Si el gobierno asume la mitad de pasivos de Pemex y CFE, la deuda gubernamental seguiría debajo del 40%, afirmó Moody’s.

 

La solvencia crediticia del gobierno de México no se vería afectada si el gobierno asume parte de los pasivos laborales de Pemex y CFE como deuda pública, afirmó la calificadora Moody’s en un análisis.

“Incluso, si el gobierno asume la mitad de los pasivos de las dos paraestatales, que se estima son 128,000 millones de dólares (mdd) o 10% del PIB, la deuda del gobierno federal permanecería por debajo del 40%”, indicó Moody’s en un comunicado.

PUBLICIDAD

Mauro Leos, vicepresidente  y Senior Credit Officer de Moody’s, comentó que un nivel de deuda mayor estaría aún acorde con la calificación crediticia de A3, con perspectiva estable, pues la deuda sería inferior a comparación con otros países que tienen la misma nota.

El 6 de agosto pasado, el Congreso aprobó cambios en la Ley de Deuda Pública, en la que el gobierno federal puede asumir parte de los pasivos laborales de Pemex, siempre que el sindicato y la paraestatal acuerden renegociar su contrato colectivo de trabajo para disminuir los costos de las pensiones de los trabajadores.

Si la deuda gubernamental creciera cinco puntos del PIB, el pago de intereses seguiría siendo manejable, con un incremento de 0.25% de los mismos, según Moody’s.

“El incremento en el pago de intereses tendría un impacto moderado en las cuentas fiscales tomando en cuenta que actualmente proyectamos déficits fiscales de 1% a 2% del PIB para el período 2014-2018.  Dado lo anterior, Moody’s espera que la razón deuda a PIB reporte una tendencia a la baja durante los próximos años, aun y cuando se lleguen a reportar déficits ligeramente mayores”, agregó la calificadora.

 

Siguientes artículos

Iberdrola construye parque eólico de 120 mdd en Puebla
Por

Con este proyecto, la compañía española espera suministrar energía renovable a 25,000 hogares mexicanos.     C...