Una experiencia relajante, personalizada y enriquecedora, donde interactúan tradición y diversión, está garantizada al visitar cualquiera de estos cuatro hoteles enmarcados en sitios de gran esplendor.

 

Por Georgina Baltazar y Uriel Naum

 

PUBLICIDAD

Cuatro hoteles boutique centroamericanos que harán de tu estancia un lujo y algo completamente inolvidable. Servicio, arte, alimentos, exclusividad y ambiente único te envolverán en su magia.

 

 

American Trade Hotel/Panamá

En el corazón del Casco Viejo de Panamá, a escasa distancia del distrito comercial, emerge este lujoso hotel boutique, un lugar natural de reunión para personas de negocios, influyentes y creativas.  El distrito histórico vibra con la energía de un barrio en transición y ofrece a los visitantes una experiencia sin igual de inmersión en la cultura local.

El amurallado Casco Viejo, fundado en 1673 después de que el asentamiento original ubicado en la ribera del Océano Pacífico fuera saqueado por el pirata Henry Morgan, siguió siendo el centro de la vida panameña por casi 300 años.

Las historias de Panamá y del American Trade Hotel están entrelazadas. El edificio de la American Trade Developing Company (de estilo neoclásico e identificado como el primer “rascacielos”) fue construido en 1917 por Ramón Arias Feraud, bisabuelo de uno de los dueños actuales. En los años siguientes a la conclusión de los trabajos de construcción del Canal de Panamá, albergó los primeros apartamentos modernos de la ciudad.

En la década de los años 1950 los residentes más acomodados del barrio empezaron a mudarse hacia zonas periféricas más asequibles para el uso de automóviles. A esto se sumó el éxodo de la clase media durante las dictaduras de los años 1960 y 1970, seguido de décadas de descuido e inestabilidad socioeconómica. Dado que el inmueble estaba en abandono, en 2007 fue adquirido por Conservatorio, empresa que lo restauró con apego a las directrices de protección y conservación de patrimonio mundial de la unesco.

El diseño interior se arraiga en la colorida historia del Casco Viejo, reflejando su diversa mezcla de influencias culturales y estilos del siglo … presentes en el Istmo, que van desde el separatismo austriaco hasta el modernismo mexicano, pasando por el postmodernismo italiano.

El edificio ofrece la sensación de ser un lugar emblemático transmitido de generación en generación por una familia panameña que llenó cada espacio con un siglo de tradición, experiencia, amor y aventura, al tiempo que permitió que el hotel evolucione a lo largo de los años.

Las habitaciones evocan las raíces coloniales y tropicales de la ciudad, con la calidez y el carácter que sólo se encuentran en las propiedades históricas; con techos altos y vistas hacia las plazas e iglesias del Casco Viejo o del ingreso al Canal de Panamá.

Los elevados estándares de servicio del American Trade Hotel, su compromiso para ofrecer a los huéspedes una experiencia única y la estrecha relación con la comunidad crean una base ideal desde donde explorar todo lo que Panamá tiene que ofrecer.

 

Studio Hotel/Costa Rica

Este concepto cinco estrellas surge hace siete años vinculado al arte, una pasión existente en la familia Annese, que conforma uno de los grupos hoteleros más importantes en la región.

Studio Hotel posee una de las colecciones de arte más importantes en Costa Rica. Las piezas suman más de 70, entre pinturas y artesanías de muchos tipos. De hecho algunas de las habitaciones fueron decoradas con obras de Marcia Salas, Rafael Fernández, Valerio Triguero, Margarita Madrigal, Manuel Vargas, Guillermo Conte y Rudy Espinoza, entre otros artistas.

El hotel tiene 82 habitaciones y cuenta con salones para realizar eventos y atender a un segmento del mercado turista ejecutivos “que les gusta sentirse en casa”, dice Aldo Annese, gerente general, quien suele conversar con los empresarios que llegan a hospedarse al lugar para saber cómo se sienten.

El restaurante de firma Katöwa (que significa cómalo), rescatan los ingredientes de temporada de la cultura Bribri.

En la parte central, como un elemento vital, hay un árbol de más de 80 años donde huespedes pueden sentarse a leer un libro, descansar o escuchar música bajo su sombra.

Studio Hotel tiene dos salas de reuniones (una ejecutiva para 120 personas), gimnasio y piscina. En el lugar se han hospedado personalidades como Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica, así como funcionarios del gobierno holandés. “Es un hotel que habla y te envuelve”, asegura Aldo Annese.

