La pasión por las piezas y complicaciones de antaño dieron origen a Parmigiani Fleurier, una de las firmas relojeras más atrevidas y visionarias de la actualidad.

 

Por Rodrigo Medina y Susana Martínez

 

La restauración es el campo de expertise de Michel Parmigiani, fundador y presidente de Parmigiani Fleurier.

La restauración representa el incesante diálogo entre la excelencia del pasado y la conquista por las futuras encarnaciones relojeras. Gracias a la habilidad relojera y metodología precisa de Michel, a inicios de la década de 1980 se le dio la responsabilidad de mantener la excepcionalmente rica colección de Maurice-Yves Sandoz.

Fue esta capacidad la que le relacionó con Pierre Landolt, presidente de Sandoz-Fondation de Famille, institución que da, entre otras, origen al gigante farmacéutico Novartis. En 1996, Pierre, por su admiración y confianza en Michel, regó la semilla de la aventura relojera que hoy continúa explorando la gloria. Sandoz- Fondation de Famille se convierte en propietaria de Parmigiani Mesure et Art du Temps, que da origen a Parmigiani Fleurier: virtuosa, reconocida y prestigiosa desde su inicio.

En 1997, una verdadera maravilla de la relojería llegó a los talleres de restauración de la firma en Fleurier. El encanto de su forma elíptica y la magia de su complicación —el pantógrafo— cautivaron de inmediato a todo el equipo; dos manecillas telescópicas siguen el entorno de la caja, acortándose y extendiéndose con la elipse.

La restauración de la pieza adquirió especial importancia ante la decisión de desarrollar toda una nueva línea inspirada en su complicación: la recientemente presentada Colección Ovale.

El estudio de diseño Parmigiani Fleurier condujo una profunda investigación para lograr el óvalo perfecto en términos de armonía ergonómica. El principal reto en esta búsqueda consistió en dar una resonancia masculina a la forma curva de la pieza, trazos tradicionalmente femeninos. El resultado es un perfecto balance entre pasado y presente, perfección mecánica y funcionalidad estética. El diseño de la colección Ovale es un osado acto de curvas y líneas rectas del que se obtiene una perfecta y elegante armonía entre lo masculino y lo femenino.

reloj1

En la manufactura se utilizó la última generación en tecnología de corte láser; asimismo, se requirió de un año de pruebas en el Instituto de Tecnología de Lausanne antes de encontrar la ejecución perfecta de las máquinas. Sin embargo, en el ensamblaje, la más perfecta realización mecánica jamás podría superar al sentir de un relojero. “Existe una habilidad indescriptible, realmente virtuosa en este oficio. En este proceso se ensambla el alma de una nueva obra, se crea vida”, nos describe el propio Michel.

Para verdaderos apasionados, se han fabricado 60 piezas de edición limitada. El Ovale Tourbillon con movimiento PF 501 es uno de los poquísimos Tourbillones de 30 segundos —doble movimiento para una precisión insuperable— en el mercado.

Debido a su incesante búsqueda por sumar su expertise a aquellos a quienes crean leyenda, y definiendo su posición y ambiciones en el seno de la alta relojería, Parmigiani centra una gran parte de sus recursos y esfuerzos en importantes asociaciones creativas.

Como adición a la colección Ovale, se sumó la participación del artista sueco-francés André Saraiva, uno de los máximos representantes del emblemático arte callejero de la década de 1990, el graffiti. Su reto en esta colaboración fue condensar la identidad estética de las largas superficies del espacio urbano citadino sobre el restringido espacio de una carátula. Su propuesta, al puro estilo iconoclasta, una colorida personificación de su personaje insignia, Mister A, flanqueado por dos símbolos egipcios del Ojo de Horus. Una elegante y divertida joya del tiempo para quienes no se toman la vida en su sentido rígido y operativo.

En 2011, en una alianza extraordinaria, Parmigiani Fleurier firmó con la Confederación Brasileña de Fútbol un acuerdo para convertirse en su relojero oficial. Así, el potencial técnico y el talento creativo de la firma dieron origen a la colección CBF, compuesta por un modelo Pershing Cronógrafo 005, un Pershing Cronógrafo 042 y una versión Cronógrafo Transforma que puede ser utilizada como reloj de pulsera, bolsillo o de mesa. El amarillo, el azul y el verde dan vida a esta colección representada por cinco estrellas de la victoria, ilustrando de ese modo los campeonatos mundiales ganados por la selección Canarinha.

Después del fulminante éxito del primer Bugatti Super Sport en oro blanco, presentado en agosto de 2010, Parmigiani propone en 2012 una nueva y excitante versión del modelo en oro rosa. El Calibre 372 de cuerda manual (reserva de marcha de diez días) se ha diseñado en cascada, en dos planos, para adaptarse a la estética del nuevo Bugatti. Puesto en la muñeca, el reloj presenta su movimiento en un ángulo de 90°. Por encima, los puentes de volante y de móvil de escape dibujan un arco de círculo que recuerda al icónico óvalo del automóvil. Homenajeando al Bugatti Veyron 16.4 Super Sport, está calada en el centro y deja entrever la rueda de las horas a través de su apertura. Las curvas aerodinámicas del reloj, que recuerdan los 1200 caballos de fuerza del Veyron, están acompañadas de una correa de cuero Hermès.

reloj21

 

Siguientes artículos

Mensajería en bicicleta, un negocio cero emisiones
Por

La pasión por la bicicleta motivó a un grupo de siete ciclistas a crear BicienVía, que ofrece servicios de mensajería am...