cintillo_2013

 

La adopción de un modelo de parques urbanos similares a los de EU, podrían transformar el rostro de las ciudades en México, así  como detonar beneficios económicos y de salud entre la sociedad.

 

PUBLICIDAD

 

Existe una revolución económica y social que se encuentra latente en los parques de México. La unión de la sociedad, la iniciativa privada y el gobierno han logrado el nacimiento de los parques urbanos, proyectos que han demostrado en Estados Unidos sus beneficios, los cuales también podrían alcanzarse en el país.

“Creo que una de las mejores inversiones que puede hacer una ciudad es en su sistema de parques, porque el retorno de la inversión es muy alto económicamente, en salud pública, en el goce que tiene la gente de su ciudad”, asegura en entrevista Catherine Nagel, directora ejecutiva de City Parks Alliance.

Esta idea fue la que retomó Chicago con el Parque del Milenio (Millennium Park), el cual logró una inversión inicial de cerca de 21 millones de dólares (mdd), que  se tradujo en un espacio gratuito que suma al año 5 millones de visitantes que asisten a 60 conciertos, así como a otras actividades recreativas, los cuales logran un impacto económico de 1,200 mdd anuales.

Pero no sólo el atractivo económico seduce a las urbes mexicanas. Estos espacios pueden convertirse en lugares que propicien la activación física, en un país con más de 1,400 millones de habitantes viven con sobrepeso, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

De visita por el país, cuatro directores de los parques públicos más importantes en Estados Unidos se sentaron a hablar con Forbes México sobre sus experiencias y las ventajas que podrían ofrecer al país el desarrollo de estos proyectos. La idea es clara para ellos: cualquier espacio vacío o edificio abandonado tiene el potencial de convertirse en un parque en la República Mexicana.

 

La otra revolución

Minneapolis fue el corazón de la revolución industrial en la Unión Americana, y la tala de árboles fue el combustible que alimentó el impulso el desarrollo y propició el nacimiento de la urbe. Sin embargo, la degradación forestal también hizo su aparición.

En la década de 1980, esta situación trajo la idea de crear un sistema de parques en donde se gestaran áreas verdes para que las personas pudieran observar el Río Misisipi.

“Desarrollamos unos 38 espacios y gastamos 300 mdd de fondos públicos para hacerlo, los cuales dieron paso a más de 1,000 mdd en inversión privada en vivienda, restaurantes y tiendas en esas inmediaciones, así que, una vez más, los parques son motores de desarrollo económico en toda la ciudad”, asegura Jayne Miller, superintendente del Sistema de Parques y Junta de Recreación de Minneapolis.

Hoy, la ciudad de Minneapolis cuenta con un parque cada 6 calles, es decir, uno de esos espacios se encuentra disponible para los habitantes a menos de 10 minutos de su lugar de residencia.

Pero, el relato de Jayne no es el único que ejemplifica el nacimiento de los parques urbanos.

Chicago, la tercera ciudad más poblada de los EU, también tiene su propia historia en cuanto al nacimiento de estos espacios, los cuales han demostrado su viabilidad a través de su impacto económico, pero también por el establecimiento de un modelo público-privado que permite su desarrollo.

El Millennium Park es un terreno de cerca de 10 hectáreas en donde dos décadas atrás se asentaba el antiguo parque Grant, el cual fue reconstruido para dar paso en 2004 a un sitio que conjuntaba un pabellón dedicado a ofrecer conciertos, así como áreas escultóricas.

“La ciudad es la propietaria del parque, sin embargo, la iniciativa privada lo conserva. La combinación es eficiente, el sector público puede concentrarse en hacer un mejor servicio a menor costo”, explica Edward K. Uhlir, director ejecutivo de Millennium Park.

Parte de los ingresos que sostienen el parque se generan a partir del patrocinio de empresas que ven justificadas sus inversiones cuando se destinan a eventos artísticos, además, algunos espacios dentro del parque se rentan cuando no son tan necesarios.

Una tercera vía con la que el Millennium se hace de recursos, es través de la publicidad en refugios, espacios similares a las paradas de autobús que existen en el Distrito Federal, los cuales son instalados por la compañía francesa JCDecaux, que permiten al principal parque de Chicago obtener 5 mdd anuales, los cuales se destinan al mantenimiento del espacio urbano.

 

Un modelo para México

 

Para Liam Kavanagh, primer subcomisionado de Parques y Recreación de la Ciudad de Nueva York, crear parques urbanos en México es un modelo que tiene oportunidades para desarrollarse.

En el caso del Central Park (Parque Central), en EU, la ciudadanía y la filantropía se interesaron en estos proyectos, ya que entendieron el valor económico que podría traerles en aumento del valor de sus propiedades y la oportunidad de generar negocios en las inmediaciones del parque.

“Central Park comenzó como un esfuerzo conjunto de personas de alto poder adquisitivo y muchos ciudadanos que vieron el parque como una causa civil y donaron recursos. Ha sido un éxito, es un logro notable, que se haya mantenido el nivel de apoyo económico de los ciudadanos a través del tiempo, claro que hay algunas empresas involucradas, pero la mayor parte proviene de la filantropía”, dice Liam Kavanagh.

En este sentido, reconoce que un modelo que puede resultar propicio para México es el de incentivar los apoyos del gobierno y las empresas para ofrecer un espacio con eventos y actividades gratuitas que resulten de los patrocinios del sector privado.

“El modelo ha resultado muy exitoso y puede ser aplicable en la Ciudad de México, donde tienen negocios que comprenden la importancia de la inversión en espacios públicos, aumenta el valor de las propiedades, incrementa la recaudación de impuestos, atrae turismo, y los turistas generan negocios, lo que trae un gran impacto”, asegura Kavanagh.

Asimismo, los cuatro directivos estadounidenses sugieren que esta es una propuesta que tiene un beneficio ecológico para las ciudades y de salud para sus pobladores, quienes obtienen un lugar de recreación que fomenta las actividades físicas.

“Los parque son críticos para mantener saludables a las ciudades, las personas y el ambiente que viven en ellas, y por ambiente me refiero al físico y al económico, y son importantes porque las personas que viven en las ciudades viven más cerca unas de las otras, y tienen oportunidades de recreación cercanas a su lugar de residencia”, dice Catherine Nagel.

Por lo pronto, reconocen que los parques urbanos han traído un cambio importante para las ciudades en EU, en donde la población busca estar cerca de espacios propicios para desarrollarse.

Jayne Miller de Minneapolis reconoce que los parques han creado nuevas geografías en la Unión Americana que pueden llegar a otras regiones: “Se está dando un gran cambio en EU. Cuando nosotros empezamos a trabajar, recién salidos de la universidad, nos mudábamos a donde hubiera trabajo. Hoy, los jóvenes eligen su lugar de residencia basándose en su calidad de vida y buscan un trabajo en esas comunidades, en EU hay una gran competencia por atraer a esos jóvenes profesionales, hábiles y talentosos, y hay un gran esfuerzo en todo el país para mejorar la calidad de vida y ahí están los parques”.

 

Siguientes artículos

Alondra de la Parra: liderazgo en la música
Por

Directora de orquesta de prestigio internacional, Alondra de la Parra ha recorrido todo el mundo y dirigido a las princi...