 

Costa Inca/Perú

Este hotel surge como resultado de haber adaptado una casona histórica construida hace un siglo en una zona privilegiada de la ciudad de Lima, por encargo del médico Julio C. Tello (considerado “padre de la arqueología peruana”), la cual fue restaurada y puesta al día en todas sus instalaciones, que conserva gran parte del mobiliario original y ofrece una atención personalizada a cada huésped.

Algunas paredes están decoradas con frescos de una ceremonia Moche y ornamentos tridimensionales inspirados en las culturas Sechín, Mochica, Chavín y Paracas.

Una interesante anécdota, aún no comprobada, es que en el mes de mayo de 1937 se realizó una cena ofrecida por el doctor Tello a Nelson Rockefeller, amigo personal newyorkino y patrocinador de sus exploraciones arqueológicas.

La propiedad fue adquirida el año 1950 por el ingeniero Víctor Freundt Rosell, quien tuvo mucha actividad en la vida política del Perú, llegando a ser candidato a la primera vicepresidencia del país, presidente de la Cámara de Diputados y primer presidente del Parlamento Latinoamericano.

Por los salones de la casona han transitado diversos políticos peruanos, entre los cuales se encuentran María Delgado de Odría (esposa del expresidente Manuel Odría), Manuel Seoane (El “cachorro”, dirigente del Apra), los ministros Alberto y Alejandro Freundt Rosell, el arquitecto Sota Nadal, la doctora Nancy Laos y los primeros ministros Javier Valle Riestra, Alberto Bustamante Belaunde y Diego García Sayán.

En el año 2008 la casona fue convertida en hotel boutique tras una remodelación integral que duró más de un año, en la cual se unificaron espacios y recorridos interiores, construyeron 20 baños nuevos, renovaron todas las instalaciones eléctricas y sanitarias, reconstruyeron casi todos los pisos, curaron las maderas, repararon los techos y algunos muros que se encontraron desplomados. Además, fueron descubiertas las pinturas murales en el hall de ingreso y en la escalera al segundo nivel.

Casa Inca tiene 16 habitaciones, seis son de características Premium (con balcón y vista al mar) y 10 clásicas (con vista y acceso a patios arborizados y a terrazas comunes con vista al mar).

 

Las Flores Resort/El Salvador  

En un escenario rodeado de flora tropical en el Pacífico centroamericano emerge un armónico ensamble de naturaleza, comodidad, aventura y cultura local. Un hotel boutique frente al mar en la costa de San Miguel, El Salvador.

La playa de arena negra, nacida de sus ancestrales volcanes, rodeada de arrecifes invita a relajarte y a la diversión. El espíritu se libera al pasear en cualquier dirección a lo largo de esta apartada playa de arrecifes majestuosos, pequeñas lagunas que dejaron las olas al retirarse en su proceso de marea y el cielo estrellado.

Este hotel fue diseñado con plena conciencia ambiental, a fin de tener un impacto mínimo sobre el paisaje y la conservación de los ecosistemas de toda la vegetación primigenia. Para ello, fueron utilizados sistemas de tratamiento de aguas residuales, para reducción de desechos y uso eficiente de la energía.

Las Flores Resort es un destino turístico y para reuniones corporativas ubicado en oriente salvaje, en una propiedad integrada de manera cuidadosa al entorno por el arquitecto Rodrigo Barraza Domínguez, quien logró como resultado una mezcla de vegetación con el mar siguiendo las directrices del desarrollo sostenible.

Inaugurado en 2005, sus tres master suites (con dos dormitorios y sala común) y siete junior suites tienen vista al mar, además de servicios de lujo para una estadía más placentera. El diseño interior es moderno. Entre los planes de expansión está construir 12 habitaciones extra y el Club House.

El restaurante gourmet ofrece menús para toda la familia, con gastronomía internacional para todos los paladares. Otras amenidades son el jacuzzi y el bar acuático frente al espectáculo de las olas, además de actividades como yoga, pesca deportiva, escuela de surf, salón lounge, noches salvadoreñas y tours.

las_flores1

 

Siguientes artículos

El ejercicio y la economía
Por

Sin duda, la falta de ejercicio afecta la salud del ser humano, pero ¿también daña la economía de los países?  ...