El paquete fue aprobado con 229 votos a favor en la parlamento de 300 asientos, pero 38 legisladores Syriza se abstuvieron o votaron en contra del gobierno.

Reuters

El Parlamento griego aprobó un paquete de medidas de austeridad, el cual es exigido por los socios europeos de Grecia.

PUBLICIDAD

Esto significa el precio de la apertura de las negociaciones sobre el paquete de rescate de miles de millones de euros necesarios para mantener al país en la zona euro.

La votación tuvo un tormentoso debate en el que decenas de legisladores de la izquierda del partido gobernante Syriza se rebelaron contra el primer ministro Alexis Tsipras y se opusieron al paquete, que fue aprobado con el apoyo de los partidos de oposición.

El paquete fue aprobado con 229 votos a favor en la parlamento de 300 asientos, pero 38 legisladores Syriza se abstuvieron o votaron en contra del gobierno, entre ellos el ex ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis y el actual Ministro de Energía, Panagiotis Lafazanis.

El resultado abre el camino para iniciar conversaciones sobre un tercer rescate con los socios europeos de Grecia, pero genera interrogantes sobre el futuro del Gobierno de Tsipras debido al quiebre al interior de Syriza.

La votación se produjo después que un grupo de manifestantes chocara con la policía en las cercanías del Parlamento, en los peores hechos de violencia callejera que se producen en el país en tres años.

Un estudio confidencial del Fondo Monetario Internacional, al que Reuters tuvo acceso el martes, instó a una quita de deuda mucho mayor a lo que estaban dispuestos a entregar los países europeos, particularmente Alemania.

Eso podría provocar un dilema en Alemania, que ha entregado más dinero que cualquier otro país para financiar a Grecia y donde existe una oposición cada vez mayor contra otro rescate tras meses de difíciles negociaciones con Atenas.

En tanto, la Comisión Europea publicó el miércoles su propia evaluación de la carga de deuda de Grecia, que también ofreció la perspectiva de un alivio de deuda.

Aunque descartó cualquier quita, la comisión dijo que era posible un reperfilamiento de la deuda, siempre y cuando Atenas implemente las reformas a las que se comprometió.

Bruselas también propuso un crédito puente de 7,000 millones de euros a Grecia para mantenerla a flote en julio, cuando debe pagar préstamos cruciales al Banco Central Europeo.

Washington ha aumentado la presión sobre el BCE y el FMI para que lleguen a un acuerdo con Grecia, que es miembro de la OTAN.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, realizará un viaje casi sin previo aviso a Fráncfort, Berlín y París esta semana para presionar por un acuerdo rápido.

El viceprimer ministro griego, Yannis Dragasakis, dijo que el acuerdo al que llegó Tsipras con los acreedores de Grecia podría no haber sucedido nunca sin la presión estadounidense, remarcando la importancia e influencia de Washington en las negociaciones.

 

Siguientes artículos

Así regulará el GDF a Uber y Cabify
Por

El Distrito Federal es la primera ciudad de América Latina en contar con una regulación en la materia.