Es conocido a nivel mundial por generar una revolución médica bajo el principio básico del amor; sin embargo, no sólo es un médico que viste de manera graciosa, Patch Adams tiene fuertes críticas hacia el sistema político, las empresas, los millonarios e, incluso, contra Forbes.

 

 

Cuando la gente me ve, lo primero que me dice es que no me parezco a Robin Williams, yo siempre contesto que es Robin Williams quien no se parece a mí – Patch Adams.

PUBLICIDAD

 

Además de una gran sonrisa, Hunter Doherty, conocido como Patch Adams,  tiene una visión muy radical del mundo. Considera que no hay diferencia entre los millonarios, los presidentes y los narcotraficantes. Afirma que el mayor problema político es que el liderazgo no está conducido de manera maternal.

En entrevista con Forbes México, explica que las madres no se sientan a comer hasta que todos en la mesa están comiendo, no van a dormir hasta haber arropado a todos sus hijos, no alardean. Esa, dice, es la manera en que debería conducirse la política.

“No me importa si no le agrado a la gente, le agrado a mis amigos. A veces digo cosas que producen incomodidad, digo abiertamente que Estados Unidos es la nación más terrorista, esa es la verdad, hay que vivir con ello”.

En opinión de Patch, la risa no es la mejor medicina, sino la amistad y el amor. Por eso, decidió trabajar por un sistema médico donde recibir un tratamiento no implique una deuda, donde los doctores realmente se preocupen, donde haya compasión.

La historia del personaje se remonta a la década de los sesenta, cuando Hunter Doherty trató de suicidarse. En lugar de eso, decidió trabajar por una revolución de amor.

“Primero quise suicidarme y luego me di cuenta, porque escuché el discurso de Martin Luther King, de que no te suicidas, haces la revolución y yo quería una revolución de amor. No puedes cambiarlo todo, tienes que enfocarte en tus habilidades, y las mías son la medicina”.

 

La medicina de la compasión

En 1971 nació un proyecto de apoyo médico comunitario que ahora se ha transformado en el Instituto Gesundheit. En estos años, el organismo ha impartido clases en escuelas de medicina y enfermería en más de 65 países, llegando a unos 150,000 asistentes cada año. Además, cerca de 1,300 personas participan de manera anual en cursos y programas de voluntariado.

“No hay una escuela de medicina en el mundo que enseñe sobre compasión, los médicos nunca tienen oportunidad de pasar suficiente tiempo con sus pacientes porque el tiempo es dinero. En España, un doctor dedica 5 minutos a su paciente, en Estados Unidos 7.8 minutos. ¿Para qué les enseñan tantas cosas si no tienen tiempo de aplicarlas? Una chica de 16 años no tiene tiempo de decirle a su doctor ‘Mi papá empezó a violarme cuando tenía 5 años’, porque el doctor dice: ‘Oh, tienes una infección’ o ‘Estás embarazada’, ‘Hazte estos estudios’. No hay un solo hospital feliz en el mundo y no hay nada qué hacer si un doctor es grosero”.

Los principios fundamentales de la filosofía del Instituto Gesundheit  están relacionados con que la atención sea gratuita, que los pacientes sean tratados como amigos, que se dedique tiempo a conocer al paciente (las entrevistas iniciales duran, cuando menos, 3 horas) y el tratamiento y cuidados sean proporcionados de manera divertida.

En Estados Unidos, tan sólo en los estados con gubernaturas republicanas, viven aproximadamente ocho millones de personas sin ninguna clase de seguridad médica. Un estudio del diario New York Times denuncia que son 26 estados los que no cuentan con un esquema de asistencia médica y son justamente estas entidades las que albergan al 60% de los trabajadores sin  seguridad social en sus empleos.

El camino para consolidar el modelo de atención gratuita no ha sido fácil. En 1998, Universal Studios lanzó la película ‘Patch Adams’, protagonizada por Robin Williams, basada en el libro Gesundheit. Al final de la película, Universal  insertó la declaración inexacta de que Gesundheit ya había construido su hospital de forma gratuita.

Patch explica que  esta afirmación obstaculizó la capacidad de Gesundheit para recaudar fondos para el hospital, aunque por otro lado, la película en sí elevó la visibilidad de su causa. Pero el personaje de Patch no busca sólo que las personas sean felices, sino que las comunidades sean más saludables.

