Cada año, al menos dos veces, seguiremos viendo el circo de posponer el sufrimiento del default, mientras el nivel de endeudamiento sigue incrementándose en Estados Unidos.

 

 

En mi último artículo explique por qué la matemática del esquema Ponzi de los gobiernos desarrollados no da, y a pesar que Janet Yellen hará mas esfuerzos por imprimir dinero, el gobierno estadounidense (y el japonés y los europeos) finalmente terminará enfrentando un default.

PUBLICIDAD

Pero no se crean que octubre 17 del 2013 será aquella fecha. Vayámonos acostumbrando a que anualmente, a lo menos un par de veces, veremos el lamentable circo de aceptar posponer el sufrimiento y consiguientemente autorizar endeudarse más.

Aunque parezcan villanos, el Tea Party tiene un punto valedero: nuestros hijos y nietos no gozarán de los beneficios de seguridad social ni jubilación. Es un hecho que el sistema está de facto quebrado, y tanto así que incluso ya en Europa los beneficios están siendo recortados, las pensiones nacionalizadas y con tasa de desempleo juvenil de hasta a veces un 50%.

¿Qué esperanzas tienen las futuras generaciones? Cero, y quizás por ello serán cada vez más frecuentes los levantamientos sociales, los cuales inevitablemente terminarán en un rompimiento del sistema.

No más endeudamiento, no más vivir más allá de las posibilidades. Seamos honestos y responsables. Default, por nuestras futuras generaciones, no por nosotros.

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La mujer detrás de El Bajío
Por

Carmen ‘Titita’ Ramírez Degollado lleva las riendas de los restaurantes El Bajío desde hace más de cuatro dé...