demandaba jornadas completas, viajes y muchas horas fuera de casa”, relata.

Como suele ocurrir en estos casos, los viajes y las jornadas extenuantes hacen que el hogar y los hijos queden, inevitablemente, en segundo término.

El punto de inflexión vino cuando su hija mayor, entonces de sólo cinco años, le cuestionó por qué no la iba a dejar a la escuela como hacían otras mamás. Ese fue el detonante para que decidiera renunciar a su puesto de un día para otro, pues sabía que todo lo que implicaban sus responsabilidades profesionales era tiempo que no dedicaba a su familia.

Con 22,000 pesos tomados de su liquidación, Bautista se impuso la tarea de pensar qué negocio podía echar a andar con ese dinero. Aunque no tenía experiencia como estilista, durante su carrera como ejecutiva siempre se preguntó por qué los salones no abrían más temprano, por qué los niños no eran bienvenidos en esos lugares y por qué los precios de los tratamientos no eran más accesibles.

Esos cuestionamientos la llevaron a crear mom&son’s, en un espacio de apenas 30 metros cuadrados, con un concepto dirigido a madres ejecutivas que trabajan y tienen hijos.

Para Bautista, cuando alguien quiere emprender, el mejor consejo es que identifique qué cosas faltan para satisfacer sus necesidades como persona. “Ahí está el nicho de mercado que debe desarrollar”, afirma la emprendedora.

En 2010, mom&son’s abrió sus puertas con sólo dos estilistas. Bautista era la recepcionista del primer turno. Por supuesto, sus tardes estaban reservadas para sus hijos. Lejos de las grandes oficinas con aire acondicionado en una torre corporativa, Bautista estaba dispuesta a hacer todo lo que fuera necesario para que su idea tuviera éxito.

“Ahí está la trampa para personas habituadas al ‘confort’ de un trabajo formal; al dejarlo, caemos. Al empezar un negocio, si es necesario tocar puertas e irte a la calle a volantear, hay que hacerlo y no desistir”, refiere la fundadora de mom&son’s.

En 2013, ya con la estructura definida y seis sucursales abiertas, mom&son’s vendió su primera franquicia. Dos años más tarde, entró al programa de emprendedores Endeavor y fue seleccionada como uno de los emprendimientos de mayor potencial de crecimiento, por lo que recibió apoyos para profesionalizar su negocio.

Su espíritu emprendedor no termina en las franquicias. Al percatarse dé la importancia de contar con insumos de calidad, decidió crear su propia empresa de fabricación de productos para proveer a sus salones, negocio que escaló para convertirlo en ventas multinivel que da empleo a más de 200 mujeres en más de cinco estados del país.

Salón con estilo

Bautista implementó un servicio en línea para atender a mujeres que asisten a su salón, lo que le dio dos ventajas: atender, en poco tiempo, dos o tres servicios a la vez, y bajar el costo de cada uno de ellos.

En mom&son’s se atiende a clientes de segmentos alto, medio y bajo, y su política es abrir los siete días de la semana, de siete de la mañana a ocho de la noche. La franquicia busca convertirse en “el Oxxo de los salones de cuidado personal”.

La emprendedora espera abrir, en poco tiempo, su primer salón de 24 horas. Piensa en las mujeres ejecutivas que viajan y sólo tienen tiempo para bajar del avión y llegar a una junta. “Esas mujeres llegan a iniciar su día laboral desde las 2 de la mañana y necesitan un servicio de este tipo”, afirma.

“Mucha gente me ha cuestionado sobre la viabilidad de mi negocio. Señalan que los colores de mi imagen son muy rancheros. Respondo que eso es para que me volteen a ver. Me preguntan por qué el nombre [de la cadena] en inglés y siempre contesto: ‘Algún día voy a tener salones en Estados Unidos’”.

Te puede interesar: Tridiena: los siete que quieren fortalecer el sector franquicias

 

Siguientes artículos

Las empresas que invertirán más de 1,440 mdd en asociaciones con Pemex
Por

Las inversiones se realizarán cerca de las costas de Villahermosa, Tabasco entre 2019 y 2042.