Ésta es la historia de una mexicana que triunfó en Canadá y en todo el mundo. Con la música de su violín ha conquistado al público. Conoce un poco más de ella.

 

 

 

 

Siempre me llamó la atención que la mayoría de la gente tiene una especie de amor/odio con el mundo del arte. Por un lado, tomamos el éxito internacional de nuestros connacionales que se dedican a la creación como propio, pero si alguien cercano se quiere dedicar a eso le decimos que lo piense mejor, que “se va a morir de hambre”. Como si elegir carreras convencionales garantizara el triunfo profesional. El único resultado posible de esa curiosa contradicción es una persona frustrada que no puede vivir de lo que le apasiona, pero que tampoco es feliz con lo que hace. Es por eso que quise ahondar en la historia de Paulina Derbez, quien con base en muchísimo trabajo, el apoyo de su familia y, por supuesto, un extraordinario talento, ha logrado convertirse en una artista reconocida mundialmente.

Conocí a Paulina por medio del artículo de Los 10 Mexicanos más Exitosos en Canadá y, si eso no es ya lo suficientemente impactante, por el reconocimiento que le hizo la Embajada de México en dicho país a su trayectoria, así como por servir como ejemplo a la comunidad mexicana en Canadá. Sin restarle importancia a esas merecidas distinciones, lo que más me llamó la atención fue una de las fotografías que ilustraban el primero de esos textos en la que sonríe y toma su violín con desparpajo, como si en lugar de ser un instrumento musical éste fuera otra de sus extremidades con la que nos saluda.

Paulina estuvo involucrada con la música desde muy temprana edad, ya que ella y sus hermanos tomaban clases de piano. Pero este artefacto aún era muy grande para ella, así que le asignaron el violín que su hermana mayor había rechazado y que había permanecido en un clóset. Claro que nadie se imaginaba la revelación que iba a tener esa pequeña de siete años ni mucho menos el futuro que iba a tener al lado de él.

Después de obtener un importante progreso con las lecciones particulares y con el talento ya completamente al descubierto, continuó sus estudios musicales con el claro objetivo de perfeccionar el uso del violín, aunque también ha tomado clases de canto y actuación. Esta  preparación la llevó a cabo en México, España, Suiza y Canadá. Paulina fue tres veces ganadora de la beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), las primeras dos ocasiones (1993 y 1994) para llevar a cabo estudios en el extranjero y la tercera (1997) para el desarrollo de una nueva metodología musical e investigación sobre nuevas técnicas de interpretación contemporánea.

Nuestra intrépida violinista ha tenido presentaciones como solista, asistente de concertino, violinista/actriz e integrante de ensambles de música de cámara y barroca en Japón, Suiza, Francia, Italia, Alemania, Canadá y Colombia. También ha sido integrante de la Orquesta Sinfónica Vida y Movimiento, México; de la Orquesta del Conservatorio della Svizzera Italiana; de la Orquesta Sinfónica de Guanajuato; de la Orquesta Sinfónica Fujisawa, Japón, y de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, México.

Toda esa experiencia ha sido inspiración para que Paulina comparta de manera simultánea su conocimiento tanto de manera pedagógica como en su faceta interpretativa creadora. Es maestra de violín y de música, imparte talleres y ofrece clínicas basadas en la metodología de su libro El músico consciente, prologado por el galardonado escritor mexicano Jorge Volpi (Editorial Ink, 2012). En este ejemplar habla de la relación entre el músico y el mundo sonoro, así como de las técnicas para mejorar la interpretación de un instrumento.

La explosión artística de Paulina también alcanzó el ámbito electrónico con el libro digital Trazos de un concierto, ejemplar interactivo que cuenta con las líneas y colores de Jaime Luján y la música de Paulina. Fue presentado en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara y su versión en inglés será presentada el miércoles 25 de Junio en el Heliconian Hall, Yorkville, Toronto.

Como compositora, entre sus creaciones más destacadas está Shika: out of the silence the sound is born, en el que nos ofrece un vanguardista epítome de su preparación artística y, más sorprendente aún, de la entrega que una profesional puede dar en el escenario. En esta pieza Paulina hace una interpretación en la que un águila, un puma y una mujer comparten la misma voz, el mismo cuerpo y el mismo violín para dialogar con la naturaleza. La ha presentado en diversos escenarios internacionales y su próximo concierto es el 30 de mayo en el George Ignatieff Theatre de la Universidad de Toronto.

Actualmente Paulina vive en Toronto, Canadá, y forma parte de la Orquesta Filarmónica de Ontario, así como del dúo Altri Suoni, en donde comparte el escenario con la flautista y compositora canadiense Bárbara Croall. También trabaja como violinista independiente,  lo que le permite ser integrante de varios grupos de música, imparte talleres y da clases privadas de violín.

Paulina es una artista completa, inquieta, profunda y universal que transmite la pasión y la alegría de crear.

[youtube id=”9_WfZLx5UQc” width=”620″ height=”360″]

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Recienmentero

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Les Moles, el éxito del fracaso
Por

En el pequeño pueblo de Ulldecona, a dos pasos de la costa mediterránea española, el restaurante Les Moles y su chef Jer...