Si Reino Unido desea iniciar el Brexit, su Parlamento deberá votar antes la autorización para que el gobierno de Theresa May pueda activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa y comenzar así las negociaciones formales con la Unión Europea, así lo resolvió el Tribunal Supremo de Inglaterra.

Esto significa que el gobierno británico no puede comenzar el proceso de separación por su propia cuenta, lo que podría demorar la salida de Londres del bloque europeo.

Tres altos magistrados dictaminaron que la primera ministra May no tiene derecho a utilizar su poder ejecutivo para activar el artículo que comienza la cuenta regresiva de dos años para abandonar la UE, y que se tiene previsto iniciar en marzo de 2017.

El gobierno británico anunció que apelará la decisión y el Tribunal Supremo dio la autorización para presentar el recurso de inconformidad. Un abogado del ejecutivo aseguró que la corte reservó entre el 5 y el 8 de diciembre para tratar el asunto.

May mantiene la postura de que no es necesario el voto de la Cámara de los Comunes para iniciar el Brexit, luego de que el 52% de los británicos votaron por el “Sí” en el referéndum de junio pasado. Sin embargo, los activistas argumentan que esto es inconstitucional.

Esto es visto como situación que podría presionar por una ruptura más suave con la UE o incluso retrasarlo por completo, ya que la mayoría de los miembros de la Cámara de los Comunes hicieron campaña para que Reino Unido permanezca en la UE.

 

Siguientes artículos

Cornershop: el súper on-demand gana adeptos en México
Por

La aplicación Cornershop lleva año y medio en funcionamiento. Sus creadores levantaron una ronda de inversión de casi 7...