 

La sonrisa ante el horror

Una vez al año, la caravana de médicos y voluntarios de Patch Adams visita el poblado de Belén, en Iquitos, Perú. Ahí, el médico ha visto casos de gonorrea en niños menores de cinco años. Por eso dice que la medicina debe convertirse en una práctica de compasión, que adopte principios de liderazgo maternal.

Relata una anécdota: Una mujer, soltera, con varios hijos, uno enfermo de asma, debe soportar el acoso de su jefe porque no puede perder su trabajo y el seguro médico.

“¿Qué hace el doctor Patch? Él llama por teléfono al jefe y le dice: ‘Mire, habla Patch Adams, soy doctor y me acabo de enterar de lo que hace con su empleada, y si vuelvo a escuchar que ocurre de nuevo, iré a la televisión y diré lo que haces. Quiero que aumentes su salario y seas muy amable con ella mientras yo esté vivo y tenga salud’. ¿Es eso ser un doctor o qué es? Es diplomacia de la abuela”, dice.

patch2

 

El futuro de la medicina

Todo se resume al amor, a la capacidad de ser empático y entender el dolor de los otros. Patch Adams cree contudentemente que la depresión no es una enfermedad, sino un síntoma de soledad, por lo que es necesario enseñar a querer en las escuelas.

“La medicina moderna necesita volver al arte de los sanadores, a los médicos maternales. Es por eso que paso cuatro horas con un paciente, y visito su casa, porque no hago dinero con ello, así que cuánto tiempo paso con ellos es inmaterial. No puedes ser un médico en 7.8 minutos.”

Entre 2013 y 2014, el Instituto Gesundheit tiene la intención de construir un hospital comunal en Estados Unidos con 30,000 metros cuadrados dedicados a la atención, con una escuela para el cambio social y programas agrícolas. Para México, también hay planes: Patch Adams ha platicado con el ex presidente Vicente Fox para generar un modelo de hospital similar en las comunidades más necesitadas.

“Creo que (Fox)  se está convirtiendo en una mejor persona después de su Presidencia. Creo que en el mismo sentido Jimmy Carter fue un terrible presidente, pero está tratando de ser una mejor persona, y Bill Clinton fue incluso un peor presidente y está intentando ser una persona mejor… Así que he hablado y él es una persona con la que he intercambiado e-mails, le he ofrecido mover sus influencias para crear nuestro tipo de hospitales en las partes más pobres de México.”

 

Una cura para México

Al preguntarle su opinión sobre la forma de conducir al país, Patch contesta que Estados Unidos ha fastidiado a México durante mucho tiempo, que conoce y le aflige la situación del campo y de las maquiladoras. Le resulta inconcebible que un país sea la segunda nación con más millonarios en el mundo y éstos no se preocupen por generar mejores condiciones para todos.

“Qué tal si la mentalidad de madre y abuela entrara en esos multimillonarios y dijeran ‘Hagamos el sistema económico materno’. El sistema económico materno es tomemos nuestros millones y convirtámonos en el primer país amoroso, enseñemos amor en las escuelas (…) ¿Qué diferencia hay entre los capos del narcotráfico y el presidente? ¿Qué diferencia hay entre ellos y las empresas? En mi opinión no hay diferencias”.

Patch afirma que no es un hombre especial, sólo el producto de una madre saludable.

“Me gustaría que tu madre fuera presidente, porque la mía no se corrompería, no habría manera de que hicieras que mi madre aceptara no imponer un impuesto a los ricos que tienen el 95% de la riqueza. Y los ricos no deberían pagar impuestos, deberían estar dando sin obligación. Si hubieran tenido a mi madre, estarían dando su fortuna”.

 

Patch Adams es un médico, activista político y escritor que afirma tener tiempo para dar su amistad a quien lo necesite, asegura, contesta personalmente todas las cartas que le lleguen. Nos compartió su dirección para escribirle, sólo pide que las cartas lleven una dirección clara de remitente y que estén escritas en inglés. Aquí el apartado postal:  P.O. Box 307, Urbana, IL 61803 USA.

 

La condición para tener la entrevista con Forbes México fue que no se editaran los puntos de vista de Patch Adams, por ello, te invitamos a ver el video con la charla completa.

 

 

 

Siguientes artículos

Blanca Treviño, la mujer que no quería ser millonaria
Por

  Blanca Avelina Treviño de Vega, es el rostro de la principal  industria tecnológica mexicana. Gracias a Softtek,...